México debe obsesionarse por crecer

Entrevista a Gerardo Gutiérrez Candiani, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE)

Estratega, líder y hombre analítico, Gerardo Gutiérrez Candiani, dejó una huella importante como Presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) distinguiéndose por su habilidad para dialogar con el gobierno e interceder para gestionar condiciones con las cuales las empresas (grandes y pequeñas) lograron participar en un mercado nivelado y con las mismas posibilidades de crecimiento. Elevar la competitividad de México y de sus empresas, fue el tema central de esta entrevista en la que él enfatiza:

“Estoy convencido de que en los próximos años veremos niveles de producción históricos, lo que se traducirá en generación de nuevas empresas y éstas, con una visión global, van a propiciar mejores condiciones de salarios(… ) Son las reformas estructurales, las que por sí mismas, obligarán a que las empresas sean más competitivas”, indicó al señalarlas como una plataforma estratégica para la modernización del país.

No obstante, Gutiérrez Candiani remarcó que actualmente México no ha logrado consolidar todas las condiciones requeridas para potenciar la economía y el empleo; propio de una personalidad tenaz, él enfatiza: “tenemos que ser obsesivos con el crecimiento, que los caminos estén dirigidos a crecer de manera sostenida, sustentable, con niveles superiores a lo que hemos venido creciendo durante 20 o 30 años, que este crecimiento genere inversión, una multiplicación de las empresas y más y mejores empleos”, precisó.

El exrepresentante de la comunidad empresarial distingue aspectos sobresalientes relacionados al esfuerzo que debemos realizar para elevar la competitividad del país.

Modernización económica, nuestra mayor fortaleza

Hablando de crecimiento económico, el panorama que México enfrenta es complejo; no obstante, las reformas estructurales, sobre todo las económicas y sociales, insertaron a nuestro país en un proceso de modernización económica. Este hecho cambiará de manera significativa la forma en el que el país y las empresas detonarán la generación de empleos. Las reformas por sí mismas, son mecanismos que influirán en la atracción de inversiones y en la competitividad de las empresas.

Desde esta óptica, tenemos más oportunidades para concentrarnos en dos ejes: mejorar la calidad del empleo y generar más fuentes de trabajo. Estas metas son fundamentales en un país donde conviven tres clases de empleo: el que generan las empresas globales, el generado por las PyMES (que suelen tener salarios precarios) y el informal, el cual es una preocupación constante, ya que la población que labora bajo estas condiciones, no cuenta con servicios médicos, salarios justos, desarrollo personal y profesional ni el acceso a diversas prestaciones de ley. Esto no sólo es un problema laboral sino un problema social que impacta directamente la productividad y competitividad del país.

Acciones para incrementar el empleo y la calidad del mismo

Es fundamental dar impulso a las PyMES. Por parte del CCE se ha buscado la manera de que estas empresas se vuelvan competitivas, que entren a las cadenas de valor y esto repercuta también en lograr incrementar los niveles de ingreso; por ejemplo, estamos se ha venido trabajando en un programa de valor de sustitución de importaciones en segundo y tercer nivel de proveeduría de las grandes empresas y clusters industriales más representativos del país, con el fin de que las PyMEs puedan insertarse, crecer a mayor velocidad y prolongar su vida. Este tipo de ejercicios son los que debemos realizar por cada sector.

La modernización abarca también el outsourcing, que bien implementado podría detonar la productividad; se trata de que éste se convierta en un mecanismo de competitividad de las empresas; lamentablemente la sobre regulación no genera una dinámica abierta en donde tanto organizaciones como empleados puedan obtener el máximo provecho a este modelo de contratación.

En materia de salarios, las acciones recientes del CCE han estado enfocadas a dar uniformidad al salario mínimo nacional y actualmente hay negociaciones activas con la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (COSANAMI), para desvincularlo como unidad de medida de las más de 300 leyes y reglamentos que tenemos, y así poder manejar incrementos a los salarios para volverlos competitivos.

Transparencia: un importante eje para el crecimiento económico

Para lograr un verdadero impulso económico de México, debemos focalizar esfuerzos en áreas muy específicas. Es preciso reconocer las limitantes que no podemos controlar como lo son las condiciones internacionales o las tasas de interés, por ejemplo. En lo que sí podemos aportar mucho es en la imagen que proyecta nuestro país.

Temas como la seguridad, justicia, Estado de Derecho, corrupción e impunidad, son fundamentales para atraer o alejar a la inversión extranjera. Entendamos que todos estamos involucrados en esta dinámica y que construimos esta imagen día con día; es aquí donde entra el compromiso de todos con nuestro país, especialmente el gobierno. Los dirigentes nacionales tienen la responsabilidad de dar resultados en estos campos para hacer de México un destino atractivo para los inversionistas.

Obviamente, no sólo corresponde a las instituciones trabajar en ello, empresas y ciudadanía tienen que buscar la manera de conformar una sociedad exigente, comprometida, equilibrada y propositiva, con una clara rendición de cuentas y con transparencia tanto en procesos como en resultados.

México, sus retos y contrastes

Nuestro país tiene muchos contrastes: somos líderes mundiales en la industria automotriz, tecnologías de la información, metal mecánica y servicios. No obstante, la informalidad, ilegalidad y competencia desleal, también son temas presentes en la realidad de México. Si logramos enfocar esfuerzos en erradicar dichos males y crear cadenas de valor que aporten conocimiento y experiencia, habremos dado un gran paso hacia adelante.

Cada vez estamos más cerca de lograr esta interlocución, se han creado órganos para fomentar la competitividad, el crecimiento económico, productividad y el combate contra la economía ilegal. Todos estas acciones tienen que ir acompañadas de una correcta implementación de las reformas estructurales aprobadas, ya que están íntimamente relacionadas con sectores estratégicos para nuestra economía como lo son el energético y el de las telecomunicaciones, lo que representa una gran ocasión para crecer aún más en las áreas donde somos líderes, y al mismo tiempo, ayudar a las empresas a crecer en un entorno de sana competencia.

México tiene una característica que no tiene casi ningún país del mundo: una gran alianza entre los trabajadores y empresarios. Lo anterior se refleja en las casi nulas huelgas que se registran en el territorio nacional. Trabajadores y empresarios mexicanos requieren entender que solamente juntos pueden salir adelante. Esa unión es un mensaje muy sólido para todos, no perdamos esa colaboración: el diálogo y la comunicación son la mejor opción para encontrar el equilibrio en esta alianza.

Gabriela Breña Huerta

Author: Gabriela Breña Huerta

Share This Post On