GAZA

Rafael Martínez de la Borbolla

La ofensiva militar de Israel sobre la Franja de Gaza, iniciada el 8 de julio, ha provocado que más de 450.000 palestinos hayan tenido que abandonar sus hogares (esto es, alrededor de uno de cada cuatro residentes en este territorio), además de más de 1.500 muertos y alrededor de 6.500 heridos. De las bajas Palestinas, el 75% son civiles y la mayoría niños. Israel ha atacado en más de seis ocasiones instalaciones de Naciones Unidas

Los palestinos que viven en Gaza están “al borde del precipicio”. Así de firme lo declaró Pierre Krähenbühl, jefe de la Agencia de la ONU para Refugiados Palestinos (UNRWA), ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Señaló que se ha ido “más allá del ámbito de la acción humanitaria por sí sola” y agregó “Estamos en el momento de la rendición de cuentas”, y hace un firme llamado a la comunidad internacional para que se tomen medidas políticas internacionales deliberadas para “poner fin de inmediato a esta carnicería” y sentenció “Niños asesinados mientras duermen, eso es una afrenta para todos nosotros, una vergüenza universal. Hoy el mundo se encuentra en desgracia”.

La Franja de Gaza tiene una superficie de 360 km2, es decir es solo un poco más grande que la Delegación Tlalpan de la Ciudad de México y una población de poco más de 1,650,000 habitantes, la mayoría de los cuales viven en condiciones miserables. Desde la guerra de los 6 días en 1967 fue ocupada por Israel hasta 2005, solo para que el grupo fundamentalista Hamás ganara las elecciones en el 2006, desde entonces entiende a Israel como un estado que usurpa un territorio musulmán y en su carta constitutiva, se compromete a combatir a dicho estado a través de la vía armada.

Desde entonces Hamás ha venido perpetrando constantemente distintos ataques sobre el estado judío, con lo cual Israel justifica su ataque alegando su derecho a la autodefensa. Hablar en términos de guerra convencional del conflicto entre Israel y Gaza, supone obviar la espectacular diferencia en el número de víctimas, el hecho de que una de las partes ejerce una ocupación sobre la otra, y la evidente desproporción militar existente entre ambos bandos. En esta última crisis los milicianos de Gaza están disparando cohetes de mayor alcance, y han demostrado que pueden hacer daño y que no es fácil neutralizarlos, pero realmente poco es lo que pueden hacer frente a la tecnología punta armamentística, los cazas, tanques, los misiles de última generación, los equipos de vigilancia e inteligencia y los sofisticados sistemas de defensa de Israel, por no hablar del apoyo, por acción u omisión, de las principales potencias occidentales, motivados por su recelo al fundamentalismo islámico.

Al parecer el gobierno Israelita no comprende que con cada ataque que lanza fortalece la posición de los yihadistas, resulta paradójico que ante la opinión pública las victimas de ayer son los victimarios del hoy.

Rafael Martínez

Author: Rafael Martínez

Share This Post On