Cómo ser líder en un mundo pandémico

Líder

¿Un líder nace o se hace? ¿Cuáles son los retos y habilidades más urgentes que tiene que desarrollar de cara al mundo pandémico? ¿Qué importancia tiene la adaptación al cambio para los líderes? Estas y otras preguntas son el motivo de reflexión del autor de este artículo.

Bienvenido a esta nueva era, la que a todos nos tomó por sorpresa. Desde luego: no estábamos preparados para semejante eventualidad, así que la pandemia puso en evidencia lo mejor y lo peor de nosotros.

No obstante, en muchos países de América Latina la palabra crisis nos resulta familiar, cercana, pues las hemos padecido a lo largo de las décadas. “Las dificultades dominadas son oportunidades ganadas”, dijo, con sabiduría, Winston Churchill. Así que el entorno actual nos reta, nos pone a prueba.

He tenido el privilegio de compartir, en diversos foros, mis reflexiones sobre el liderazgo, así que lo vuelvo a repetir, ahora en este espacio: “ser” líder no tiene nada que ver con el “hacer”.

HABILIDADES

Si bien algunas personas desarrollan habilidades de liderazgo, como dirigir, supervisar y coordinar a otros, eso no basta para ejercer un liderazgo acorde a las circunstancias.

Las habilidades (que muchos confunden con atributos) que un líder requiere desarrollar son: awareness, o el despertar de consciencia, que viene aparejado por compromiso, asertividad, resiliencia, comunicación efectiva y escucha activa; propósito y voluntad, aparejado con el manejo emocional; aprender a fluir y soltar; es decir, desarrollar una visión panorámica, con foco en el detalle.

Todas se pueden aprender y desarrollar, por lo que sostengo que un líder se hace. Debemos entender y aceptar que, ese proceso, es más parecido a una carrera de obstáculos y resistencia, mas no de velocidad.

Quizá una de las primeras cosas que debemos entender y aceptar es que en este vivir viviendo no hay prisa, esta es una carrera de obstáculos y resistencia, no de velocidad.

Hay que capitalizar el aprendizaje de ir sorteando cada obstáculo y aprender a administrar nuestra energía para que nos alcance. Como diría la reina Elizabeth I: “La prisa no es elegante”.

Si estás preparado para ser líder, capaz de sobreponerte a las eventualidades, con fortaleza y entereza, entonces podrás ser apto para los retos de este mundo pandémico. Como bien lo dijo Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”

CAMBIOS

Esta nueva era marcará, definitivamente, un antes y un después, históricamente se privilegiaron los bienes de consumo por encima de los bienes de capital y ahora dándole paso al bienestar y desarrollo personal.
Adaptarse al cambio de manera natural nos lleva a incorporar nuevos hábitos, costumbres, creencias, paradigmas, tendencias, procesos y sistemas.

Tan solo veremos a muy corto plazo la reversión de la migración mundial hacia las ciudades (más del 52 % de la humanidad vive en ciudades en el 2021) y el éxodo acabará con la proyección que se tenía que, para el 2040, más del 60 % lo haría.

Cientos de actividades laborales y profesionales no requieren presencia física, motivo por el cual teniendo conexión a internet no importa en que lugar recóndito del planeta habitemos.

El home office llegó para quedarse y veremos, a muy corto plazo, cómo los grandes corporativos se reducirán a pequeñas oficinas en donde solo se esté presente en casos de extrema necesidad.

Como algunos lo habrán experimentado, no precisamente por las “buenas”, sino por las “malas”, los seres humanos nos adaptamos a las circunstancias.

No obstante, el problema surge cuando no eliminamos, de nuestra mente, los pensamientos y sentimientos nocivos.

ADAPTACIÓN

Ser líder implica, entre otras cosas, ser capaz de construir unos sólidos cimientos y estos son las habilidades psico/socio/emocionales que, al igual que las habilidades de liderazgo, nadie nos enseña en edad temprana.

Las formaciones académicas de pregrado, grado y posgrado adolecen de esta información y, por ende, salimos a enfrentarnos al mundo con muy poca preparación y sin las herramientas emocionales necesarias.

Hoy más que nunca, como líderes, requerimos desarrollar nuevas habilidades que nos permitan administrar nuestro tiempo, el que destinaremos al trabajo, familia, amigos y a nosotros.

La prioridad, en estos tiempos aciagos, es precisamente la de desarrollar las habilidades de liderazgo y management para hacerle frente a los acontecimientos, buscando en todo momento el “como sí” y no los trillados “no se puede”, “es cada día más difícil”, “no hay manera”.

El que este dispuesto a hacerlo sin duda alguna saldrá adelante.
Te invito a convertirte en un gran líder de tu vida.


Por Santiago Beorlegui Cano
CEO Vitral, EXTRA y RAE


shares