Corrupción, talón de Aquiles de la competitividad mexicana

Entrevista a Pedro Gerson, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)

Mordidas, moches o “favores”, le conocemos de mil maneras y sin embargo la corrupción representa siempre el mismo mal. ¿En realidad nos afecta tanto? ¿Cómo impide el crecimiento nacional? Pedro Gerson, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) aclara cómo es que este mal puede volverse mucho más que un lastre para el país.

La corrupción nos cuesta alrededor del 5 % del PIB, lo cual equivale a casi 890,554 mdp, resultado de las pérdidas generadas para obtener contratos o hacer pagos indebidos que a la larga, disminuyen la productividad de la inversión en el país.

Todos somos parte del problema, seamos la solución

Como cada año, en IMCO hemos lanzado el Índice de Competitividad Internacional 2015. La corrupción en México: Transamos y no avanzamos, en el que lamentablemente encontramos que el 60% de ciudadanos cree que está bien violar la ley si no está de acuerdo con ella; dicho dato coincide con el 60% de los empresarios que considera que la corrupción es necesaria para poder hacer negocios.

Y cuando hablamos de los grandes empresarios de este país, nos referimos a los dueños de las miles de PyMEs quienes son los verdaderos generadores de empleo en México, muy contrario del empresario millonario que solemos imaginar. Si la corrupción inhibe el emprendimiento y desgasta a las empresas ¿somos capaces de darnos cuenta de que sin estas PyMEs no se generarán la cantidad de empleos necesarios para desarrollar al país?

4 principales factores que afectan a la competitividad de las empresas:

 

  • Certeza jurídica: La desconfianza en los procesos jurídicos afecta a la creación de alianzas que podrían resultar estratégicas para los negocios mexicanos, debido a las tremendas dudas que los ciudadanos tienen respecto a las resoluciones que podrían emitir las autoridades, si se llegara a presentar alguna disputa legal.
  • Desigualdad: La desigualdad pone en manifiesto un desorden social en donde poca gente accede a oportunidades de educación, desarrollo y a posiciones que incidan en la generación de empleo. Para contar con más emprendedores y empresarios que generen empleos e ingresos para el país, es urgente propiciar la equidad y la movilidad social.
  • Informalidad: Dado que limita el potencial de crecimiento que tiene el negocio, el gobierno debe comprometerse con todo ciudadano a proteger positivamente su transición a la formalidad, y que no lo perciba como un callejón sin salida “hacia un cautiverio fiscal”, por ello se deben crear las bases para un escenario nacional donde el establecimiento de un negocio sea accesible, viable y brinde oportunidad de acceder a créditos que puedan ser motor de crecimiento.
  • “Tramitología”: Debemos eliminar la maraña de leyes y tramitología que sólo fomentan la extorsión de quienes aprovechan “lo indescifrable” de algunos trámites. Ninguna persona productiva debería destinar tanto tiempo para hacer gestiones, mucho menos para empezar una empresa y todavía ser extorsionado al tratar de hacerlo.

 

Una cultura de la legalidad arroja tendencias marcadas: cuando en otros países existe menor corrupción, el dinero invertido en la región produce más ganancias y eleva niveles de bienestar. ¿No es esto lo que realmente pretendemos para México? Seamos congruentes, erradiquemos de una vez la idea de que la corrupción es vía de avance, puesto que los costos de producción siempre aumentarán con pagos que no deberían existir (sobornos que de manera individual o empresarial se acepta realizar) y que reducen el valor de la economía nacional.

Tip de Pedro Gerson

Una herramienta eficaz para combatir actos de corrupción es conformar asociaciones empresariales o unirse a las ya existentes, para reportar a la autoridad las áreas regulatorias que precisan de cambios urgentes; crear comités en alianza con empresas para no aceptar los sobornos comunes en cada industria, y denunciar grupalmente las extorsiones para hacerlas públicas dando paso a campañas de comunicación social que impacten a la sociedad.

Alejandro Mendoza

Author: Alejandro Mendoza

Estudiante part-time y aprendiz de tiempo completo. Al ser editor web, mientras realizaba sus primeras experiencias periodísticas, adquirió ansiedad crónica y dependencia por las redes sociales. Amante de los libros, la ciudad y la música. Es asistente editorial de Mejores Empleos donde hace entrevistas -a veces prepara el café- y a la vez, aprende sobre México.

Share This Post On