Barrenderos, un trabajo digno de reconocer

Trabajadores voluntarios del servicio de limpia de la Cdmx.

En el Día del Barrendero recordamos que en la Cdmx existen 8 mil bajo un esquema formal, sin embargo, hay más de 10 mil que no cuenta con prestaciones de ley y viven de las propinas. La labor de los barrenderos, un trabajo digno de reconocer.

El Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, informó que los barrenderos recorren a diario 1.3 kilómetros.

Lo que podría ser equivalente, si se cuentan a los 8 mil 322 que señala el Inventario de Manejo de Residuos Sólidos de 2017 como formales, a una distancia entre México y Japón en un día.

Si se pone una meta de 34 días, podrían recorrer una distancia equivalente entre la Tierra y la Luna, señaló el Instituto.

Las cifras de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) y la Agencia de Gestión Urbana (AGU) informaron que al día se generan 12 mil 998 toneladas de basura en la Cdmx, de esta, solo el 20% es separada por la ciudadanía.

Sobre los trabajadores del servicio de limpia…

Tania Espinosa, coordinadora para América Latina de Wiego, señaló en entrevista con Mejores Empleos, que no existe un censo certero del número de trabajadores informales o voluntarios, como se autodenominan, del servicio de limpia.

Señaló que el único dato que se tiene, proviene del Sindicato Único de Trabajadores de la Cdmx, en donde apuntan alrededor de 10 mil trabajadores de limpia (barrenderos, recolectores, pepenadores, etc) que laboran bajo la modalidad de voluntarios: sin sueldo ni prestaciones.

Para Castillo-Berthier, Sociólogo que se empleó como barrendero en los 80s, para la elaboración del trabajo «La sociedad de la basura», señaló

«Me atrevo a decir que deben ser unas 50 o 60 mil personas las que trabajan directamente en la basura, y si le sumas a sus familias, la cifra asciende a 250 mil o 300 mil; todos ellos viven de la basura en la Ciudad de México».

Castillo-Berthier, Sociólogo.

Los cuales viven de las propinas y de la venta de los materiales reciclables como el cartón, pet, aluminio, playo y fierro, indicó Tania.

Denunció que en ocasiones, el Gobierno de la Cdmx, ha abierto plazas, apoyos o proporcionado carritos a los barrenderos, no obstante, el sindicato deja fuera al gremio de voluntarios y otorga esos apoyos a convenencia propia.

Durante la presentación del reporte informativo sobre el Reconocimiento de la situación de derechos humanos de los recicladores en latinoamérica: El caso de Ciudad de México, la coordinadora señaló

«El servicio de limpia de la CDMX, es un tema de gobernabilidad, y gracias a los voluntarios es que se alcanza mayor cobertura, si ellos no estuvieran, la calidad del servicio decaería y la cantidad de residuos que se reciclan se reduciría también».

Tania Espinosa, coordinadora para América Latina de Wiego

Barrenderos, un trabajo digno de reconocer.

Para Tania, sin un censo del número de trabajadores que se desempeñan en los oficios relacionados con el servicio de limpia, es más difícil garantizar sus derechos.

Por lo que pide el reconocimiento del gremio en cinco derechos que Wiego y los trabajadores señalan como fundamentales:

1.- Reconocerlos formalmente en el Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos 2019 que actualmente está elaborando la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México.

2.-  Hacer un censo que les visibilice, como establece la Recomendación 07/2016 de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, a través de un organismo que garantice la veracidad de los datos.

3.- Desarrollar un método de contratación con derechos plenos y que la contratación sea transparente.

4.- Brindarles seguridad y salud en el trabajo.

5.- En caso de que el gobierno acceda a políticas públicas de incineración de residuos, que se les aseguré el acceso a su medio de sustento, es decir, a los materiales reciclables.

«Estos trabajadores laboran en condiciones inhumanas, es responsabilidad de todos: gobierno, legisladores, organismos y la propia ciudadanía garantizarles un trabajo digno, porque esta ciudad no puede seguir explotando a los más vulnerables».

Magos, barrendera voluntaria en Iztapalapa.

«Magos», hermana de «Tino», tía de «Shagi», arrastra un carro de basura grabado con el número 476, se detiene y barre la calle con una escoba hecha con ramas de árboles. A su costado descansan tres tambos de basura, algunos con palos de madera insertados en su interior, de los cuales cuelgan bolsas de plástico con material reciclable.

Me la presentan. Estrecho su mano, rugosa, que refleja en su piel los años de trabajo. Sonríe, a pesar del sol, que cae a plomo. Eso sí: lleva doble protección: un sombrero de paja y, debajo, una gorra. De su cuello cuelgan tres crucifijos que caen sobre el mandil color verde.

Me cuenta:

“Tengo 30 años trabajando como recolectora de basura. Una vez me dieron una base, pero me la quitaron a los 3 meses. Heredé el oficio de mi mamá, que se casó con un señor y él nos dio la oportunidad de trabajar de esto”.

Magos, barrendera voluntaria en Iztapalapa.

Hace un par de décadas, tras su segundo embarazo, le quitaron su carrito y su tramo, de forma arbitraria. Después recuperó su empleo. Ha sido, para ella, un oficio que viene y va, de luchar por su medio de trabajo, de subsistencia.

Tiene 5 hijos, y 4 dependen de ella. Una de sus hijas, que tiene 17 años, trabaja con ella.

“A diferencia de otros trabajos, no me quitan ni me descuentan nada y sale por los menos para la comida de todos los días”, cuenta.

No es su único ingreso. Todos los días, al finalizar su jornada, monta un puesto ambulante: vende productos de belleza para hombre y mujer, además de calzado y colchas por catálogo.

Por: Brenda Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares