¡Acabemos con el bullying y el mobbing!

Entrevista a Cristina Jáuregui, psicoterapeuta, escritora y conferencista.

Desde sus inicios, Mejores Empleos tiene la fortuna de contar con la valiosa colaboración como articulista de Cristina Jáuregui, una mujer sumamente comprometida con el bienestar social. En esta ocasión, con motivo de su exitoso libro ¡Ya basta! Acabemos con el bullying, tuvimos una charla con ella para aclarar dos términos que han cobrado gran relevancia en el ambiente escolar y en el laboral, el bullying y el mobbing.

La diferencia entre bullying y mobbing

El bullying o acoso escolar se da únicamente en niños en años escolares. Aunque a veces oímos que le hacen “bullying” a alguien en el trabajo, lo correcto es decir mobbing o acoso laboral, puesto que éste pertenece al mundo de los adultos. Los niños agreden a sus compañeros con empujones o golpes, pero en la oficina la violencia se torna más sutil. Por su parte, el acoso de un jefe hacia un subordinado se denomina bossing.

Cómo se ejerce el mobbing o acoso laboral:

Excluir a una persona de los proyectos o ponerle trabas para que no realice de manera correcta su trabajo; burlas, chismes, críticas a su imagen o la invención de rumores respecto a su vida o preferencia sexual son las formas más comunes de acoso. Para que el mobbing se dé, normalmente el acosador cree tener alguna fortaleza derivada del tiempo que lleva en la empresa, un buen puesto, ser el favorito del jefe, tener mejor sueldo o sentirse superior física o emocionalmente, sin embargo, en realidad también se siente amenazado o lastimado.

¿Qué podemos hacer?

  • Identificar: ser pacientes, observadores y preguntarse cuál es el origen del acoso.

  • Reunir evidencias: correos, videos, audio, fotos, testigos, cualquier herramienta que pueda validar tu palabra.
  • Denunciar: es muy importante, pero se dificulta en el ambiente laboral porque la persona corre el riesgo de perder su fuente de ingreso. Para el área de RH se trata de un fenómeno relativamente nuevo, todavía no tiene las herramientas para enfrentarlo efectivamente; en este sentido, la capacitación ayuda a disminuir este problema. Tener el respaldo de los testigos es parte fundamental para que una denuncia tenga buenos resultados.

Mobbing y género

El acoso laboral lo ejercen hombres y mujeres por igual. Es equivocado decir que las mujeres son más complicadas y que por eso lo practican más. En contraparte, el llamado “techo de cristal” sí es un claro ejemplo de mobbing hacia las mujeres; es común encontrar hombres que las excluyen de la oportunidad de llegar a cargos más altos por prejuicios y estereotipos que aún pesan sobre ellas. La competencia entre mujeres es fuerte, pero no necesariamente violenta. En cambio la educación de los hombres les ha permitido agredirse físicamente sin ser mal vistos.

La víctima de mobbing no tiene un perfil específico, a veces se trata incluso de personas muy capaces que se vuelven blanco de celos o envidias. Si estás siendo violentado, lo primero que debes cuestionarte es por qué estás aguantando, qué es lo que sucede en ti que no te permite defenderte.

Los acosadores deben recapacitar ¿por qué me siento amenazado?, ¿por qué mi autoconcepto es tan pobre? Generalmente se atiende más a las víctimas, pero los acosadores son los que están gritando AUXILIO en su interior.

No etiquetas

Es importante precisar que los que hacen bullying o mobbing, “ejercen” el acoso, pero no son bullers o mobbers, ejecutar una acción equivocada en determinado momento no te convierte en acosador de por vida. No hay que ponerle etiquetas a nadie, una persona que nunca violentó a alguien, de pronto puede sentirse amenazado y violentar a alguien más. Tampoco hay una línea directa que nos diga que un niño que ejerció el bullying será un acosador laboral cuando crezca.

Bullying, Mobbing o Bossing, un problema de valores sociales

Para lograr una sana convivencia en todos los planos de nuestra vida, debemos educarnos para la paz y practicar el respeto en cada una de nuestras acciones. Hay que aprender a defenderse, pero también trabajar por construir una sociedad igualitaria, justa e incluyente. Se trata de un trabajo individual y de adultos; tenemos que fomentar los valores y predicar siempre con el ejemplo.

¡Ya basta! acabemos con el bullying

“Soy una voz mexicana que se suma a otras voces preocupadas, estoy muy honrada de que Porrúa me haya invitado a editar este libro; ya estamos en la segunda edición y hemos tenido una excelente respuesta por parte de los directores de las escuelas. Espero que sea un libro que llegue a muchos corazones para sembrar semillas de paz”.

*Entrevista publicada originalmente en marzo del 2015

Cristina Jaúregui

Author: Cristina Jaúregui

Psicoterapeuta humanista, escritora, conferencista, locutora y conductora.

Share This Post On