Los trabajos a futuro

Por Luis Ramón Carazo, Consultor y consejero de empresas.

 

Los hijos pero también los padres nos preguntamos: ¿cuáles serán las profesiones más demandadas y más lucrativas del futuro? Desde luego, sin desdeñar al sabio chino Confucio por aquello de “encuentra aquello que te gusta y desde ese día no será trabajo”. ¿Qué tipo de conocimientos nos ofrecerán oportunidades de vivir de ellos dentro de dos o tres décadas? ¿Acuicultor, nanomédico, bioinfórmatico, gamificación (aplicación de mecánicas de juego en diversos ámbitos), médico de medicina alternativa como la acupuntura?

Hoy parecen profesiones raras ¿mañana? No se puede asegurar si las tendremos muy presentes para su uso y su enseñanza. Vivimos momentos veloces e imprevisibles, en los que los avances de la tecnología  y la conectividad provocan que el presente sea distinto pero también el futuro. ¿Qué consecuencias tendrá el que haya menos familias con hijos y otras formas de vivir individuales y colectivas?

Ésta y otras dudas afectarán al mundo laboral, cuya tendencia está llena de preguntas con respuestas de hipótesis. ¿Cuáles serán las carreras profesionales más demandadas y más lucrativas dentro de una o dos décadas, cuando ya no sea tan lógico soñar con sólo ser contador, economista, abogado o ingeniero generalistas? Algunos analistas con intuición de sociólogos y una gran parte de adivinos, pronostican que dentro de algunos años, entre las actividades mejor pagadas y demandadas por el mercado laboral estarán el de fabricante de órganos humanos (que nos suena al doctor Frankenstein), acuicultor en plantaciones submarinas, creador de identidades digitales o diseñador de software como el que la película Elle muestra (donde las personas son capaces de socializar con sus con computadoras a través de un programa de cómputo).

Se anticipa que el mercado laboral del futuro sea precisamente de lobos solitarios: personas que ofrecerán sus servicios libremente y desde sus casas, conectados unos con otros (como ya me sucede con mi amable y eficaz asistente María Elena Martínez hoy en día) y con sus clientes a través de Internet.

Lo que parece seguro es que hay que prepararse para lo diferente

Puede que cada vez con mayor frecuencia nos topemos con nombres de profesiones que suenan futuristas, pero que como es natural, conllevan el dedicarse a una labor que además de realizarse con gusto, sirva para sobrevivir biológica y económicamente, por ejemplo: el granjero farmacéutico que cultive plantas modificadas genéticamente para que tengan a la vez propiedades alimenticias y terapéuticas, el geo-microbiólogo cuyo fin será crear microorganismos que ayuden a eliminar la polución o como ya pasa en la serie Intelligence, el nanomédico que tal vez pueda ampliar nuestra memoria como si fuera la de una computadora.

Sin embargo, todo cambio requiere personas dispuestas a conducirlo y por eso también estarán presentes los colocadores de talento, que buscarán a los profesionales mejor preparados y los ubicarán en organizaciones de todo el planeta; el aislamiento al que conduce estar siempre conectados pero solo de forma virtual merece especialistas que lidien con las nuevas formas del ser humano.

En fin, ésta se trata sólo de una aproximación muy somera a lo que se anticipa será el trabajo futuro. Un físico reflexionó formulándose la siguiente pregunta ¿cuándo puede decirse que un pedazo de materia está vivo? A lo que contestó “cuando sigue haciendo algo”, moviéndose, intercambiando material con el medio ambiente, para los humanos adaptándonos de manera constante, despertándonos para lidiar con lo que se nos viene encima en la transformación de la existencia o… ¿Usted qué opina?

*Artículo publicado originalmente en enero del 2014

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On