Entre 109 mil y 326 mil niños y adolescentes podrían unirse al mercado laboral

trabajo infantil

De acuerdo con el análisisLa pandemia por Covid-19 podría incrementar el trabajo infantil en América Latina y el Caribe”, la crisis ha generado reducción en los ingresos, ha aumentado la inseguridad económica y podría derivar en un aumento del trabajo infantil.

Algunas familias se verán obligadas a incorporar en las actividades de trabajo a niños y adolescentes, para remplazar a quienes han perdido su empleo, sustituir la mano de obra asalariada o para generar ingresos complementarios, advierten la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“La desaceleración de la producción, el desempleo, la baja cobertura de la protección social, la falta de acceso a seguridad social y los mayores niveles de pobreza, son condiciones que favorecen el aumento del trabajo infantil”.
OIT/Cepal

Aumento del trabajo infantil, una consecuencia más de la pandemia

Los resultados del Modelo de Identificación del Riesgo del Trabajo infantil (MIRTI) estiman que el trabajo infantil aumente entre 1 y 3 puntos porcentuales en México, Perú y Costa Rica.

Lo anterior implica que al menos entre 109 mil y 326 mil niños y adolescentes podrían unirse al mercado laboral. Sumándose a los 10.5 millones de niños que actualmente trabajan.

trabajo infantil
Foto: Hermes Rivera en Unsplash

El análisis también puntualiza que en el momento en el que los niños se unen al sector laboral se vuelve más complejo y costoso apartarlos de esas actividades o intervenir para restituir sus derechos.

¿Qué hay detrás del cierre de escuelas?

El cierre de las escuelas es otro factor que potencia el trabajo infantil. Unesco alerta que en todos los países de América Latina y el Caribe se han cerrado de manera temporal las escuelas a nivel nacional. Por eso, casi 167 millones de niños y adolescentes permanecen en sus casas.

La interrupción de las actividades educativas no solo tiene efectos en el aprendizaje, también en la alimentación. Las crisis interrumpen la preparación académica, contribuyen al abandono escolar, y en muchos casos, eleva el ingreso precoz al mercado laboral.

trabajo infantil
Foto: Raj Rana en Unsplash

Los efectos serán más negativos para los hogares pobres y aquellos que se ubican en regiones o provincias con menor desarrollo socioeconómico. Los impactos más importantes y a largo plazo se verán en sectores urbanos más vulnerables.

En los municipios que había mayor riesgo de trabajo infantil, antes de la crisis, empeorará la situación debido a los niveles de pobreza. En estos contextos existe mayor probabilidad de que la población joven se incorpore a las modalidades de trabajo peligroso.

Foto: Ben Dutton en Unsplash

Ingreso básico de emergencia, un paso para disminuir el trabajo infantil

Como parte de la solución, se propone implementar un ingreso básico de emergencia durante seis meses, para las personas que se encuentran en situación de pobreza, incluyendo a niños y adolescentes.

Para enfrentar los daños de la pandemia, incluyendo el impacto sobre el trabajo infantil, es necesario actuar en tres frentes:

Prevención efectiva

Para prevenir la inserción precoz en el mercado de trabajo bajo condiciones de riesgo o explotación, y para evitar la pérdida o falta de acceso a los trabajos con condiciones adecuadas para los adolescentes que han alcanzado la edad legal para trabajar o la interrupción de sus estudios por cuestiones económicas.

Identificar y localizar

A niños y adolescentes que realizan trabajos peligros o a aquellos que están en riesgo de perder su trabajo en condiciones protegidas.

Establecimiento de los derechos

Es indispensable que los niños y adolescentes tengan acceso y condiciones de permanencia exitosa en el sistema educativo y de salud.

Por: Alma Gómez

shares