A falta de líderes, ausencia de compañerismo

Frecuentemente se escucha que las personas renuncian a las empresas a causa del jefe, sin embargo, esta decisión tiene que ver en gran medida con el cumplimiento de las expectativas profesionales y personales del colaborador, asimismo, con que el jefe sea capaz de hacer que el trabajador visualice su desarrollo dentro de la empresa.

Crear una relación de compromiso y desarrollo

Llegar a ocupar la posición de jefe en la estructura de una empresa puede ser relativamente fácil, lo complejo surge cuando éste tiene que actuar como líder para dirigir al equipo. Una misión que no siempre es fácil de lograr pues desarrollar el potencial de las personas para obtener de ellas resultados extraordinarios exigirá de aquel que quiera ejercer un adecuado liderazgo, competencias interpersonales básicas.

¿En verdad actúas como líder?

1. ¿Organizas agendas de actividades en lugar de crear visión de a dónde dirigirse con nuevos retos?

2. ¿Colocas personas en sus puestos de trabajo o creas equipos efectivos de trabajo y coaliciones?

3. ¿Estableces reglas y procedimientos o prefieres crear compromiso en las personas para la realización de sus responsabilidades?

4. ¿Distribuyes recursos en lugar de establecer estrategias de acción?

5. ¿Generas soluciones o empoderas a otros para crear nuevas alternativas?

Si tu respuesta fue SÍ a alguna de estas preguntas, reflexiona qué cambios necesitas hacer en tu manera de actuar, el jefe busca orden y estabilidad en el área de responsabilidad que tiene, en cambio, el líder irá más allá al propiciar que los cambios y movimientos en la organización se produzcan al interactuar con los miembros de su equipo.

Tip de Mario Cardeña
Un líder logra comprometer a los miembros del equipo para que puedan trabajar de manera interdependiente entre ellos. Debemos tener presente que quien ve sus expectativas personales y profesionales cumplidas con el trabajo que realiza, no explora otras posibilidades empresas ajenas puesto que vive día con día su desarrollo profesional.

Mario Cardeña

Author: Mario Cardeña

Share This Post On