Las personas con discapacidad ¡Empleados valiosísimos!

Son precisamente sus habilidades especiales y el gran sentido de responsabilidad que caracterizan a los trabajadores discapacitados lo que suele ser de gran utilidad para las empresas o espacios del sector público en donde se les contrata; pero aún falta mucho para hacer posible su inclusión en el mundo del trabajo y en los demás ámbitos en los que pueden desarrollarse.

El pasado 31 de mayo entró en vigor la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, la cual pretende reconocer los derechos humanos de estos grupos de población y garantizar que se respeten y apliquen, estableciendo para ello diversas políticas públicas.

La Ley, integrada por 60 artículos, señala una serie de medidas para resguardar el acceso de personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás, en aspectos tan variados como: entorno, físico, transporte, información y acceso a las comunicaciones, entre otros servicios e instalaciones de uso comunitario, tanto en áreas urbanas como en las rurales.

Dicha Ley fortalece el marco normativo del Programa Nacional Para el desarrollo de las Personas con Discapacidad (PRONADDIS), el cual contempla las principales demandas de este grupo de población, en áreas como: capacitación, fomento al autoempleo, desarrollo de competencias, oportunidades de empleo e inclusión en los diferentes ámbitos, públicos o privados en los que pueden desempeñarse.

El Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONADIS) es el instrumento que permite articular todas las acciones de gobierno que se han emprendido en materia laboral para su beneficio, a través de las diversas dependencias de la Administración Pública Federal; entre ellas cabe destacar:

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social promueve, desde hace años, el Distintivo Empresa Incluyente “Gilberto Rincón Gallardo”, cuyo objetivo es reconocer a los centros de trabajo que incorporan a personas en situación vulnerable y desarrollan acciones para promover la igualdad de oportunidades, así como su independencia y el mejoramiento de sus condiciones, expectativas y trayectoria laboral.

Entre 2008 y 2010, se otorgó este Distintivo a 105 centros de trabajo, mismos que tienen contratadas a 1,644 personas con discapacidad, las cuales constituyen el 67.2% de las personas en situación de vulnerabilidad que laboran en ellos.

La propia Secretaría ha establecido una Red Nacional de Vinculación Laboral para promover, difundir y facilitar la inclusión laboral de las personas con discapacidad de las personas con discapacidad. La Red brinda una cadena de servicios, como consejería, evaluación de habilidades y aptitudes laborales  análisis de puestos; rehabilitación laboral, capacitación en y para el trabajo, creación de entornos favorables a la inclusión y promoción de centros de trabajo libres de discriminación y violencia, así como fomento al autoempleo.

Por otra parte, el Instituto Nacional de las Mujeres ha promovido entre las empresas privadas, instituciones públicas y organismos sociales el establecimiento de condiciones equitativas para mujeres y hombres en sus espacios de trabajo, así como la certificación de empresas que favorecen la inclusión de personas con discapacidad.

La Secretaría de Educación Pública, en coordinación con la organización Trust for the Americas, ofrece cursos de formación para el trabajo en las Aulas POETA (Programa de Oportunidades para el Empleo a través de la Tecnología en las Américas), espacios educativos equipados con tecnología adaptada, en los cuales se ofrecen cursos de computación a personas con discapacidad, con el propósito de desarrollar competencias que les permitan obtener un empleo.

Por su parte, el DIF Nacional desarrolla el Programa de Integración Laboral de Personas con Discapacidad, que permite la inclusión productiva y social de este sector. El Programa se lleva a cabo a través de los Centros de Rehabilitación Centralizados y utiliza la metodología establecida por la organización Internacional del Trabajo.

Adicionalmente, existen programas de otras instituciones que tienen entre su población objetivo a las personas con discapacidad, entre ellos: el Programa de Fortalecimiento al Trabajo Juvenil del Instituto Mexicano de la Juventud, el Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras de la Secretaría de Desarrollo Social y el Programa de Apoyos a las Mujeres Rurales e Indígenas en el Medio Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Es importante resaltar que existen también estímulos fiscales e incentivos a la inclusión laboral.

El artículo 222 de la Ley del Impuesto sobre la Renta permite la deducción de impuestos a los patrones que contraten personas con discapacidad. Además, el artículo 40 de la misma Ley establece que se dará una deducción del 100% a las inversiones que realicen las empresas para facilitar a las personas con discapacidad el acceso y uso de sus instalaciones.

El Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad impulsa la igualdad de condiciones de las personas discapacitadas en todos los ámbitos, incluyendo el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo digno, así como de su aceptación en espacios laborales inclusivos y accesibles.

Artículo publicado originalmente en agosto del 2011

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On