Cómo lograr y diseñar una estructura de negocio flexible en 5 pasos

esquema-trabajo-flexible

Es necesario que las empresas cambien los esquemas de trabajo tradicional debido a que las necesidades y los intereses de las personas jóvenes se han transformado. En este sentido, la flexibilidad empresarial permite apoyar las necesidades de los empleados, además contribuye para que el deseo de permanencia aumente. ¿Cómo lograr y diseñar una estructura de negocio flexible en 5 pasos?

Durante el Congreso de Flexibilidad Laboral de Promoción Empresarial, Ana Lucía Cepeda, Directora general de Bolsa rosa, indicó que las primeras barreras que existen ante el implemento de un programa de flexibilidad son la desconfianza del tema y la ignorancia. Casi 95% de los negocios se enfrenta con el miedo a la hora de pensar en un cambio, debido a la incertidumbre de saber si funcionará o no.

De acuerdo con Juan Echeverría, Director ejecutivo de recursos humanos de Santander, es difícil que la flexibilidad funcione si la cultura empresarial no adopta los cambios. Las transformaciones necesitan paciencia y tolerancia a la frustración para lograr el éxito.

La gestión del cambio es una parte esencial a la hora de poner en marcha nuevas estrategias como la flexibilidad.

¿Cómo lograr y diseñar una estructura de negocio flexible en 5 pasos?

  1. Asignar un líder comprometido

Los líderes de los proyectos deben estar convencidos. Es necesario que estén informados y conozcan los datos duros como: gastos, costos, productividad, rotación y ausentismo. Además, deben considerar los datos suaves: compromisos, clima laboral, la satisfacción y lealtad.

2. Realiza un diagnóstico

No se trata de imponer estrategias sin conocer los motivos, primero se deben identificar las necesidades actuales. Con base en lo anterior, se pueden construir los esquemas de trabajo flexibles y posteriormente desarrollar las políticas de trabajo.

3. Sensibiliza y capacita

Para adoptar de manera orgánica el cambio es primordial informar y alinear al equipo de trabajo con el líder del mismo. También es necesaria la capacitación del personal con el programa de flexibilidad. Por otra parte, la forma de trabajo se debe ajustar con los objetivos planteados.

4. Implementa tu programa

Primero, debes crear la identidad del programa y el plan de comunicación. Después lleva a cabo el lanzamiento de las nuevas estrategias. Prueba el funcionamiento del método y monitorea los avances durante los meses establecidos para la prueba, de ser necesario aplica los ajustes que consideres pertinentes.

5. Mide y replica

Una encuesta te permite evaluar si los líderes miden los resultados de sus equipos de acuerdo con los objetivos. En esta fase se pueden hacer reajustes tanto en la política como en las propuestas planteadas con anterioridad. Finalmente, documenta el seguimiento del programa para que puedas replicarlo en otras unidades de negocios o ciudades.

Toda estructura flexible necesita de un liderazgo flexible

La flexibilidad mental -en todos los sentidos- debe ser una característica de un buen líder, el cambio debe empezar por él y a partir de ello, ser impulsado en su equipo de trabajo. Cabe señalar que las responsabilidades principalmente recaen en el líder.

Para empoderar a las personas y ayudarles a que alcancen su máximo potencial, un líder flexible debe ayudar a que los colaboradores alineen su propósito de vida personal y laboral con el objetivo global de la empresa.

Trabajar en la introspección tanto del líder como del equipo de trabajo ayudará a conocer los propósitos, no solo para alinearlos con la empresa, sino también para generar un balance entre la vida laboral y personal.

Considera que los KPI’s no deben usarse únicamente para conocer el desempeño laboral, también son útiles para medir los propósitos personales de los empleados, para saber de qué manera han avanzado y cómo apoyarlos para obtener mejores resultados de forma personal y laboral.

Cada persona de la empresa debe tener claro su rol y responsabilidad. Cuando el equipo de trabajo conoce el impacto que tienen sus funciones en el ámbito laboral, se genera un criterio positivo en los resultados deseados. El liderazgo flexible otorga a los demás la opción de elegir, esto aumenta el compromiso por parte del equipo.

Es más sencillo lograr un buen rendimiento cuando se le da a conocer a los empleados los porcentajes que miden sus funciones. Los semáforos de desempeño son una herramienta oportuna para medir el alcance de los objetivos. De esta manera también se podrá conocer el estatus del programa flexible que se desarrolla.

Por: Alma Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares