Innovación en los sistemas educativos: el ideal tras las brechas

Por María Caro y Alexandra Zapata

Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO)

Cerrar la brecha de desigualdad en nuestro país requiere un replanteamiento de los sistemas educativos y un compromiso con generar capital humano de calidad. Así lo dejan ver las investigadoras del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), María Caro y Alexandra Zapata.

Las oportunidades de inversión en los estados más rezagados pueden tener un impacto positivo en la calidad de vida de la población, siempre y cuando los habitantes del estado también puedan aspirar a los nuevos empleos generados. Por tanto, la innovación se hace necesaria, y por ello, los gobiernos estatales tienen un rol fundamental que jugar en reunir a industria y autoridades educativas para plantear una estrategia de creación de capital humano estratégico, rentable y de calidad.

Dentro de la oferta educativa de cada estado hay institutos que tienen la capacidad de generar cambios en el corto plazo. El Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP), por ejemplo, es uno de ellos. Otra institución que es relevante para conectar a trabajadores con empleadores, son los Centros de Capacitación Para el Trabajo (CECATI).  

De acuerdo a las investigadoras, el reto para estos sistemas es hacer uso de su facultad de flexibilidad y autonomía para el diseño de planes y programas de estudios alineados con los sectores productivos, con el objetivo de formar técnicos calificados que puedan insertarse de forma rápida al mercado laboral.

3 propuestas para avanzar

  • Alinear la oferta educativa con áreas estratégicas en las carreras con mayor retorno sobre la inversión del estudiante: Las carreras de instituciones de educación media superior, superior y centros de capacitación para el trabajo deben coincidir con las áreas estratégicas de inversión de cada estado y con la demanda laboral. A diferencia de la oferta educativa actual, se deben priorizar planes de estudio altamente rentables, considerando retorno de inversión y riesgo asociados a cada carrera.
  • Fomentar los bachilleratos técnicos como la alternativa más rentable de Educación Media Superior: El enfoque de aprendizaje de habilidades en los bachilleratos técnicos tiende a generar egresados con conocimientos más propensos a coincidir con las demandas del mercado laboral.
  • Las instituciones de educación media superior y superior deben ser corresponsables en la empleabilidad de sus egresados: México requiere una política de encuestas públicas, anuales y obligatorias de seguimiento a egresados de educación media superior y superior incluyendo estadísticas de ingresos, sector, género y empleabilidad. Los datos incrementan competencias y crean incentivos para mejorar la calidad de los programas de estudio.

Caso de éxito

A pesar de los retos, hay razones para ser optimistas. En el estado de Chihuahua, el proyecto encabezado por International Youth Foundation (IYF), en colaboración con la Federación del Empresariado Chihuahuense A.C. junto con otras organizaciones empresariales e instituciones de educación media superior, surgió en 2013 -cofinanciado con recursos aportados por USAID- con el objetivo de resolver el problema de capital humano que enfrentaban las industrias de los sectores aeroespacial y automotriz en el estado.

La estrategia consistió en alinear el mapa curricular de los CONALEP del estado para incorporar habilidades críticas dentro de las carreras más relevantes para estas industrias de innovación. El financiamiento para el proyecto en Chihuahua concluye este año, sin embargo, los aprendizajes generados en los últimos tres años han sentado las bases de conocimiento para que los bachilleratos tecnológicos del estado sigan trabajando de forma colaborativa con la iniciativa privada.

Oportunidades de oro

La implementación de la nueva Ley de Zonas Económicas Especiales (ZEEs) representa una oportunidad de oro para replicar el modelo e integrar el desarrollo humano como parte fundamental de la propuesta de generación de valor. Coincidentemente, la Ley establece como entidades prioritarias de ZEEs a los diez estados más rezagados del país.

En el mediano plazo se debe de avanzar en dos vías: La primera, en cambios en la oferta educativa estatal para integrar nuevas carreras alineadas a los sectores productivos de las ZEEs y a las carreras con más rentabilidad para alumnos. La segunda, en trabajar de la mano con el sector privado para actualizar planes de estudio y garantizar la enseñanza de habilidades clave que generen perfiles de egresados idóneos para las vacantes

Voz experta:

“La competitividad y rentabilidad de las grandes inversiones depende, en gran medida, de poder satisfacer exitosamente sus necesidades laborales sin tener que asumir costos y tiempos de capacitación”.

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On