Adicciones en la empresa. Un problema que urge atender

Por ECCA de México A.C/ www.ecca.org.mx

Las drogas inciden también en el mundo laboral y generan altos costos porque disminuyen tanto la salud de las personas, como la productividad, la calidad y la competitividad empresarial.

Es necesario poner atención al tema, pues contrario a lo que se piensa, la gran mayoría de las personas que consume alcohol o drogas, el 70% de ellas, tiene empleo.

La OIT (Organización Internacional del Trabajo) (2009) considera que el desempeño laboral de quien consume substancias es un 30% menor, pues presenta de 3 a 4 veces mayor ausentismo; casi 4 veces más accidentes que el resto de los colaboradores de una empresa; alrededor de 15 veces más retardos; 5 veces más sanciones disciplinarias; 8 veces más erogaciones en salud (1).

Más riesgos

Reportes de la Secretaría del Trabajo indican que los adictos, además, presentan cinco veces más solicitudes de indemnización. El riesgo no se limita al consumo de substancias ilegales: la quinta parte de los accidentes en el trabajo se relacionan con la ingesta de bebidas alcohólicas.

La estimación de los gastos por el Seguro de Riesgos de Trabajo hecha por el Instituto Mexicano del Seguro Social (2010), asciende a $18,489 millones de pesos (2).

Pocos empresarios tienen claro el impacto de este fenómeno, que deteriora la cadena de valor y aumenta el costo de los seguros. El problema no es sólo de quien consume. Perjudica a toda la empresa: afecta a los demás colaboradores, genera problemas de relación, de participación y de trabajo en equipo.

El estudio realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría Juan Ramón de la Fuente Muñiz (INP) y la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en las empresas mexicanas, encontró que entre 60 y 70% de los trabajadores no consume substancias o tiene un patrón de consumo de alcohol de bajo riesgo. Entre 20 y 35% mantiene un consumo que puede provocar problemas graves.

Sólo entre 3 y el 8% de los trabajadores acepta tener un problema con este tipo de consumo. (3) Este estudio muestra que es muy relevante prevenir el consumo de substancias y promover conductas saludables, dado que la mayoría de la población laboral está en condiciones ideales para tratar a tiempo la adicción: esto es, antes de que aparezca. Eso es prevención. La estrategia más eficaz y rentable.

Se estima que un peso invertido en prevención, equivale a seis pesos invertidos en rehabilitación y tratamiento; en los que, en el mejor de los casos, hay éxito en la rehabilitación de sólo 30% de los pacientes.

¿Cómo hacer prevención?

Hay que ofrecer información adecuada: dar a conocer datos, hechos producidos por el consumo y el tráfico de substancias. Para que la información sea adecuada, tiene que cumplir tres condiciones:

(1) que sea suficiente: lo necesario para identificar el problema y el riesgo que implica.

(2) que sea verdadera: que señale lo que realmente es. Sin exagerar ni alarmar, para no distorsionar los hechos ni perder credibilidad.

(3) que sea pertinente: que se ofrezca en el momento oportuno, considerando lo que el destinatario necesita conocer y puede asimilar.

La información suficiente, verdadera y pertinente, que se ofrece con serenidad, permite orientar para tomar buenas decisiones.

Necesaria capacitación

Sin embargo, no basta con informar. Es necesario ofrecer también formación, para proporcionar criterios y que las personas sepan cómo elegir opciones de vida constructivas, que ayuden al desarrollo armónico de todas sus capacidades y promuevan tanto la autonomía como la convivencia sana y respetuosa. Esto supone educar en y para la libertad, propiciando la responsabilidad y la participación.

La educación es la clave para que la persona sea capaz de decir no al consumo de substancias y desarrolle saludablemente su vida.

Los centros de trabajo que buscan ser un espacio libre de abuso de sustancias reflejan con frecuencia una productividad y moral elevadas, y por supuesto, la reducción del ausentismo, la rotación, los fraudes, los robos y los accidentes laborales (4).

Prevenir es la mejor forma de evitar que se experimenten las drogas, porque es actuar con anticipación.

 

REFERENCIAS RECOMENDADAS:

Organización Internacional del Trabajo. Anuario de Estadísticas de Trabajo (2008)

Informe mundial sobre Drogas de UNODOC (2011) www.unodc.org/wdr

http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—safework/documents/instructionalmaterial/wcms_203380.pdf

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On