Fomentar la certificación profesional de ingenieros civiles

Entrevista a Fernando Gutiérrez, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM)

Transformar, innovar y desarrollar la Ingeniería Civil en México parecería una tarea titánica. Sin embargo, el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) abandera dicha causa con el firme propósito de colocar nuestro país como el modelo a seguir en materia de ingeniería y desarrollo infraestructural.

Para conseguirlo, Fernando Gutiérrez Ochoa, actual presidente del CICM, apuesta por la profesionalización de los asociados, ya que “ese es el motor para dar impulso y una nueva rúbrica al sector”. Además añade, “hay pasos concretos que deben darse para materializar este propósito”. Así comienza una interesante entrevista con un líder determinado a dar cauce a los cambios estratégicos en el gremio.

Es preciso actuar oportunamente el fomento, promoción y formación del gremio, fomentar su certificación profesional obligatoria, lograr que los ingenieros civiles mexicanos adquieran mejores prácticas de planeación, innovación y gerencia para el desarrollo de proyectos que trasciendan y que visualicen con eficiencia las necesidades futuras de nuestra sociedad.

Como institución es la única autorizada para certificar a los profesionales del área; y junto a los Colegios de ingenieros mecánicos, eléctricos y petroleros, forma un círculo de excelencia que trabaja por la actualización profesional.

El crecimiento del sector Construcción ha sido evidente en más de un indicador de gestión. La proyección es positiva, por tanto, son las decisiones de hoy las que contribuirán a ubicar en la agenda de las industrias, esas acciones con tendencia a convertirse en logros.

Buscamos la renovación profesional

El CICM se ha propuesto mantener el liderazgo en el ámbito de la certificación profesional, con un modelo educativo susceptible a ser replicado.

“Somos el único Colegio, en convenio con la Secretaría de Educación Pública, a través de la Dirección General de Profesiones, que mantiene una convocatoria de certificación profesional tras un examen de conocimientos, para los ingenieros civiles”, comenta Gutiérrez y explica que un comité de evaluación decide el otorgamiento de la certificación, en garantía del uso y manejo de las nuevas tecnologías.

Desde el año 2010, es posible esta certificación profesional, debido a que el CICM tiene el Reconocimiento de Idoneidad como Auxiliar en la Vigilancia del Ejercicio Profesional; pero ahora va por más.

Bolsa de Trabajo del CICM identifica ofertas para:

Recién egresados

Residentes de obras

Supervisores de obras

Analistas de precios unitarios

“Estamos luchando para que se lleve a cabo la Ley de Profesiones y queremos que la certificación profesional sea obligatoria, para ingenieros civiles nacionales y extranjeros. Esto sin dudas será un diferenciador importante. Mientras más preparados estén los jóvenes ingenieros, mayores oportunidades tendrán en el área de empleo”

Un modelo de capacitación replicable

En el CICM funciona desde 1981, el Centro de Actualización Profesional e Innovación Tecnológica del Colegio de Ingenieros Civiles de México (CAPIT), creado para proveer cursos especializados a la medida de las necesidades de los ingenieros civiles que desean prepararse y alcanzar la certificación profesional.

“Existen concursos para plazas de empleo, en donde ya piden que los ingenieros civiles sean certificados. Hemos certificado a ingenieros civiles de Chiapas, Veracruz y también de Jalapa”, expresa Gutiérrez y comenta un ejemplo alentador: “los ingenieros que se certifican pueden ir a trabajar al Estado de Texas, por ejemplo, pues la certificación prepara a los mexicanos para que trabajen en su país, y también para que puedan ir al extranjero y competir”.

“Ojalá podamos tener una manera más rápida de certificar a los ingenieros, que los convenios se puedan replicar y que se logren certificaciones profesionales a distancia”, estima Gutiérrez.

Nuevo aeropuerto CDMX, la gran promesa

“El proyecto más importante que se percibe ahora es el nuevo aeropuerto. Es una gran oportunidad, para cualquier ingeniero mexicano que tenga ganas de trabajar lo va a lograr. Si la ingeniería mexicana quiere ser competitiva debe unirse, organizarse y tener un objetivo común y el caso del aeropuerto puede ser ejemplo de ello”.

Vinculación, una tarea pendiente

La vinculación entre instituciones de estudio, la academia, sector público y empresas, se perfila entre los objetivos del CICM con la insistencia necesaria, para activar los cambios deseados. Dicha proyección se aprecia en diferentes niveles de la gestión, por nombrar dos de los más importantes: la Alianza FiiDEM y la dinámica de los Comités Técnicos que desarrollan la propuesta del Sistema de Planificación de Infraestructura Nacional.

“Como ingenieros civiles y para mí, siendo el presidente del trigésimo sexto Consejo Directivo del CICM es un gran reto el poder contribuir a esa vinculación que ha faltado durante mucho tiempo entre las instituciones de educación superior y el sector productivo, para lograr que con mayor facilidad los recién egresados puedan incorporarse al trabajo”, indica Gutiérrez.

A la fecha la Alianza FiiDEM cuenta con 106 asociados:

18 organismos gubernamentales

45 empresas

12 instituciones de educación superior y

31 asociaciones profesionales

Un claro ejemplo de esta vinculación, lo constituye la Alianza FiiDEM (Alianza para la Formación e Investigación en Infraestructura para el Desarrollo de México, AC), que agrupa a una serie de empresas, organismos gubernamentales, asociaciones profesionales e instituciones de educación superior, con la idea de hacer innovación en infraestructura. “Trabajamos y viene un modelo de vinculación que se puede institucionalizar”, enfatiza.

La Alianza FiiDEM es un esfuerzo promovido por la UNAM, con los objetivos orientados a fortalecer la ingeniería y la infraestructura, fomentar la innovación del sector y reactivar el interés por cursar carreras de Ingeniería, particularmente Civil.

Las acciones siguen en esta dirección, con logros visibles y otros por concretar, como la idea de incorporar las prácticas profesionales a los planes de estudios, en las escuelas de ingeniería reconocidas.

“Ha habido muchos intentos de hacer cambios a los planes de estudios en la UNAM, pero mientras la universidad no esté en total consonancia con el sector productivo, van a tener ingenieros bien preparados, pero sin contacto con la realidad. Si podemos inducir a que en la etapa temprana de su formación, un ingeniero comience a ejercer en el área que le permitirá perfilar su futuro, tendríamos mejores resultados”, señala Gutiérrez.

Comités Técnicos en acción

El Artículo 5to de la Constitución señala que las profesiones deben colegiarse para ser asesores del gobierno, y desde hace 70 años el CICM se mantiene en constante comunicación con la administración gubernamental.

A la fecha se mantienen activos varios comités técnicos, integrados por los profesionales más jóvenes en coordinación con los ingenieros de más trayectoria. Cada uno de estos tiene el cometido de generar documentos innovadores para hacerle seguimiento a las distintas áreas de interés: medio ambiente, agua, edificación, planificación, energía, entre otros.

Uno de los comités técnicos que se mantiene con mayor actividad es el de Planificación. Se prevé que para el próximo Congreso del Colegio, a realizarse en el 2018, los profesionales del CICM presenten a la administración la propuesta de creación y desarrollo de un Sistema de Planificación de Infraestructura Nacional.

“La ley hoy limita y sólo se puede planear la infraestructura mientras se esté en ejercicio administrativo, y así terminamos con proyectos mal ejecutados. Los sistemas de planeación, mínimo se desarrollan en diez años y otros llegan a 30 años. La idea es que lo que presentemos vaya con fuerza. No menos importante, considero que el nuevo sistema de planificación debe ser totalmente independiente de la Secretaría de Finanzas”, afirma Gutiérrez.

TIP de Fernando Gutiérrez:

“El México de mis sueños, en materia de Ingeniería Civil, es lograr ser un referente como profesión. Si logramos que se vea a la ingeniería civil como el motor desarrollador de la Infraestructura y logramos implementar un Sistema de Planificación de la Infraestructura Nacional, el CICM será un referente nacional e internacional en beneficio de la sociedad.”.

Gabriela Breña Huerta

Author: Gabriela Breña Huerta

Share This Post On