¿Por qué a las mujeres les cuesta mas trabajo aceptar puestos de alto nivel?

Las mujeres necesitan trabajar y esto es aceptado y bien visto en lo social y lo familiar. Sin embargo, lo que parece que no se les permite, o lo que se les recrimina, es que se comprometan ampliamente con su trabajo. ¿Te suena familiar?

Dada la difícil situación económica que hoy en día atraviesa el país y el mundo, trabajar no es un lujo, es una necesidad. Las mujeres necesitan trabajar y esto es aceptado y bien visto en lo social y lo familiar. Sin embargo, lo que parece que no se les permite, o lo que se les recrimina, es que se comprometan ampliamente con su trabajo.

En contraste, para los hombres les está permitido y es esperable que coloquen en el primer lugar de su lista de prioridades a su trabajo; incluso cuando implique atender a su familia para después del mismo; pero si una mujer considera su empleo una prioridad, suele ser señalada y criticada, ya que por “un rol mal enfocado”, debiera anteponer a la familia, cuidar de los hijos, ser ama de casa, hacerse cargo de los ancianos, la comida, entre otras actividades más, y situar en último lugar, el trabajo.

Esta presión se transforma en un problema que cotidianamente enfrentamos las mujeres. Las vemos en los lugares de trabajo dividiéndose en varios pedacitos intentando abarcarlo todo para tratar de responder a estos dos mundos que son muy demandantes y que parecen excluyentes entre sí.

Si bien la carga de trabajo femenina bajo este contexto es doble o triple, resulta paradójico que además, la remuneración en México puede llegar a ser un tercio del salario correspondiente a los hombres en los mismos puestos.

Con estos datos no es de asombrarse que en el momento que se le ofrece a una mujer un puesto de alto nivel, en muchos de los casos lo rechace, ya que sin lugar a dudas trabajará mucho más que sus pares hombres, pero no será equitativamente remunerada, ni en su ámbito laboral y tendrá consecuencias poco favorables en el familiar.

 

  • Si tú quieres decir que sí a un puesto de alto nivel, comienza por dejar atrás el sentimiento de culpa por querer desarrollarse en el ámbito profesional. Ser una mujer comprometida con lo que ama, es un extraordinario ejemplo para los miembros de la familia.
  • Asegúrate de que tengas un sueldo equivalente al de tus pares, hombres y mujeres.
  • No te exijas más de la cuenta, no tienes que demostrar a nadie que eres merecedora de ese puesto; si ya te lo ofrecieron, es que ya demostraste tu valía.
  • Usa las guarderías, en México son reconocidas como lugares seguros y confiables y apóyate en las nuevas políticas públicas que ofrecen ampliación de horarios de tiempo completo en las escuelas de los hijos y/o actividades extraescolares.
  • Fomenta el cambio dentro de tu ambiente familiar, Divide las tareas cotidianas y enseña a tus hijos y a tu pareja a romper los estereotipos de género. En una familia, todos son responsables del hogar que comparten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales