¡Aprovecha el reparto de utilidades, bonos, aguinaldos y comisiones!

Es cierto que muchas veces el flujo de dinero de cada mes suele quedar justo para atender los gastos y requerimientos básicos. Las tarjetas de crédito y los préstamos temporales nos tienen atados, y es común escuchar decir a más de uno que “el dinero no alcanza”. Sin embargo, esto pasa prácticamente en cualquier nivel socioeconómico.

En nuestra cultura, pareciera sencillo vivir gastando más de lo que ganamos. Las “facilidades” bancarias de los préstamos personales o el indiscriminado otorgamiento de tarjetas de crédito, entre otras alternativas, son invitaciones a gastar y a permanecer endeudados a plazos bajo el concepto “sin intereses” de hasta ¡48 meses de tu vida!

Antes de gastar, hazte tres preguntas:

¿Cuál es mi nivel de endeudamiento de corto y mediano / largo plazo?

Cuáles son las deudas que son pagaderas en el corto plazo (tarjetas de crédito, préstamos personales, colegiaturas, seguros, gastos corrientes del hogar, etc.) y de mediano/largo plazo (auto, hipoteca, etc.). Recordemos que el costo anual total (CAT) de una tarjeta de crédito puede llegar al 70%.

close-up of human hands cutting a credit card by scissors

¿Cuáles son los proyectos en los que quiero invertir?

Si entre nuestros proyectos está el de la compra de un nuevo auto, una casa más grande, los estudios universitarios de nuestros hijos o el ahorro para nuestro retiro, es necesario hacer un plan bien estructurado que nos permita lograr el objetivo. Al tratarse de partidas económicas más relevantes, no siempre se satisfacen los requerimientos con los excedentes de un año. Por ello, habrá que pensar en un horizonte de tiempo determinado que nos permita ahorrar disciplinadamente, empleando instrumentos como los fondos de inversión de largo plazo; con la opción de invertir incluso en acciones, y quitarnos las tentaciones de gastar en cosas no importantes o prioritarias.

Coin Dropping Into Piggy Bank

¿Lo deseo o lo necesito?

El marketing hace todo lo necesario para hacernos caer rápidamente en su red. Lo hace con intensidad y perseverancia, como cuando se enamora. El reto está en no dejarse convencer tan fácilmente al saber identificar las diferencias entre un deseo y una necesidad.

Contar con un presupuesto anual, desglosado mensualmente, es fundamental para controlar de manera eficaz nuestras finanzas personales. Así podemos identificar los meses críticos donde tenemos números rojos y aquellos en los que recibimos excedentes que nos permiten emparejar las cosas e invertir inteligentemente.

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On