Tu actitud determina tu altitud

Entrevista a Karla Wheelock. Alpinista y conferencista empresarial

“Las mujeres sobresalientes son aquellas que cumplen lo ordinario de manera extraordinaria”.

Romper paradigmas es cualidad de líderes y de mujeres que saben lo que quieren y cómo conseguirlo. Karla Wheelock es claro ejemplo de ello; desde muy niña le nació el amor por las montañas cuando miraba los grandes cerros de su natal Coahuila y años más tarde se convertiría en la primera mujer latinoamericana en alcanzar una de las cimas más altas de la tierra. Hoy Karla comparte con Mejores Empleos cómo ha sido para ella conseguir con tenacidad sus sueños y cómo podemos conquistar esas montañas personales que se nos presentan en la vida.

Hacer lo que amas aunque parezca una locura

El deporte, los retos y la naturaleza son tres de los aspectos más importantes para mi realización personal, soy una persona muy activa. Cuando yo empecé había muy pocas mujeres que subían montañas porque generalmente el alpinismo se asocia con una actividad reservada para los hombres; por eso cuando la gente me preguntaba por qué hacía esto, yo simplemente les contestaba: ¡porque lo amo!; pero a veces no hay explicación suficiente para aquellos que no se permiten soñar. Y es que durante toda mi vida escuché que para ser exitoso tenías que tener una carrera, un buen puesto, coche y casa propia, así que después de graduarme como abogada traté de cumplir con cada uno de esos aspectos, pero no me sentía feliz, necesitaba subir montañas cada vez más altas aunque allá arriba pasara frío, hambre y me doliera todo. Muchos pensaron que estaba loca, pero bendita locura porque me llena de una alegría impresionante.

Una mujer de primera:

Karla Wheelock es la primera latinoamericana en alcanzar la cima del monte Everest por la ruta Norte; la sexta montaña más grande del mundo llamada Cho- Oyu; y la cúspide central del continente antártico. También es la primera mujer iberoamericana en lograr las Siete Cumbres, o sea, la cima más alta de cada continente.

¿Cuál es tu montaña?

Metafóricamente las montañas representan ascenso, pero no necesariamente triunfar o llegar al punto más alto, sino más bien, retarte y mejorarte a ti mismo en todos los aspectos. Hombres y mujeres tenemos nuestras propias montañas y son tan altas como cada quién decida verlas. ¿Un problema de tu niñez, un reto profesional, tu relación de pareja? ¿Cuál es tu montaña? Debes estar dispuesto a escalarla de igual manera que como se sube una montaña natural, con conocimiento, preparación, entrenamiento, y nutrirte de pensamientos que hagan crecer tus proyectos personales. Una de las montañas que yo tuve que subir para dedicarme de tiempo completo al alpinismo, fue ahorrar mucho, abandonar un sueldo estable, buscar patrocinios y acercarme a las empresas como conferencista.

Karla Wheelock ha impartido más de 2500 conferencias motivacionales y sobre liderazgo en México, Sudamérica, Estados Unidos y Europa. A través de su fundación apoya el desarrollo de habilidades de muchos niños y jóvenes mexicanos. Si quieres ser parte de esta experiencia o ayudar con un donativo, visita: http://fundacionkarlawheelock.org

Talento y empresa

La preparación y la disciplina son muy importantes, yo creo que a cada uno de nosotros se nos dio algo valioso para aportar; si en una empresa  tienes una persona con un solo talento, pero sabe sacarle provecho, es mucho mejor que aquél que tiene cuatro o más y nos los desarrolla. Hay una frase que tenemos los montañistas que es muy cierta: “tu actitud determina tu altitud”. En el ámbito laboral lo que importa es la capacidad que tengas de poner al servicio de la empresa tus talentos.

Mujeres extraordinarias

En nuestro país hay muchísimas mujeres increíbles que nunca han salido en la televisión o en los periódicos, pero que día a día cumplen con lo ordinario de manera extraordinaria. El 50% de las familias mexicanas son sostenidas por mujeres solas que tienen la capacidad de autoemplearse. A mí la persona que me enseñó a tener lo necesario para escalar montañas nunca subió un cerro, sin embargo mi madre es la mejor montañista que conozco porque sacó a sus hijos adelante y nos dio el ejemplo de honestidad, trabajo y esfuerzo.

Tip de Karla Wheelock

Una de las cosas más valiosas que la experiencia de escalar montañas me enseñó, es que de nada sirve llegar muy alto si no tienes con quien compartirlo. Por eso, aunque los retos al principio parezcan sólo personales deben tener un propósito y un profundo agradecimiento con la naturaleza y con todos los seres humanos.

*Entrevista publicada originalmente en marzo del 2015

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On