¿A qué se refiere y en qué cambió la democracia sindical y los contratos colectivos?

Durante la mesa redonda Conversando la reforma laboral, organizada por Oxford Business Group y Maillard Abogados Laborales, se trató el tema primordial en cuanto a las modificaciones en la política laboral del país, la democracia sindical y la negociación colectiva ¿Pero a qué se refieren y en qué cambió?

Esteban Martínez Mejía, director de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) explicó los puntos más relevantes que hacen de esta reforma la introducción a la paz y democracia laboral del país.

«Es una de las reformas más trascendentales en mucho tiempo, no solo es la transición de las juntas de conciliación y arbitraje laborales dependientes al poder judicial. Es introducir el elemento clave en lo laboral, qué es la democracia sindical».


Esteban Martínez Mejía, director de la Unidad de Asuntos Internacionales STPS.

El adjunto externó el tema que en el momento crea incertidumbre entre los empresarios, la existencia de varios sindicatos en la compañía, por lo que señaló «La pluralidad sindical es un principio, un derecho de cualquier grupo de trabajadores al crear un sindicato».

Mejía habló de la existencia de disputas entre los sindicatos para ver quién tendrá la titularidad, pero «Solo uno tendrá el contrato colectivo de trabajo», informó.

El proceso para elegir el sindicato y tener el contrato colectivo: Las reglas del juego

A) El sindicato que tenga el contrato colectivo actual o desee firmarlo bajo este estatus, deberá primero demostrar que cuenta con representatividad.

B) Si el sindicato tiene 30% de popularidad, es decir, de trabajadores a favor, podrá solicitar una constancia ante el centro de conciliación y registro laboral.

C) Una vez que se demostró, este debe lanzar una convocatoria para cerciorarse de la existencia o no, otro sindicato con dichos porcentajes en la compañía.

D) De ser más sindicatos que cuenten con este número de afiliados, se volverá a hacer un recuento, y solo el que cuenta con el 30% absoluto podrá sentarse a negociar con el patrón.

E) Una vez que se tiene el acuerdo entre el patrón y el empleador, los sindicalizados deberán ratificar la negociación a la que se llegó. Es decir, votarán por el contenido del contrato colectivo.

Finalmente, explicó que de esta manera «Será uno el que tenga la titularidad del contrato y un sindicato el que se sea representativo».

Lo que encaminará a tener negociaciones colectivas auténticas, legítimas, a favor de la inversión, con estabilidad y buena relación laboral.

«Ya no existirá que el sindicato y el empleador se pongan de acuerdo para ofrecer un contrato con mínimas prestaciones, en el que los trabajadores ni siquiera estaban enterados. Así como también habrá quienes decidan no pertenecer a ningún sindicato, sin que se les obligue como anteriormente sucedía».

Esteban Martínez Mejía, director de la Unidad de Asuntos Internacionales STPS.

En la mesa redonda, también participaron: César Maillard Canudas, socio de Maillard Abogados Laborales, Martha Hilda González Calderon, secretaria del trabajo del Estado de México, Sara Elvira Morgan, procuradora de la Defensa del Trabajo de la Cdmx y Salim Kalkach Navarro secretario general de Vanguardia Obrera.

Por: Brenda Martínez @Brendaluma96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
shares