Tiempos nuevos… ¿acciones viejas?

Mejores Empleos platicó con Oscar Kaufmann, fundador de NiceStream, una agencia de inteligencia social en la que precisamente, tomar en cuenta a las nuevas generaciones es una virtud

Entrevista a Oscar Kaufmann, Director de NiceStream México

El mundo avanza a pasos acelerados y las organizaciones lo resienten, vivimos en una época de cambios donde principalmente las áreas creativas deben entender a marchas forzadas a nuevos públicos y por supuesto, de integrar a sus filas laborales a jóvenes que pueden ayudar a vislumbrar con mayor certeza hacia dónde se desplazan los gustos, las modas y los mercados. Mejores Empleos platicó con Oscar Kaufmann, fundador de NiceStream, una agencia de inteligencia social en la que precisamente, tomar en cuenta a las nuevas generaciones es una virtud.

Entender el mundo en el que se vive

A veces nos cuesta entender que las empresas son organismos vivos y como tal, evolucionan constantemente. No porque se trate de la empresa que fundó mi abuelo tenemos que funcionar de la misma manera en la que se hacía cuando se creó, ni captar a un determinado tipo de público. Las empresas se construyen para ser atractivas al público que tú escoges y la misma debe de cambiar de acuerdo a su activo más importante: la gente. Si de repente los procesos creativos exigen poner juguetes en la sala de juntas ¿por qué no salirse de la caja?

Ahora bien, no sólo se trata de transformar los espacios de trabajo para favorecer las actividades y  la productividad, si quieres que tu empresa crezca, tienes que invertir en ella. A mí me ha tocado quizá el mejor de todos los mundos, el de la comunicación, que es un área enormemente fértil para este tipo de cambios, pero eso no quiere decir que no se puedan hacer en las demás áreas. Tenemos que dejar de ser un país de empresarios ricos y empresas pobres, tiene que invertirse más en la formación de la gente y en los espacios de trabajo.

Debemos de adaptarnos a lo que hay, existen quienes siguen subestimando el poder de la comunicación en las redes sociales y la comunicación digital a pesar de vivir en un mundo donde son usadas en cualquier lugar y con muy variados propósitos.

La era de la diversidad

Hoy más que nunca se necesita ampliar los horizontes de perspectiva, incluso hablando en materia de carreras profesionales. Lo veo día con día, cada vez se solicitan más matemáticos, especialistas en política pública, sociólogos e ingenieros en la comunicación digital para enriquecer puntos de vista en las áreas creativa, de análisis -gracias a los big data- y en cuanto a la monetización de la red. Sólo así logra entenderse la creación de mensajes emocionales que dan resultados cuantitativos.

Aquí cobra relevancia incluir a los millenials que aunque carecen de paciencia para lograr sus objetivos, en las empresas debemos de trabajar con ellos para ayudar a su desarrollo tratando de mitigar poco a poco las expectativas irreales que llegan a tener.

Alrededor de un 10% de la gente sabe con exactitud qué quiere de su vida y el otro 90% somos seekers, quienes un día buscamos una cosa y después cambiamos para hacer otra. Por ello es importante no cerrarte brechas y tratar de interesarte por otras áreas de conocimiento, la competencia cada vez es más complicada y exige disciplina y compromiso para construirte como persona.

Buscar el punto medio

Algunos jóvenes padecen del síndrome ‘Domino’s pizza’ y eso tiene que ver con el mundo en el que viven, están acostumbrados a googlear lo que necesitan para tenerlo de inmediato; tienen expectativas conformadas primordialmente por lo que el entorno les da entender sobre lo que pueden aspirar, son muy inteligentes y traen mucha información pero hay que encontrar maneras de motivarlos muy distintas a las que estamos acostumbrados, hay que darles un punto medio y expectativas. El millennial también busca el éxito aunque no entiende de cumplimientos de cuotas o requisitos para llegar a una posición directiva.

Jóvenes que enriquecen y sanan ambientes laborales

Ninguna generación es perfecta, claramente los millennials tampoco lo son, sin embargo, son jóvenes fabulosos que empujan a abrir espacios de trabajo colaborativo, son creativos, ayudan a entender que nadie lo sabe todo, son propositivos, entienden conceptos muy abstractos y sobre todo, integran equipos de trabajo multigeneracionales que se vuelven muy sanos al rejuvenecer y llevar ideas frescas. Cada empresa, dependiendo de su giro y estructura debe de observar en qué medida puede beneficiarse de integrar millennials a sus equipos.

Tip de Oscar Kaufmann:

Hoy es imprescindible contar con vocación innovadora puesto que en esta época hay que romper con paradigmas internos y con atavismos de mercadotecnia. Incluso hay que romper con la percepción del cliente, la realidad está en fijarte en quien te puede comprar mañana, qué clase de cambios hay que hacer para poder apelar a las nuevas generaciones, el mundo evoluciona a una velocidad que difícilmente nos podíamos haber imaginado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales