El líder que el futuro necesitará

Por Jenny Mendoza 

El término “Jefe” ha quedado en desuso las empresas ya no quieren “jefes” y los trabajadores tampoco; desean un líder que pueda tomar las riendas de una manera eficaz.

Abundan ahora artículos, tips y textos que  reúnen las características que un “líder” debería tener para guiar a su equipo, pero ¿realmente sabemos el perfil del líder que la cuarta revolución industrial necesitará?

¿LA CUARTA QUÉ…?  

También conocida como revolución industrial 4.0, la cuarta revolución industrial es un acontecimiento inminente. No obstante, esta no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a las consecuencias de un evento de este tipo.

La revista de Estudios Urbanos y Ciencias Sociales (URBS) nos explica: “A finales de siglo XVIII y principios del XIX, la Primera Revolución Industrial transformó el mundo como ningún otro fenómeno histórico lo había hecho desde el Neolítico. Se pasó de una economía rural basada en la agricultura y el comercio, a una economía urbana, industrial y mecanizada, que cabalgaba sobre la máquina de vapor”.

En este punto se introdujo el ferrocarril, máquina de vapor, motor de combustión interno y la energía eléctrica, durante este evento la población tuvo su primer periodo de adaptación dejando de lado el azadón y la pala para poner mano sobre la maquinaria. Si bien aumentó el empleo en zonas urbanas, el cambio de paradigma causó desempleo en el sector agrícola.

“En la segunda -continúa el texto de URBS-, la electricidad y los combustibles fósiles darían energía a miles de fábricas que crecieron en tecnificación y tamaño, precipitando una división del trabajo sin precedentes”.

Se crearon transportes como el avión y automóvil, además de nuevas energías como el gas y el petróleo, a comparación de la primera revolución industrial en este caso existió el desempleo urbano causado por la maquinaria que se implementó a las fábricas.

En la tercera, explican en el artículo, la industria se informatizó y se automatizó a una velocidad exponencial desde la década de los setenta hasta nuestros días, en la que millones de ciudadanos vivimos conectados a través de nuestros teléfonos inteligentes.

La cuarta revolución representa el próximo cambio al cual vamos a enfrentarnos, donde se aprecia no solo la tecnología smart sino las Smart factories, donde se pretende que la inteligencia artificial se vuelva el obrero selecto. Según el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, celebrado en 2016, los avances tecnológicos harán desaparecer cerca de siete millones de empleos y solo se crearán 2 millones.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el reto laboral más urgente en el mundo no es la falta de empleo, sino la necesidad de crear “trabajo decente”. México podría tener desventajas, de acuerdo a especialistas en la materia. Sin embargo, no todo es penumbra: el cambio también significa oportunidad, en el foro de Davos se dio a conocer una estadística alentadora, que indica que el 65 por ciento de los niños que cursan primaria actualmente, trabajarán en el futuro en empleos, o profesiones, que aún no existen.

LA NUEVA GENERACIÓN DE LÍDERES

Lo anterior demuestra que debemos adaptarnos al inminente cambio de paradigma, de no ser así corremos el riesgo de quedar rezagados conforme los avances continúen. Mantener la mente abierta y las ganas de continuar aprendiendo serán tus aliados durante este viaje.

Lo primero que deberíamos saber es que la labor de un líder no solo es guiar al equipo, sino también crear un valor para la organización y las actividades que se desarrollan. Brindar motivación a los demás para un empeño formidable, el liderazgo es mantener los pies sobre el camino hacia la visión y la acción. Para esto se han implementado dos conceptos, selfawareness y ownership: es decir, el primer refiere a tener consciencia de uno mismo y las capacidades que le competen; el segundo a ser dueños y responsables de las decisiones que tomemos a lo largo de nuestro desempeño laboral.

Las empresas buscarán líderes que respondan a los desafíos que la cuarta revolución industrial traiga consigo, un líder que pueda adaptarse y establecerse en el nuevo medio, altamente capacitado y que logre capacitar a su personal para el manejo y operación de los avances tecnológicos que se avecinan. Además de ello, un líder que logre formar un vínculo entre las personas y la tecnología, fomentando la adaptación y evitando la resistencia al cambio.

Se necesitarán habilidades ya conocidas como: fácil comunicación, tolerancia al estrés, honestidad, pasión, formación continua, carácter, etc. ¡No te quedes atrás y vuélvete el líder que las empresas demandarán!

Mejores Empleos

Author: Mejores Empleos

Share This Post On