5 consejos para hablar de tu último trabajo en una entrevista laboral

No para todas las personas resulta fácil enfrentarse con una entrevista de trabajo y esto puede deberse a muchos factores. Una de las preguntas que puede hacernos dudar se relaciona con el motivo por el cuál dejamos el último empleo. ¿Sabes cómo hablar de la última empresa en la que trabajaste?

Te compartimos 5 consejos que te ayudarán a lograrlo:

1. Sé sincero

La opción nunca será mentir, sea cual sea el motivo de tu salida no debes “maquillar” los hechos. Ten presente que cada vez hay más empresas que se dedican a recabar información sobre sus candidatos, sea antes o después de las entrevistas.

Si renunciaste, te despidieron o fue un acuerdo mutuo es importante que lo expliques con sinceridad.

Si fuiste despedido solo reconócelo, a la empresa para la que aplicas no le interesará saber los detalles, si no la lección que aprendiste. Antes de acudir a la entrevista, enlista las dificultades que enfrentaste y anota lo que aprendiste de cada una y la forma en la que resolverías la misma situación si ocurriera nuevamente.

Si fue tu elección, detalla las razones por las que renunciaste, todos los motivos son válidos si los expones de forma clara, así el reclutador no se generará ideas ambiguas.

2. No le temas al pasado

Es habitual no querer dar muchos detalles, sin embargo, tampoco basta con decir “no estaba de acuerdo con la estrategia de la empresa”. Las respuestas evasivas pueden dar a entender que escondes algo.

último trabajo entrevista

No aclarar las razones por las que terminó tu última relación laboral pueden llevar al reclutador a averiguar por sí mismo dicha información. Mantén una actitud constructiva y muestra que tu salida de la otra empresa es el resultado de una decisión fundada. Si te desprendiste de ella para enfrentarte con nuevos retos, precisa tus expectativas y habilidades que deseas desarrollar.

3. No hables mal, ni glorifiques a la empresa anterior

Evita criticar a la empresa anterior, pues la actual podría entender que eres una persona rencorosa o que no te cuestionas lo suficiente. Es preferible que cuentes lo que aprendiste de dicha experiencia y lo que te gustaría hacer.

Si crees que te pueden traicionar los nervios, prepara una respuesta precisa que transmita tu punto de vista.

Si tu experiencia anterior fue excelente, procura no contarlo de una forma efusiva, al entrevistado le puede parecer sospechoso que hayas decidido marcharte de una empresa tan buena, incluso podrá preguntarse si cometiste un error importante o si tus ambiciones eran tantas que no podían satisfacerse.

4. No te menosprecies

Debes comprender que cuando una persona es despedida no necesariamente se debe a que sea un mal candidato. Aunque es importante que sepas reconocer tus errores no debes caer en menosprecios.

En caso de que hayas cometido un error, lo ideal es explicar los motivos y la forma en la que podrías evitar que estos se comentan nuevamente.

5. Espera a que te lo pregunten

Lo más prudente es que el entrevistado aborde el tema. Si no lo hace, no pierdas tiempo hablando demasiado de esto, pues puedes cometer errores. Platicar mucho sobre el tema podría hacerte perder tiempo y podría hacer que el reclutador cuestione tu capacidad de síntesis.

Hablar de esta experiencia no es sencillo y la mayoría de los candidatos no están preparados para hacerlo. Sin embargo, es un asunto crucial que muestra tu capacidad de analizar y tomar distancia respecto a un tema.

Debes ser precavido y aprender a abordar este tema con facilidad y confianza. Incluso te ayudan a convertir experiencias difíciles en algo positivo, una habilidad que puedes aprovechar durante una entrevista laboral.

Con información de Welcome to the Jungle

Por: Alma Gómez

shares