Nuevo año, nuevo trabajo en el extranjero


Cuántas veces has evaluado cambiarte de país para hacer crecer tu trayectoria profesional, esto representa un reto, después de todo, no solo se trata de dejar tu hogar o cambiarse de trabajo, significa “mover todo tu mundo” hacia otro país.

Cada año millones de personas, optan por mudarse, ya sea por motivos de trabajo, jubilación, familiares o por el deseo de mejorar su calidad de vida, si se ejecuta bien, puede ser una experiencia sumamente positiva y satisfactoria.

Crown Relocations, ayuda a las personas a trasladarse hacia cualquier parte del mundo y nos da 6 puntos para hacer una reubicación más efectiva.

1.Planifica con antelación

Mudarse al extranjero es complicado y deberías planearlo, al menos, tres meses antes de iniciar el proceso. Define qué cosas necesitas hacer antes de cambiar de país (como iniciar trámites migratorios) y qué deberás tener tras instalarte, por ejemplo, buscar un médico.

2. Visita el país

Si tienes familia, conoce opciones de vivienda y escuelas disponibles. Elegir el país correcto para una reubicación es vital. Considera qué tan diferente es la cultura y el clima respecto a tu país de origen, qué calidad de vida te ofrece el país de destino, si hay trabajo disponible y si son compatibles con tu vida familiar. La salud, el dinero y el estilo de vida también son importantes.

3. Ajusta tu trabajo en el extranjero

Un puesto internacional solía asociarse mucho con empleados de empresas multinacionales, pero ahora ya no es así. Actualmente podemos buscar empleos en internet para otro país, es posible asistir a una entrevista por videoconferencia e incluso firmar contratos laborales en formato digital.

Si tienes pareja, cuando te ofrezcan un empleo considera lo siguiente: ¿podría alcanzarte en el nuevo destino? ¿Él o ella también puede encontrar trabajo allá? ¿Sus nuevos salarios serán suficientes para alcanzar el estilo de vida que desean?

Adicionalmente, considera, en qué moneda se paga y qué sucedería si dejaras tu trabajo. Los foros de expatriados y las redes sociales pueden ser un buen lugar para encontrar consejos. Consultar los índices que miden el costo promedio de vida en un país puede resultar beneficioso para analizar sus posibles escenarios. Una herramienta útil es el índice de costo de vida es The Economist Intelligence Unit.

4. Solicitudes de entrada

Las visas e inmigración son temas muy importantes a considerar, porque, aunque cuentes con el respaldo de tu compañía, este proceso puede extenderse más de lo esperado. Por lo tanto, contémplalo dentro del calendario de tu mudanza.

Investiga lo antes posible los requisitos de visa para el país elegido, todo lo relacionado con salud y exámenes médicos, e incluso si existen restricciones para mascotas. Asegúrate de tener tu pasaporte vigente antes de comenzar cualquier reubicación.

Elegir la visa correcta quizá requiera de asesoría especializada. Muchos países ofrecen diferentes tipos de visado, algunos son por: trabajo, trabajo / residencia, trabajo/vacaciones y para estudiantes. Los requisitos de elegibilidad varían enormemente de un país a otro y pueden incluir desde un conjunto de habilidades específicas hasta aspectos de edad y situación financiera, así que es mejor solicitar la orientación de un experto.

5. Protege tus finanzas

Algunas de las mayores preocupaciones de las personas que se mudan al extranjero se refieren a cuestiones financieras, y van desde abrir una nueva cuenta bancaria hasta pagar impuestos o administrar pensiones. En muchos casos, manejar tus finanzas personales te resultará menos complicado de lo que parece, pero aun así es vital hacer una profunda investigación. La información puede buscarse en línea, pero lo ideal es hablar con un experto, especialmente si tú estás llevando a cabo el proceso y no a través de un empleador.

La cantidad a pagar por concepto de impuesto sobre la renta (y en algunos países sí se llega a pagar) depende del destino y las circunstancias. Además podrían imponerse otros impuestos estatales y locales. Hay que pensar también que el hecho de pasar de un régimen fiscal a otro puede crear problemas a corto plazo en forma de pagos dobles (tanto en el país de origen como en el nuevo). Si es posible, paga todas las tarjetas de crédito antes de mudarte.

Muchas personas conservan intereses de propiedad en su “país de origen”, pero hay que considerar que esto podría tener implicaciones o consecuencias fiscales a nivel internacional. Si este es tu caso, vas a necesitar tener dinero en una cuenta corriente, y  también algunos ahorros, para demostrar tu solvencia o liquidez.

Para los jubilados es vital entender lo que significará redireccionar el monto de su pensión. El impacto del tipo de cambio podría cambiar las cosas.

6. Consigue que la mudanza sea más fácil

Busca distintas formas para llevarla a cabo sin problemas. Algunos excelentes “trucos para una mudanza internacional” incluyen conservar una fotocopia del pasaporte y otros documentos de viaje importantes (aparte, durante el viaje), así como una copia de recetas médicas, las cuales podrás entregar a tu nuevo médico al llegar. Las familias deben empacar algunos juguetes en sus maletas, con el fin de que los niños tengan algo para jugar en su nuevo hogar. Haz copias de seguridad e importe sus archivos o imágenes importantes en una memoria USB para no perderlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close