80% de los asegurados están registrados con un representante distinto

Si bien, la tercerización, o también llamada outsurcing, es una actividad que contribuye a la formalización del empleo en el país, ya que 57% de la población ocupada se ubica en esta modalidad, aún está pendiente la regulación que permita tomar acciones sobre las malas prácticas y la evasión fiscal.

Héctor Márquez Pitol, Director de Desarrollo Comercial y Relaciones Institucionales de ManpowerGroup, detalló que de los 20 millones de trabajadores que se encuentran inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con un empleo formal, el 80% trabaja para un patrón distinto, y no solo bajo la figura de outsourcing, sino en esquemas de insourcing, es decir, con una razón social distinta, pero de la misma empresa, que le permite realizar únicamente la contratación de su personal.

Añadió que si solo se habla de tercerización, “las estadísticas indican que hay 5 millones de trabajadores que son subcontratados, lo que muestra la necesidad que tienen las organizaciones de impulsar una actividad que les dé competitividad y les permita cubrir sus requerimientos de empleo temporal”.

Subrayó que “es indispensable realizar cambios a la Ley Federal del Trabajo para frenar los abusos y la ilegalidad que persiste en la industria y donde solo un grupo mínimo de empresas cumple con todas las disposiciones logrando empleo digno para 200 mil trabajadores formales”.

Márquez Pitol expuso que las organizaciones que se encuentran afiliadas a la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH) preocupadas por cumplir ética y legalmente con los trabajadores y el Gobierno, platean la necesidad de impulsar una iniciativa de reforma al Artículo 15-C, para agregar dos aspectos trascendentales:

  1. Verificar a la empresa contratante, en especial, que registre a los trabajadores con el puesto, sueldo y prestaciones reales y que sobre la totalidad de los mismos se les pague con recibos timbrados por el SAT, tal y como lo establece la ley.
  2. La empresa contratante vigilará que el contratista no registre a los trabajadores como socios de sindicatos, profesionistas independientes, ni se les pague bajo otras modalidades o estrategias fiscales, como por ejemplo: honorarios, con póliza de seguros o por derechos de autor.

Lo anterior, debido a que actualmente se ha convertido en una práctica común para evadir el pago de ISR, IMSS e Infonavit.

Actualmente, la redacción del Artículo 15-C se presta a la discrecionalidad en su interpretación, creando una gran fuga de ingresos que perjudica a todos. “Si se lograra la modificación, la recaudación fiscal de parte de la industria para el IMSS y el SAT sería del doble, por lo que consideramos muy importante cerrar la puerta falsa que existe y que permite el abuso por parte de empresas y empresarios poco serios y éticos”, aseguró el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales