Zapatero a tus zapatos: Universidades tradicionales VS universidades corporativas

Desde hace un tiempo, se ha venido gestando una rivalidad entre las universidades tradicionales y las universidades corporativas ¿el dilema? Que las primeras consideran que las empresas no deberían dedicarse a la enseñanza debido a que este no es su objetivo principal. Sin embargo, ¿qué hacen los empresarios cuando el talento egresado de la universidad tradicional no cuenta con las herramientas necesarias para hacer frente a las exigencias corporativas?

¿Qué pasa con la educación tradicional?

La educación tradicional debe abandonar esquemas reduccionistas y crear modelos metacognitivos enfocados a desarrollar seres humanos íntegros, lo que implica no sólo impartir conocimientos sino formar en torno a las competencias demandadas actualmente en el mundo laboral. Hoy más que nunca se requieren aptitudes sociales que las escuelas no desarrollan porque no saben hacerlo, se enfocan en lo académico como si éste fuera el único factor para el desarrollo del potencial.

Es como sí sólo nos dedicáramos a desarrollar un brazo o una mano gigante del ser humano dejando de lado el resto del cuerpo, creando seres incompletos para responder a la realidad de hoy. Se pierde de vista que las competencias sociales no sólo conducen a una mayor productividad y mejor prestación de servicios sino a la realización de un verdadero ser humano que descubre la felicidad como un camino y no como un resultado final.

Formación complementaria

Dado lo anterior es común escuchar jóvenes que en seis meses de inducción aprenden más que en seis años de estudio en la escuela. Mi conclusión es que ambas formaciones tanto la tradicional como la impartida por las organizaciones deben verse como complementarias puesto que un trabajo de apoyo y sinergia entre academias y empresas puede impactar positivamente en el desarrollo del potencial humano en forma exponencial, tendríamos universidades más acordes con la realidad social y laboral, y los programas de universidades corporativas podrían enriquecerse con mejores métodos de educación, sin quedarse sólo en lo pragmático; se sabe que el aprendizaje se da en un 70% en campo, un 20% en coaching y el 10% en aula. La preparación que no considera la realidad de los diversos cambios empresariales puede resultar impráctica y absurda por lo que se justifica la existencia de universidades corporativas; además, hay que ayudar a que la educación tradicional evite ser el elefante rígido que se aleja de la realidad que enfrentarán los futuros ejecutivos.

“Poderoso señor es don dinero” por eso muchas universidades entran en el mundo corporativo, no con el afán de ayudar en la formación profunda sino con programas improvisados para llenar sus arcas; por ello, en parte hay que escuchar el eco de “zapatero a tus zapatos”.

 

 

 

Jorge Andere

Author: Jorge Andere

Jorge Andere, nació en la ciudad de México en el año de 1951. Licenciado en Filosofía por la UNIVA y Maestría en Orientación y Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana. Estudios de psicología y Especialización en Psicoterapia Humanista Gestalt. Diplomado en Negocios por Anglia University en Cambridge. Fundador en 1975 del grupo de consultoría que lleva por nombre Grupo Andere. Ha sido maestro en la Universidad La Salle, en el ITAM y en el ITESM. Representante exclusivo en México desde 1988 de Situation Management Systems, Inc. firma con la cual también ha colaborado en la adaptación de sus programas para el público latino. También es representante de la empresa Suiza, IBSA Institut für Biostruktur-Analysen AG desde el 2000. Actualmente es Director General de Training And Consulting Andere, S.C. A lo largo de su trayectoria ha dado conferencias en desarrollo humano, motivacionales, influencia y liderazgo entre otras. Así mismo, ha colaborado con articulos para las revistas “Desafíos” y “Líderes”. Coautor del libro “Tambores tocando la vida” y autor de los libros “Fuegos fatuos”, “Una vida sin títulos” y su más reciente obra “Irene y Aura”.

Share This Post On