¡Urge un México más competitivo!

Entrevista a Manuel Molano, Director General Adjunto del Instituto Mexicano de la Competitividad

En los últimos años hemos oído hablar sobre competitividad. ¿Por qué debe de importarnos y qué relación tiene con nosotros como ciudadanos? Mejores Empleos platicó con Manuel Molano, Director General Adjunto del Instituto Mexicano de la Competitividad para entender cuál es el trabajo y las líneas de acción que debemos impulsar en esta materia.

¿En México somos competitivos?

Factores como el entorno macroeconómico, la eficiencia del mercado laboral, los niveles de salud, educación y capacitación; la preparación tecnológica, capacidad de innovación por mencionar sólo algunos, son ámbitos que nos ayudan a saber qué tan competitivo es un país, región, ciudad o empresa, podemos decir que, a grandes rasgos un sector u organización está funcionando cuando puede atraer y retener inversión y talento.

En México hay mucho por hacer, existen dos principales puntos de partida con los que se puede iniciar para aumentar la competitividad:

  1. Inversión:

Mejorar la calidad de la inversión. Si medimos la inversión hecha en nuestro país a partir de lo que en las cuentas nacionales se conoce como la Formación Bruta de Capital Fijo, es decir, a través de la generación de puentes, obras de ingeniería civil y máquinas que se compara con el número de habitantes ocupados, nos daremos buena idea de  que somos un país donde se produce infraestructura donde no es la prioridad. Debemos de tener un concurso previo que nos permita saber qué obras son cruciales alineadas al desarrollo del país y cuáles serán hechas, lo que hasta ahora no existe en ninguna secretaría de estado.

  1. Talento:

Asegurarnos de dominar el idioma Inglés, habilidades matemáticas y conocimientos en ciencias. Para impulsar el talento mexicano es necesario que la reforma educativa se vuelva una prioridad política pública. Es imprescindible que los sistemas escolares incluyan el aprendizaje para un efectivo dominio del Inglés como herramienta de comunicación básica, si más mexicanos dominaran este idioma, se lograrían mayores y mejores oportunidades de empleo en el país, además avanzaríamos un escalafón para inducirlos al conocimiento científico.

La Ciudad de México y su zona conurbada pierden competitividad a tasas muy aceleradas; hace diez años, cuando IMCO empezaba con sus índices, había una distancia muy grande entre el D.F. y Monterrey que se ha ido acortando. Y aunque el DF sigue siendo la ciudad más grande de la economía, ya que aporta una cuarta parte del Producto Interno Bruto, se está rezagando. Si este patrón sigue Guadalajara y Monterrey podrían superarlo con facilidad en un futuro.

Un punto a favor, nuestra fortaleza macroeconómica

No todo es oscuridad, afortunadamente tenemos como país un punto rescatable: México se ha caracterizado por contar con una fortaleza macroeconómica, sin embargo, ésta se ha ido deteriorando en los últimos años. Si los gobiernos se endeudan indiscriminadamente como lo han estado haciendo y se continúa con la dinámica de elevar impuestos sin mejorar la calidad de los servicios públicos, perderemos esta ventaja.

Tip de Manuel Molano:

“Nos hemos encontrado que detrás de un trabajador poco productivo está la decisión de un empresario de poner una empresa poco productiva, lo que le pone techo o limita la productividad de su organización y de toda la gente que trabaje en ella. La iniciativa privada debe hacer esfuerzos por profesionalizar su trabajo sin importar el tamaño que ésta tenga. Además, urge que entidades educativas y empresarios se involucren con el sector educativo para verdaderamente impulsar la formación del talento alineado a las competencias requeridas en sus organizaciones”.

*Entrevista publicada originalmente en marzo del 2015

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On