Resiliencia Laboral

Las empresas con características resilientes pueden presentar momentos de mayor debilidad y susceptibilidad, y en otros su resistencia, adaptación y superación de obstáculos aparecerá nítidamente. ¿Lo sabías?

El vocablo “Resiliencia” proviene del latín “Resilio”, (volver atrás, volver en un salto, rebotar) el cual fue adaptado a las Ciencias Sociales para caracterizar a los sujetos que a pesar de atravesar situaciones de adversidad, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos. Pero todo es relativo, pues cada individuo reacciona diferente.

Algunos adoptan conductas de vulnerabilidad, olvidándose de su persona. Hay otros que permanecen estáticas y pasivas, pero los resilientes resisten y muestran un estado de autocontrol que les permite no perder su centro y reaccionar con asertividad a pesar de las condiciones negativas.

Las empresas con características resilientes pueden presentar momentos de mayor debilidad y susceptibilidad, y en otros su resistencia, adaptación y superación de obstáculos aparecerá nítidamente.

Así, podemos definir la resiliencia como “Una capacidad universal que permite a una persona o grupo prevenir, minimizar o superar los efectos perjudiciales de la adversidad”.

Las empresas también pueden generar climas negativos a sus trabajadores. La falta de congruencia entre los valores y las acciones es una de las causas principales de tensión en los equipos de trabajo.

Por ejemplo, hace un tiempo estuvimos trabajando en una empresa que se dedica al arreglo de interiores. Cuando iniciamos el curso, observamos posters con los valores de la empresa: RESPETO, LA PERSONA ES PRIMERO, HONESTIDAD. El salón donde realizamos el seminario era exactamente el área de descanso de los empleados, donde ocho de doce focos estaban fundidos, las paredes manchadas, basura por todos lados y olores desagradables. Detuvimos el seminario y organizamos al grupo para que en 90 minutos el lugar se volviera digno y humano, donde el valor y respeto de las personas en verdad fuera huésped reconocido.

Otro ejemplo tiene que ver con una empresa fabricante de vidrio. ¿Sus valores? LA GENTE, EL BIENESTAR, LA SEGURIDAD DEL PERSONAL Y DEL CLIENTE. Al visitar el área de producción, nos encontramos con que los trabajadores que manejaban esquirlas de vidrio ¡no tenían guantes para proteger sus manos! ¿Realmente se necesita mucha perspicacia para percibir estos detalles?

En suma, existen ambientes que promueven conductas positivas y otros que generan tensión en las personas que dificultan su normal desarrollo, en otras palabras, los elementos ambientales físicos y organizacionales también interfieren, (ruido, mala iluminación y/o ventilación; estilos de dirección, liderazgo inadecuado, ambigüedad en los roles). Las personas que laboran también contribuyen a generar algunas tensiones, ya sea por características de personalidad inadecuadas, que el nivel de especialización es insuficiente o que las expectativas son poco realistas. Todas estas situaciones provocarán un reflejo negativo, baja productividad, rotación del personal, mayor número de ausentismo laboral, entre otras cuestiones.

Para disminuir las situaciones humanas críticas es importante: Enriquecer los vínculos entre las personas, fortaleciendo las conexiones y resaltando los puntos de unión entre ellos; ser capaces de brindar apoyo y afecto a las personas, lo que implica respaldo, motivación, apreciación de los aciertos y ver los errores como transitorios; y promover la participación de los trabajadores en la toma de decisiones, generación de nuevas ideas, búsqueda de soluciones, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales