Inicié a los 69 años. Hoy tengo 72 y he logado el primer lugar en ventas

Por Guillermo Uribe y Olivares

dbburibe@gmail.com

Es común asociar el éxito con la juventud, muchas veces se piensa que, a partir de los 50 o 60 años, comienza la retirada. Nada más falso, al contrario, a más experiencia, mayor conocimiento y una valiosa madurez. Mejores Empleos pudo comprobarlo, gracias al testimonio de un gran adulto mayor, quien a los 67 años se impuso y venció un reto que muchos más jóvenes que él no consiguen alcanzar.

Mi nombre es Guillermo Uribe y Olivares, nací en la Ciudad de México el 8 de julio de 1939 y puedo decir que he logrado alcanzar el éxito.

Mi carrera en ventas inició el 3 de Septiembre de 1963, en una muy importante empresa fabricante de jabones, detergentes, dentífricos, etc. Posteriormente me dediqué a viajar comercializando productos textiles. Debo confesar que nunca pensé convertirme en agente de seguros.

En ocasiones nos encontramos con retos que la mayoría de las personas pensamos que no podremos superar. La verdad es que si nos convencemos de que nuestro objetivo es real y nos proponemos lograrlo, haremos todo lo necesario para conseguirlo. De eso estoy plenamente convencido, ya que Dios me ha permitido vivir la experiencia que a continuación les relato.

A finales de mayo de 2005, ingresé como agente al cuerpo de ventas de una compañía de seguros, con una clave provisional por dieciocho meses; en ese tiempo debía prepararme, para obtener la cédula profesional que otorga la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, después de que los aspirantes aprueban los exámenes respectivos a la cédula que pretenden obtener, la cual puede ser alguna de los siete tipos que existen. La cédula “C” es la que nos permite asegurar grandes riesgos o riesgos especiales. Pues bien, me impuse el “insuperable reto” de obtener la cédula definitiva “C”.

Fueron muchas e interminables horas de estudio, de simular exámenes y de preguntarme una y otra vez ¿confías realmente en que puedes conseguirlo? La respuesta que encontré siempre fue: si para ti es verdadero ese objetivo; si quieres lograrlo, lucha por él, vence todos los obstáculos, estudia, estudia y vuelve a estudiar. Comprueba que lo que está en los libros es lo que has aprendido. Sé persistente, metódico; adquiere el conocimiento, no te mecanices, sé disciplinado con tus horarios y respeta el tiempo que cotidianamente debes destinar a tu preparación. Si estás dispuesto a llevar a cabo todo esto, convéncete: sí se puede.

De septiembre de 2005 a abril de 2006, me dediqué al estudio en horarios nocturnos, (había que trabajar durante todo el día). El día 8 de Mayo de 2006 presenté los exámenes para obtener la cédula “C”, ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Recuerdo que el examen incluía todos los módulos correspondientes a las siete cédulas y constaba de 480 reactivos con cuatro respuestas de opción múltiple y un minuto para responder cada uno, lo cual se traduce en ocho horas frente a una computadora, seleccionando respuestas. Al final de esa jornada, obtuve las ansiadas calificaciones y al día siguiente recibí la cédula definitiva “C”.

Desde hace cuatro años represento a tres compañías aseguradoras, los negocios han ido bien, los retos han continuado apareciendo y esto es lo que hace interesante la carrera de agente de seguros. En una de estas cuatro compañías, en la oficina Irapuato, donde estoy dado de alta, el reto es conservar el primer lugar en ventas que tengo desde el año 2009.

No cabe duda que el éxito es resultado de tratar de lograr el objetivo que previamente nos hemos establecido, planear cómo conseguirlo, dedicando todo el tiempo y esfuerzo necesarios, y actuar conforme lo hemos planeado, siempre con un dispuesto espíritu para servir a las personas que confían en nosotros.

En Mejores Empleos sabemos que lo importante que es para las personas de la tercera edad tener posibilidades de generar ingresos para su sustento diario y para mantener una independencia económica. Por lo general, se piensa que a mayor edad se van perdiendo las facultades, por lo que las posibilidades de seguir trabajando son menos. Sin embargo, todo radica en la actitud y el positivismo para asumir retos en la vida y fijarnos el éxito como una meta realmente posible.

En al año 2050, dos de cada cuatro mexicanos estaremos cercanos a nuestra edad de retiro y uno de cada cuatro será mayor de 65 años. ¿Impactante no? Por tanto, si queremos iniciar una etapa de progreso, en donde el empleo permita incluir y ampliar las oportunidades a los grupos de adultos mayores y de la tercera edad, es indispensable empezar por romper los paradigmas alrededor de la falta de eficiencia y de agilidad mental que aparentemente acompañan la edad adulta. En Mejores Empleos felicitamos al Sr. Guillermo Uribe y Olivares por ser un buen caso de referencia para nuestros lectores, pues nos demuestra que cuando hay voluntad, independientemente de los años que se tengan, sí se puede lograrlo.

*Artículo publicado originalmente en diciembre del 2011

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On