Infonavit, viviendas con valor agregado

Entrevista a David Penchyna Grub, Director General del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

Desde hace 44 años en México, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) se ha encargado de establecer condiciones para que los trabajadores mexicanos sean dueños de su vivienda. Si bien, Infonavit es un importante referente en la industria de la construcción del país, hoy tiene la figura de institución financiera que otorga créditos hipotecarios para la adquisición y/o mejoramiento de la vivienda.

“Las necesidades de la sociedad son cambiantes y el Infonavit ha tenido que sensibilizarse a éstas para lograr plasmar mejoras que aporten valor al proceso y selección de viviendas de los trabajadores” indica David Penchyna Grub, Director General del Infonavit, quien nos da a conocer los beneficios más representativos que hoy obtienen los trabajadores que decidan recurrir a este organismo.

Más allá de abocarnos a construir vivienda, es preciso crear una infraestructura sólida, cerca de escuelas y centros de trabajo, para que al derechohabiente no le salga más caro el día a día que pagar su crédito hipotecario. De nada sirve un inventario de 250 mil viviendas abandonadas que se encuentran en un entorno con infraestructura deficiente.

En lo que va del sexenio, el Infonavit ha otorgado alrededor de dos millones 100 mil créditos para el financiamiento de vivienda en beneficio de 7.5 millones de mexicanos.

Avances en pro de los trabajadores

Para dotar a los derechohabientes de mayores herramientas para forjar su patrimonio, se han logrado avances representativos en esta Institución:

Inventario más amplio de vivienda (nueva y usada)

Con la firma del convenio con el Registro Único de Vivienda (RUV), logramos consolidar un inventario habitacional más amplio; con ello, se logra estimar la vivienda disponible por rango de valor, entidad, precio, tamaño, ubicación, tipología. Este convenio también pretende impulsar el financiamiento para la construcción de vivienda; es decir, cuando los desarrolladores o promotores se registren en el RUV, la plataforma se actualizará y brindará más opciones.

Créditos flexibles para atender diferentes necesidades de vivienda

En el acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM) se busca crear mejores condiciones financieras en los créditos otorgados así como opciones más flexibles y accesibles para la adquisición, mejoramiento, ampliación y la sustitución de vivienda.

Créditos para diferentes niveles de ingreso

Con el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), firmamos un convenio para acercar las opciones crediticias a más segmentos de los diferentes niveles de ingreso, mediante el diseño de una política crediticia de más largo plazo con mejores tasas para el derechohabiente.

Cofinanciamientos para potenciar el alcance crediticio

Logramos esquemas de cofinanciamiento no sólo en el crédito conyugal que ya opera, sino cuando un derechohabiente individual cotice tanto en Infonavit como en Fovissste, se podrán aplicar los montos de las dos subcuentas a una sola vivienda.

Proteger la aportación cuando se cambia de sistema de seguridad social

Se logra una portabilidad en cuanto a transferir las aportaciones acumuladas en la Subcuenta de Vivienda al cambiarse un derechohabiente de un sistema de seguridad social a otro, lo cual se podrá orientar, con este convenio, a la amortización de un crédito formalizado en una de las dos instituciones. Estos convenios muestran la preocupación del Instituto para ampliar la posibilidad de que un mayor número de mexicanos accedan a un patrimonio.

También estamos en fase de estudio y análisis para medir el ingreso real de ciertos prestadores de servicios (como meseros o taxistas) para ver de qué manera se puede potenciar su cotización a fin de que les alcance para adquirir una mejor vivienda.

La desindexación del salario mínimo beneficia al derechohabiente

Con las reformas efectuadas por el Congreso de la Unión a los artículos 39, 44 y 55 de la Ley del Instituto, se logra eliminar de los créditos hipotecarios la base en “salarios mínimos” y sustituirla por la Unidad de Medida y Actualización, así, el pago de los créditos está acorde a las nuevas circunstancias. Los saldos del crédito se actualizarán de conformidad con lo que resulte menor entre el incremento al salario mínimo y la inflación. Por ejemplo, en 2015 la inflación fue de 2.13% y el aumento al salario mínimo fue de 4.2%. Si la reforma hubiese estado en vigor en dicho año, el saldo y la mensualidad se habría incrementado 2.13%, y no en 4.2%, que fue el incremento al salario mínimo.

En lo que va de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, el Infonavit ha otorgado alrededor de dos millones 100 mil créditos para el financiamiento de vivienda (62 por ciento hipotecarios y 38 por ciento para mejoramiento de vivienda) en beneficio de 7.5 millones de mexicanos.

TIP de David Penchyna:

Los espacios en las ciudades son cada vez más costosos; es necesario incentivar la cultura de la vivienda vertical para logar así el crecimiento inteligente de las ciudades y fomentar el aprovechamiento óptimo de la infraestructura existente en los centros urbanos e inhibir la expansión de la mancha urbana, para lo cual es necesario escuchar y aprovechar el talento de los profesionales inmobiliarios, como parte indispensable de la cadena de valor.

Gabriela Breña Huerta

Author: Gabriela Breña Huerta

Share This Post On