“Encontrar un trabajo es un trabajo en sí mismo”: Mónica Flores

La presidenta para Latinoamérica de ManPowerGroup acaba de publicar un libro, dirigido a los jóvenes, que contiene los mejores consejos para elaborar un currículum, prepararse para una entrevista y detectar las áreas de oportunidad.

* Fotografías: Pedro García Castro

Todo lo que quisiste saber sobre cómo encontrar trabajo y nunca te atreviste a preguntar. Ese podría ser uno de los posibles títulos del libro Cómo conseguir tu primer trabajo (Diana, 2017), de Mónica Flores, presidenta para Latinoamérica de ManPowerGroup, quien, a través de viñetas, información útil, test y dibujos, acerca a los jóvenes al mundo laboral. Y lo hace a través de un lenguaje ameno, fresco.

¿Cómo hacer un CV? ¿Cómo prepararse para una entrevista? ¿Qué competencias demanda el mercado? Esas y otras preguntas son respondidas a lo largo del libro.

Mónica se vale de ejemplos, extraídos de la Historia o de anécdotas deporte, para ilustrar diversos temas, como, por ejemplo: la competitividad en la era actual.

Refiere que, en 1864, el campeón del salto de garrocha logró el primer lugar superando una barrera de 3.72 metros; en 2014 el record fue de 6.16 metros. Lo que antes era suficiente, hoy no lo es, alerta Mónica.

En las primeras páginas del libro, la autora atiende un tema preocupante: la brecha que existe entra la oferta (talento disponible) y demanda laboral (puestos requeridos); es decir: entre las habilidades disponibles y aquellas requeridas por las empresas.

“A pesar de que hay muchas personas buscando trabajo, sus habilidades no resultan expertas, certificadas o se encuentran obsoletas”, escribe.

Una de las causas, sostiene, es que en la instrucción académica está disociada de lo que en realidad necesita el mundo de la empresa.

“¿Por qué? Porque van a velocidades distintas. La gran diferencia con el pasado, en el que también academia e industria estaban disociados, es que ahora hace crisis porque el cambio es más rápido. La formación de competencias transversales no se abarca en un semestre. Ojalá todos aprendiéramos en un semestre la capacidad de resolver problemas”.

Un estudio de ManPowerGroup refiere que las escuelas, en el 77% de los casos, piensan que sus alumnos están preparados para enfrentar el mundo del trabajo. En cambio, el 40% de los empleadores afirma que no encuentra a los candidatos ideales.

“No es suficiente, hoy día, creer que un título te garantiza tu pase directo al mundo laboral. No sirve de nada tener una mención honorífica si no sabes trabajar en equipo. Tienes que aprender a aprovechar los momentos y detectar las oportunidades. Y eso hay que ensayarlo. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo”.

Si bien el escenario que bosqueja la también Maestra en Filosofía por la Universidad Panamericana no es nada alentador, los jóvenes, al terminar de leer el libro, tendrán más herramientas para afrontar el mundo laboral.

En entrevista con Mejores Empleos, Mónica Flores habla de su libro y de cómo preparar a las futuras generaciones para los retos del futuro.

LA GÉNESIS DEL LIBRO

Cuenta Mónica que el libro surgió de una forma muy natural, casi orgánica. Como parte de su trabajo en ManPowerGroup, siempre ha tenido la información a la mano, tanto de clientes como de candidatos. Y en su labor como conferencista, cuenta, era frecuente que al final de sus pláticas los jóvenes se le acercaran para que los aconsejara para conseguir trabajo. Así nació la idea.

El libro, explica, aborda el tema de aprender y desaprender, un tema en el Mónica insiste.

“El mundo laboral, ahora, es mucho más competitivo, mucho más veloz, mucho más incierto. No podemos pretender que los jóvenes busquen empleo como las generaciones pasadas. Y eso tenemos que proporcionarles a los jóvenes: herramientas para enfrentarse a un mundo distinto. Antes no era tan necesario prepararte para una entrevista de trabajo; hoy, es vital”, sostiene.

Y más aún: si no estás preparado, dice, para esa entrevista en específico, con un cierto reclutador, tienes pocas probabilidades de ser el elegido.

“Antes no era tan fundamental conocer las habilidades del candidato relativas a su capacidad para trabajar en equipo, su capacidad de análisis, su dominio del idioma inglés, capacidad de liderazgo, etcétera. Nos avocábamos a evaluar su conocimiento técnico específico. La trasformación del mundo de trabajo exige que los jóvenes, antes que nada, tener habilidades en torno a la búsqueda de empleo, al emprendimiento”.

En su libro, la líder de opinión en Recursos Humanos aclara que el emprendedor no es solo aquel que invierte capital en un negocio, sino quien tiene la capacidad de convertir una idea en una realidad concreta.

ANTICIPARSE A LOS RETOS LABORALES

Mónica Flores asevera que, en materia laboral, todos debemos de aprender lo qué necesitará el mundo. Y desaprender lo que ya no necesitamos.

-¿Qué profesiones desaparecerán? –se le pregunta.

-Pongo un ejemplo. No desaparecerán, al 100%, los agentes inmobiliarios, pero necesitaremos 80% menos. Los agentes inmobiliarios, hoy, como especialistas en el tema, deberían de estarse preparando para el futuro. ¿Qué vamos a necesitar? Administradores de la información, especialista en cambio climático, policías virtuales, abogados virtuales, granjeros verticales, médicos geriatras, entre otros.

“Entre los jóvenes mexicanos prevalece la preferencia por licenciaturas como Administración, Psicología, Comunicación, Derecho y Medicina, entre otras; ya sea por razones culturales, históricas, familiares o percepciones conceptuales erróneas (las matemáticas son aburridas, difíciles, sólo para algunos, equivalen a poco salario, menor rango)”, escribe Mónica en la página 74.

Anticipa que, en el futuro, las posiciones con mayor oferta serán las relacionadas con la creatividad, con la inteligencia emocional y con el contacto humano.

 COINCIDENCIA DE GENERACIONES

Hoy en día, afirma Mónica en su libro, por primera vez en la historia cuatro generaciones coinciden en el mismo tiempo y espacio de trabajo.

“Las empresas tenemos que aceptar que así es. Y que las diferentes generaciones, trabajando en el mismo lugar, implica diferentes expectativas. Tenemos que entrenar a los líderes (Baby Boomer), que tienen que desaprender lo que los hizo exitosos, porque si no, no van a poder tratar con un joven (Millennial)”.

Afirma que los líderes tienen que estar capacitados para distinguir las diferencias, no solo de edad, sino de género.

“Los líderes tenemos que tratar, cada vez más de manera individual y personal a nuestro equipo porque las empresas tienen que ser más humanas. Tenemos que fomentar equipos diversos. De género, religión, expectativas, edad, para poder provocar la innovación y la disrupción. Tenemos que aprender a aceptar un poco el caos”.

Y matiza: el mundo del trabajo tiene que ser consciente que todos aprendemos de todos. “Sería ingenuo pensar que los Baby Boomer, como tenemos más de 50 años, lo sabemos todo. Eso no es cierto. Tenemos mucho que aprender de los jóvenes, pues su forma de trabajo se vincula más con el entorno global y colaborativo”.

Para concluir, Mónica Flores dice que, hoy más que nunca, es necesario aprender habilidades nuevas. Reitera que tenemos que estar conscientes de las competencias que tenemos que desarrollar; es decir, autoevaluarnos y capacitarnos.

“No necesariamente tener más grados académicos, sino habilidades prácticas, actualizaciones, que nos sirven para seguir vigentes y aportar algo más al México que queremos”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales