La misión de un jefe

La lección de los diez millones de dólares

IBM es una de las más grandes empresas en la historia de la computación debido a sus contribuciones tecnológicas al mundo, sin embargo, como en toda gran organización, existen historias de triunfo y otras no que no lo son tanto pero que no dejan de ser importantes por la enseñanza que deja grabada en la mente de los colaboradores que participaron en ellas.

Por ejemplo, se sabe que cuando el Seguro Social comenzaba en Estados Unidos, IBM obtuvo el contrato para implementarlo en el país, salvando a la empresa de los estragos de la Gran Depresión de los años 30, más adelante, American Airlines decidió escoger a esta compañía para que fuera la encargada de desarrollar uno de los primeros sistemas de reservación y después, la NASA confió en ellos para construir el primer sistema de computadoras que llevó al hombre a la luna, sin descartar que cinco de sus empleados fueron ganadores de Premios Nobel.

Podemos estar seguros de que en IBM su gente sabía cómo innovar, llevar ideas grandiosas a la realidad y hacer toneladas de dinero en el proceso, pero no siempre fue así, hubo un vicepresidente que falló gravemente al hacer perder a la compañía alrededor de diez millones de dólares. Tom Watson, el entonces presidente de la corporación, lo llamó para hablar del asunto; algunos aseguran que el vicepresidente, muerto de vergüenza y decepción, llevaba de antemano una carta de renuncia, para sorpresa de todos, Watson sólo quería saber lo que había ocurrido. “¡Estoy tan aliviado!”, exclamó el vicepresidente, “pensé que me despediría”. Watson simplemente se rió y respondió: “¿hablas en serio? Lo último que haría sería despedirte porque acabo de invertir diez millones de dólares en tu educación. Sólo quiero asegurarme de que hayas aprendido la lección correcta”.

¿Quién es un jefe?

Un jefe tiene una vocación única: ayudar a los colaboradores a descubrir más sobre sus talentos, habilidades y conocimientos propios; motiva al personal y después los ayuda a alcanzar las metas de la empresa a través del aprendizaje.

Solamente una gestión efectiva del personal podrá tener el efecto de potencializar la capacidad del capital humano. Cursos van y vienen, de liderazgo o trabajo en equipo, de empoderamiento o comunicación pero hasta no ver el verdadero rol que tenemos como jefes y líderes, seguiremos siendo un equipo mediocre.

La lección de los diez millones de dólares nos enseña, no una clase sobre el perdón sino sobre el aprendizaje de las “lecciones correctas”. Los accidentes pasan, pero es solamente a través de este tipo de gestión fuera de lo normal que IBM logró convertirse en una de las empresas más innovadoras, poderosas y revolucionarias de todos los tiempos.

El camino al éxito está pavimentado de errores que serán más grandes mientras más alto vueles, lo importante aquí es que aprendas de las lecciones correctas aunque sean muy caras.

Arturo Villegas

Author: Arturo Villegas

Share This Post On