Reformas a la Norma de Información Financiera D3

Ana María Montes, Directora de Consultoría Actuarial de Lockton México, afirma que debido al momento de envejecimiento laboral que atraviesa México, la NIF D3 es una excelente herramienta para que las empresas puedan “dar salida” a sus trabajadores de manera más sencilla.

Entrevista a Ana María Montes Directora de Consultoría Actuarial de Lockton México

Los ejercicios fiscales son parte fundamental de la economía y del correcto funcionamiento de una organización, en México las Normas de Información Financiera ayudan a concentrar y presentar de forma práctica y ordenada, la información financiera de una empresa.

Será a partir del 1° de enero del 2016, cuando todas aquellas personas físicas/morales con actividad empresarial, y que emitan estados financieros, deberán  aplicar el nuevo ajuste a la Norma de Información Financiera D3 (NIF D3), que  hace referencia a los beneficios de los trabajadores. Lo que se busca es que cada empresa proyecte de manera clara y concisa, todos los pasivos laborales que puedan generar un impacto fiscal.

El reajuste a la NIF D3, hecho por el Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera A.C., aportará transparencia al reportar costos de los beneficios para los empleados, claridad en los gastos de los trabajadores y mejoramiento de la imagen corporativa, asegura en entrevista Ana María Montes vocera de Lockton México.

Además, Montes asegura que la planeación exacta de los beneficios generados por los trabajadores, es una ventaja inmediata con beneficios a largo plazo: “antes se implementaban programas o beneficios por separación (jubilación) y se reconocían (fiscalmente) poco a poco; ahora se debe hacer de manera inmediata y ayuda a que se vea reflejado en la contabilidad de las organizaciones”.

Lo anterior ayuda a que las empresas prevean futuros costos y se preparen para efectuar los movimientos económicos pronosticados dentro de sus finanzas.

Pequeñas empresas, grandes beneficios

En apariencia, las pequeñas empresas podrían estar en desventaja ante la llegada de la NIF D3, sin embargo, Ana María asevera que no tiene que ser así, puesto que les ayuda a dimensionar costos y con ello asegurar el buen retiro de sus trabajadores.

La vocera asegura que en la medida en que las empresas apliquen estas normas y midan los costos de sus programas, será más fácil para ellas tomar decisiones relacionadas con sus empresas y con las estrategias que quieran tomar para su crecimiento.

Ana María Montes afirma que debido al momento de envejecimiento laboral que atraviesa México, la NIF D3 es una excelente herramienta para que las empresas, chicas o grandes, puedan “dar salida” a sus trabajadores de manera más sencilla.

*Entrevista publicada originalmente en marzo del 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales