Negociar para ascender

Has trabajado duro, tienes toda la experiencia y estudios para pasar al siguiente nivel pero ¿no te otorgan el voto de confianza para una nueva o mejor posición en la empresa?

Has trabajado duro, tienes toda la experiencia y estudios para pasar al siguiente nivel pero ¿no te otorgan el voto de confianza para una nueva o mejor posición en la empresa? Negociar un ascenso es un proceso estratégico cuando tienes el firme propósito de progresar en tu carrera profesional, pero también involucra, comprometerse contigo mismo en el análisis de tu propio perfil y evaluar con sinceridad, si eres un potencial candidato.

10 aspectos a cuidar al negociar un ascenso

1.- La antigüedad: haber estado meses o años en una posición, no representa un argumento contundente para calificar para un ascenso. Descártalo como argumento.

2.- Constancia en el cumplimiento de objetivos: sin excepción, sólo al cumplir con los objetivos del puesto desempeñado en la actualidad, contarás con argumentos para poder postularte a un puesto de mayor responsabilidad.

3.- Logros significativos en los últimos meses: sin logros significativos -por encima del trabajo habitual- se abre una barrera para negociar un ascenso. Analiza si cuentas con logros y exponlos con claridad.

4.- Saber claramente lo que requiere la posición: siempre es incómodo explicarle a un colaborador por qué no cumple los requisitos de un puesto. Por ende, analiza si tu perfil se alinea o puede alinearse a la posición y detalla las razones; ejemplos: nivel de experiencia, responsabilidades, logros y reconocimientos.

5.- Tener metas a largo plazo: si trabajas en una empresa que en cinco o 10 años requerirá de un puesto específico, analiza si te gustaría ocupar ese lugar y empieza por plantear un plan concreto de metas para perfilarte a la posición.

6.- Creer que tu trabajo habla por sí solo: lo cual representa un error. Te corresponde dar a conocer tus logros, el valor que tu gestión aporta a la empresa y asegúrate que sea relevante a los ojos de la dirección.

7.- Medir lo que se pide: especialmente cuida el pedir demasiado en momentos poco adecuados para la empresa, esto frustraría a tus superiores y seguramente, te puede proyectar de manera negativa.

8.- Jamás actuar de manera inapropiada: quejarse sobre otras personas o candidatos te hace perder credibilidad y profesionalismo. Evita hacer comparaciones sobre tu valor y recuerda mantener comentarios positivos y enfocados.

9.- Persistencia: encuentra el momento oportuno para que tu jefe escuche tus razones sobre el por qué consideras merecer el ascenso y buscas postularte a éste. Infórmate del siguiente paso y da un firme seguimiento.

10.- Establece una relación ganar-ganar: analiza cómo puedes contribuir a que tu jefe logre el cumplimiento de sus objetivos e incremente el peso de su departamento, por tanto, plantéale nuevas e innovadoras posibilidades.

Cuando no se consigue el ascenso, la mayor ganancia de tu proceso es analizar las razones por las cuales éste no te fue otorgado, ya que te abre la perspectiva de las áreas de oportunidad en las que tienes que trabajar para construir un mejor perfil profesional. Muchos directivos agradecen el interés de la persona que busca entender por qué no fue promovida y qué debería hacer para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales