Organizaciones no jerárquicas

La estructura de las empresas determina la manera en que se coordina el flujo de trabajo, la autoridad y el empoderamiento de los empleados, ¿sabes en qué tipo de empresa trabajas?

La estructura de las empresas determina la manera en que se coordina el flujo de trabajo, la autoridad y el empoderamiento de los empleados. Tradicionalmente estamos acostumbrados a empresas con una estructura organizativa de liderazgo vertical muy claro e identificado. El organigrama de liderazgo jerárquico, también se le conoce como mecanicista, tiene la forma de una pirámide encabezada por un presidente/director general en su punta y que se va ensanchando conforme descendemos y disminuye el nivel de responsabilidad y autoridad de los empleados.

Las organizaciones no jerárquicas se caracterizan por tener menos niveles y con una autoridad descentralizada, también se les conoce como organizaciones orgánicas. Uno de los ejemplos más conocidos en el de la empresa estadounidense Zappos, dedicada a la venta en línea de calzado, esta empresa sustituyó los cuadros del organigrama por círculos que son equipos de trabajo para proyectos específicos, éstos se crean y se disuelven en función de las necesidades de la organización.

Las empresas que se rigen bajo este esquema están más orientadas al servicio y se busca que todos los empleados sean entrenados para atender al cliente de manera eficaz, fomentando el empoderamiento de cada uno de ellos. Estas empresas funcionan bajo una fuerte aceptación de la cultura organizacional y un gran compromiso con los valores de la empresa.

Ventajas de una organización no jerárquica:

• Mayor libertad y autonomía de los empleados, filosofía más acorde con la generación Millennial

• Organizaciones por lo general innovadoras y creativas que reciben más ideas de los empleados, pudiendo situarlas por delante de la competencia

• Organizaciones más flexibles que se adaptan mejor a los cambios

• Empleados más motivados que rotan y asumen diferentes responsabilidades

• El reparto de beneficios de la empresa se reparte de una manera más homogénea Por otro lado, tenemos a las organizaciones del tipo matricial. En las que se mantiene una estructura jerárquica de línea directa, pero se trabaja por proyectos, de manera que en el momento en que se inicia un proyecto hay un gerente del mismo, a quien se reporta en lo que se llama línea punteada. En estos casos, el reporte funcional prevalece sobre el punteado en casos de conflicto, dando más peso al resultado que a las evaluaciones Las estructuras de las organizaciones se crean para ayudar a éstas a cumplir su misión, unas u otras pueden ser más o menos efectivas en función del tipo de empresa, su cultura, la idiosincrasia del país y el tipo de producto/servicio que se ofrece.

Desventajas de una organización no jerárquica:

• Los líderes tienen poca autoridad sobre los demás miembros de la organización pero la misma presión a la hora de tener resultados

• Tiempo, la toma de decisiones se vuelve más lenta y requiere de consenso y múltiples reuniones

• En negocios muy regulados o empresas de tamaño grande esta estructura es difícil de implementar

No hay que perder de vista que la finalidad al momento de establecer las estructuras organizacionales en México, lo va a determinar la ventaja competitiva que pretende lograr la empresa; por tanto, involucrará también la claridad y la capacidad de la propia organización para la generación, gestión y acumulacións de conocimiento requerido que le permita fluir adecuadamente el entorno en el que se desenvuelve. Se trata de seleccionar el mejor uso de prácticas organizativas que fomenten la innovación y el alto rendimiento de los colaboradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales