Inspiración para llevar: Jordi Muñoz, soñando con drones

Los drones se han convertido en uno de los símbolos tecnológicos más representativos de ésta generación. Orgullosamente, Jordi Muñoz, joven tijuanense, ha desempeñado un papel fundamental en la creciente penetración de dicha tecnología en el mundo.

Como era de esperarse, la carrera de Jordi hacia el éxito no fue fácil; su anhelo de ser piloto se vio truncado por los altos costos de la carrera. Debido a ello, fijó su mente en otro objetivo: ser ingeniero; para lograrlo, se mudó a la Ciudad de México sólo para ver su sueño frustrado tras ser rechazado dos veces en el examen de ingreso al Instituto Politécnico Nacional.

Luego de ésta amarga experiencia, Jordi se conformó con obtener un puesto en Aeroméxico para así “poder estar cerca de los aviones”; además de atender un pequeño cibercafé. Sin embargo, la desilusión lo orilló a regresar a su natal Tijuana tiempo después. Sería ahí donde tendría sus primeros roces con la computación al intentar estudiar una carrera en dicha área, misma que dejó inconclusa.

Tras convertirse en padre, mudarse a EU y ver miles de videos y blogs en internet, Jordi comenzó a experimentar con pequeños prototipos de drones caseros. Como buen autodidacta, cometió cientos de errores pero nunca abdicó. Al compartir sus resultados y avances en la web, su trabajo cobró fama rápidamente y cientos de fanáticos de los drones querían comprar sus creaciones.

Las ventas de los drones que fabricaba en su cochera se dispararon y logró rentabilizar el proceso de manufactura. Su esfuerzo se vería recompensado cuando Chris Anderson, ex editor de la revista de tecnología Wired, le ofreció asesoría para convertir su negocio en una empresa a la par de donar 500 dólares para mejorar la tecnología desarrollada por Muñoz.

Así fue que nació 3D Robotics, empresa que en 2015 facturó ventas por más de 95 millones de dólares y es una de las más reconocidas en el campo no sólo por sus productos, sino por su constante desarrollo e innovación en el campo. Sin duda, el verdadero logro de Jordi es nunca haber dejado de soñar.

Alejandro Mendoza

Author: Alejandro Mendoza

Estudiante part-time y aprendiz de tiempo completo. Al ser editor web, mientras realizaba sus primeras experiencias periodísticas, adquirió ansiedad crónica y dependencia por las redes sociales. Amante de los libros, la ciudad y la música. Es asistente editorial de Mejores Empleos donde hace entrevistas -a veces prepara el café- y a la vez, aprende sobre México.

Share This Post On