¿Usas mucho el mouse o teclado de tu computadora?

Aunque la principal causa para desarrollar el Síndrome del Tunel Carpiano es mecánica, también se asocia a la propia anatomía de canales muy estrechos, cambios hormonales, problemas de la tiroides y enfermedades como la diabetes y la artritis reumatoide. ¡Evítalo!

Todo aquel que pase largas horas en la computadora corre riesgo de padecer Síndrome del Túnel Carpiano (STC) sobre todo, cuando el área de trabajo o el acomodo de la persona no son los adecuados.

Entre los síntomas de este síndrome están un dolor de tipo ardoroso por las noches, sensación de adormecimiento a nivel de la muñeca, mano y dedos pulgar, índice medio, la mitad del anular y a veces, el codo. Es importante tratarse a tiempo ya que existe riesgo de que este padecimiento avance complicando la realización de actividades tan simples como las de destapar un refresco o abotonarse la camisa.

¿Cómo prevenirlo?

  1. Evita que al usar el teclado de tu computadora carezcas del apoyo en los antebrazos, busca aditamentos ergonómicos especiales que eviten que tu muñeca se encuentre en flexión excesiva, es decir, doblada, fija y sin movimiento. Por otro lado, trata también de no recargar la barbilla en la mano, así favoreces el llamado bloqueo de muñeca en extensión excesiva.
  1. Al usar excesivamente la computadora y sin descansos adecuados, los tendones flexores de los dedos pueden llegar a engrosarse de la manera en que lo hace un callo, por lo que en ocasiones, y gracias a la fricción excesiva, el líquido de las vainas que protege a estos se derrama, disminuyendo así el espacio en el túnel que se encuentra a nivel de la muñeca, por lo que el nervio mediano (que pasa a través de él) se atrapa provocando dolor.
  1. Por años se ha invertido en mejoras ergonómicas para mouse y teclado para prevenir el STC, sin embargo, poco se ha hablado acerca del uso indiscriminado del celular y los videojuegos. Ya sea por necesidad o hobbie, descansa cada 30 minutos por cinco minutos, hacerlo es más barato y efectivo que invertir en lo último en ergonomía.

Aunque la principal causa para desarrollar STC es mecánica, también se asocia a la propia anatomía de canales muy estrechos, cambios hormonales, problemas de la tiroides y enfermedades como la diabetes y la artritis reumatoide. El tratamiento es a través de reposo con uso de férula, fármacos, y fisioterapia, no obstante, si la afección es muy avanzada, en ocasiones se indica la cirugía. En mi experiencia profesional, el STC está sobrediagnosticado y quienes sí la padecen, tratados a tiempo, logran evitar tratamientos invasores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales