De Start-up a PyME

A diario se publican artículos sobre empresas que se vuelven pequeños imperios, la mayoría de ellas, creadas por emprendedores que siguen un proceso largo y gradual. Pero, ¿cuáles han sido las prácticas para que tu Capital Humano sea elemento clave del crecimiento? Hay mucho trabajo por hacer:

  1. Una cultura que apoya al negocio
    Muchos empresarios de start-ups tienen un enfoque animador a diferencia del de una PyME. Según Jack Welch, empresario y escritor estadounidense, la visión a largo plazo de la Dirección General debe estar apoyada por una cultura que lleve a cumplir los objetivos. Lo óptimo es definir los valores de los empleados y cómo van a representar a la empresa, así, todos irán en la misma dirección.
  2. Una operación sustentable
    ¿Podría la empresa sobrevivir una semana sin ti? ¿Qué pasaría si fuera un mes o un año? Inevitablemente el Director General llegará a su límite y cuando más se acerca a él, menos aporta a la empresa. El reto es aprender a dejar de hacer y empezar a reclutar, formar y gestionar a otros para que lo hagan.
  3. Un proceso de Capital Humano refinado
    Debes rodearte de la mejor gente que puedas contratar. La razón del por qué algunas empresas triunfan y otras no, normalmente se reduce a la calidad de sus integrantes. Ten el apoyo de un departamento interno o confía en una empresa especializada como que cuide el proceso de selección.
  4. Una red de apoyo
    Estar sólo al mando es fácil, pero un poco ermitaño. Establecer una red de mentores y consejeros para tu empresa es primordial y también te ayudará a desarrollarte como directivo. Rodéate de personas que te reten y te hagan responsable de tus decisiones.
  5. Innovación
    Cuando hayas conseguido que te vaya bien por algún tiempo. Si quieres ser líder en el mercado tienes que adaptarte e innovar continuamente. ¡No te acomodes demasiado!
Gustav Juul

Author: Gustav Juul

Share This Post On