Liderazgo sin fragilidad

Entrevista a Fanny Rodríguez Gutiérrez, Directora General de Fondos de Inversión Multiva

Detrás de un escritorio meticulosamente ordenado se encuentra Fanny Rodríguez, Directora General de Fondos de Inversión Multiva, quien con amplia sonrisa y mirada firme habló con Mejores Empleos sobre algunas de las experiencias que han marcado los 22 años de carrera que hasta hoy acumula en el mundo financiero y del cual asegura: “no es un sector que dependa del género sino de la capacidad”.

Amor a primera vista

Comencé mi camino en el mundo de las finanzas mientras estudiaba Economía en la universidad, me enamoré de esta área cuando hice un trainee en el que me di cuenta del ajetreo, conocimiento y emoción que implicaba el sector de las inversiones. Ahí decidí que eso era lo quería hacer en la vida. Y aunque noté que se trataba de un sector riguroso,  competitivo y bastante jerárquico, para nada era un lugar exclusivo para hombres.

Actualmente es un sector donde predomina el género masculino y aunque aún hay mucho machismo en nuestra sociedad, no creo que éste sea la causa de la la baja participación de las mujeres en mundo financiero. Más bien creo que el problema está en la presión – que cualquiera puede sentir-, al manejar dinero ajeno en grandes cantidades; cuando trabajas así, sabes que en ocasiones se tendrán que tomar decisiones difíciles en poco tiempo. Las mujeres debemos dejar de lado el miedo a participar en este tipo de operaciones puesto que cualquiera que cuente con capacidad, conocimiento y gusto por lo que hace logrará hacerse de un lugar en ésta área o en cualquier otra, sin embargo, no hay que perder de vista lo importante que es para las mujeres hacer notar su buen trabajo así como hablar con claridad acerca de lo que se requiere para sacar adelante cualquier proyecto.

Existen barreras pero ¿existe el apoyo?

Lamentablemente, creo que la poca participación de la mujer en el sector financiero tiene profundas raíces en los estereotipos. Muchas veces se contrata a la gente porque se considera que cumple los cánones correctos para ejercer tal o cual labor, no porque realmente cuente con los valores o habilidades que enriquezcan a la empresa. Por ejemplo: mi área de trabajo está sumamente relacionada con una imagen masculina, pero la realidad es que no es un trabajo de fuerza o resistencia, es un trabajo de preparación y resultados. Es por ello, que cuando llegas a un puesto alto en el organigrama, debes dejar de lado las cuestiones de género y buscar al talento que contribuya al crecimiento de la organización.

Sin embargo, es difícil que una mujer hoy en día llegue a la alta dirección debido principalmente a la falta de una red de apoyo empresarial adicional (horarios flexibles, proporcionar servicio de guarderías o en algunos casos posibilidad de hacer home office algunos días) para que las profesionistas puedan trabajar sin descuidar sus tareas en el hogar y con su familia.

No es que falte talento femenino, lo que sucede es que muchas mujeres no encuentran la manera de equilibrar su papel de madre y esposa con el de ejecutiva o trabajadora. Muchas organizaciones no brindan las facilidades necesarias porque a veces, la naturaleza de la empresa no lo permite, sin embargo cabe aclarar, que en otras ocasiones el apoyo por parte de la empresa no llega simplemente porque somos nosotras mismas quienes no hemos dicho qué es lo que sucede, lo que necesitamos. Puede llegar a suceder que un hombre no se preocupe por las necesidades de una madre trabajadora simplemente porque no está inmerso en este contexto, obviamente no ve problemas donde los ignora.

“El asunto no es pelear con los jefes ni demandar cosas sin sentido, las mujeres debemos hablar, exponer la situación y proponer soluciones. Al final, los jefes y  encargados de las áreas de recursos humanos sabrán que es mucho más barato llegar a un acuerdo que perder a sus talentos, sobre todo cuando estás hablando de posiciones laborales altas”.

Concientizar desde el hogar

Sin ser catastrófica, creo que en el corto plazo seguiremos sin ver a muchas mujeres en la alta dirección de las organizaciones puesto que esto tiene que ver con la manera en la que es educada la sociedad en general. Ignorar el problema de la participación femenina en las estructuras empresariales tiene que ver al final con un problema de cultura incluyente que debe ser construida entre todos: hombres y mujeres y que claro, debe empezar por los hogares. A todos debe quedarnos claro que necesitamos criar a personas que entiendan la equidad de género y la apliquen verdaderamente en sus vidas. Cada quien, desde su trinchera, debe hacer lo posible por eliminar la brecha de género y derribar estereotipos.

Multiva cuenta con un fondo de inversión enfocado al sector femenino. “Fondo de Inversión Mvjer es un producto muy práctico, seguro y cómodo para que las mujeres puedan invertir sus entradas de dinero de un forma viable y no recurrir tanto a las famosas tandas o a sistemas de ahorro poco viables e informales”.

Tip de Fanny Rodríguez

Ningún jefe o colaborador te va a preguntar: “¿qué puedo hacer para mejorar tu situación en el trabajo?” ¡Habla! Visibiliza todos aquellos procesos que consideres injustos o mejorables y pon sobre la mesa las posibles medidas que puedan ayudar a equilibrar tu vida familiar y laboral.

 

Alejandro Mendoza

Author: Alejandro Mendoza

Estudiante part-time y aprendiz de tiempo completo. Al ser editor web, mientras realizaba sus primeras experiencias periodísticas, adquirió ansiedad crónica y dependencia por las redes sociales. Amante de los libros, la ciudad y la música. Es asistente editorial de Mejores Empleos donde hace entrevistas -a veces prepara el café- y a la vez, aprende sobre México.

Share This Post On