Cómo vestir para videollamadas

Me ocuparé, en estas líneas, de un tema inadvertido en tiempos de contingencia sanitaria: ¿cómo vestir para videollamadas?

El “buen vestir” y la imagen que queremos proyectar en el trabajo es un tema que se ha visto afectado con el trabajo remoto. Si bien es cierto que ahora, tenemos más horas que antes para alistarnos para trabajar, también es cierto que todos nuestros hábitos se han modificado, incluida nuestra vestimenta.

Se han modificado nuestras horas de sueño, nuestro tiempo frente a una televisión, no salimos del mismo espacio y las distancias que recorremos son mínimas. Y también hemos relajado algo importante: nuestro aspecto, debido a que las actividades presenciales se redujeron al mínimo.

Quizá muchos de nosotros hemos subido de peso durante el confinamiento, entonces, al momento de vestir para videollamadas, recurrimos a prendas que solo cubran la parte superior de nuestro cuerpo.

VESTIR CÓMODO

A pesar de que hay millones de personas que salen a trabajar, a desempeñarse en puestos esenciales, ellos también han relajado el rictus de vestimenta porque, en sus oficinas, el aforo ha disminuido y también las normas del “buen vestir”, si acaso la empresa contaba con un código, se han distendido.

Si bien muchos asesores en imagen se aferrarán a normas inflexibles y reglas a seguir, seamos honestos: no es fácil ajustarse a esta situación cuando nadie la conocía.

Todos estamos aprendiendo a vivirla y no hay reglas escritas para vestir para una videollamada.

Hay quienes se han inventado que los cubrebocas deben combinar con el color del atuendo (yo difiero, debido a que el cubrebocas no es un accesorio, así como las caretas, guantes plásticos y otros objetos de protección).

Esto, en el caso de los trabajan en oficinas; para los que hacemos home office la historia es distinta: si antes nos ataviábamos con ropa formal, ahora no es necesario, además de que sería complicado y excesivo el gasto de la tintorería.

Insisto: esto nos tomó por sorpresa ¡a todos! Por ello no tenemos en el armario un inventario de vestimenta intermedia, acorde a las circunstancias.

Lo más acorde y que nos ayudaría a sentirnos cómodos, y estar presentables, y dar una imagen formal sin excesos, pero llena de comodidad, sería un esquema business casual (similar a lo que portamos los viernes en la oficina), pero ligeramente más relajado.

PROPUESTA DE UN OUTFIT

Yo mismo me he adecuado a la nueva normalidad a través de la prueba y el error; es decir, he identificado las siguientes piezas que pueden utilizar, para vestir para videollamadas.

Y que funcionan tanto mujeres como hombres, pues lucen muy atinadas al momento de vestir, proyectan cierta formalidad y lo más importante: una comodidad infinita.

Va la lista (dame el beneficio de la duda al menos con un outfit):

  • Pantalón chino o caquis, en color neutro o sólido y oscuro.
  • Camiseta de algodón con elastano en color oscuro y sólido (azul marino, negro gris o blanco).
  • Una americana de algodón (o saco informal). Colócalo siempre en tu silla, así cuando aparezcas a cuadro crearás una atmósfera “formal casual”. O bien sustitúyelo por un bomber.
  • Lo anterior y par de tenis cómodos lograrán esa imagen sobria actual, pero, sobre todo, cómoda.
  • Recuerda que trasmites (aún a través de la cámara) la forma en que te sientes, así que te invito a que te animes a jugar con tu ropa, aunque nadie te vea porque tu estado de ánimo se proyectará y tendrá un efecto enriquecedor mientras continuemos en contingencia.
  • No dejes de contactarme y compartirme tu resultado. Recuerda: todos estamos probando este nuevo esquema, así que no temas equivocarte.

vestir para videollamada, herramientas, empleo

Horacio Rosas
Consultor en identidad física


shares