¡Denuncia! #VacantesFalsas inundan la web

Las empresas fantasma existen legalmente, tienen RFC, firma electrónica, utilizan la plataforma del SAT, entre otros puntos. Pero por lo general se constituyen por prestanombres.

Se les conoce como empresas fantasma o fachada, porque sus operaciones son falsas, simuladas o totalmente inexistentes.   

Hay 600 mil empresas fantasma que, de acuerdo con información del SAT, equivalen al 30% de los contribuyentes activos.

Estas empresas son responsables de las renombradas ofertas de trabajo falsas anunciadas en periódicos, volantes repartidos por gente o pegados en muros y hasta por internet.

La Asociación Mexicana de Internet (AIMX), en su informe Búsqueda de empleo por internet 2018, detalla que 81% de la muestra declaró haber buscado trabajo de manera activa en los últimos 12 meses a través de este medio.

¿Cómo operan estas empresas?

De acuerdo con información de empleo.gob ahora es común encontrar vacantes falsas a través de canales digitales, puesto que se ha convertido en el principal medio para reclutar a la gente, además de que está acción se agudiza en portales de empleo que no son formales.

Las vacantes falsas inundan la web en diversas plataformas de empleo, las que encontré, en su mayoría, estaban en Indeed y en menor cantidad en Computrabajo.


Oferta de trabajo falsa publicada en Indeed por vía trabajos.com

La AIMX también informó que 94% de las personas que busca empleo lo hace por medio de una bolsa de trabajo.

De estas, 98% busca en OCCMundial (donde no se encontraron vacantes falsas), esto debido a que, como lo comenta Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas de la plataforma, esta bolsa de trabajo solo presta servicios a empresas que están legalmente constituidas.

Sin embargo, 83% también busca ofertas en Computrabajo y 72% en Indeed.

Lo anterior eleva la probabilidad de que una persona caiga en una oferta de trabajo falsa.

«La necesidad de obtener un trabajo, en ocasiones hace que no nos demos cuenta de las alertas que indican falsedad en una vacante».

Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas en OCCMundial

¿Cómo identifico una oferta de trabajo falsa ?

1. Investigar sobre la empresa: Siempre hay que verificar los datos del contacto de la empresa, en ocasiones estas vacantes tienen un correo de dominio gratuito como Yahoo, Gmail, Hotmail, esta es una primera alerta para detectarlas.

«Por lo general las empresas siempre tienen un dominio propio y no envían correos desde sus cuentas personales, es muy raro. Aunque, algunas pequeñas empresas suelen utilizar estas cuentas gratuitas, lo ideal es ser precavido e identificar siempre a la empresa».

Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas en OCCMundial

2. Anuncios sin nombre de la empresa: Eso es válido, hay empresas que prefieren ocultar el nombre al publicar la oferta. Sin embargo, al momento de contactar a la persona por teléfono o correo, sí es necesario que se identifiquen con el postulante.

«Es importante tener por lo menos el nombre de la empresa y de la persona que te está contactando y posteriormente corroborar, siempre puedes entrar a la página oficial y buscar más información».

Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas en OCCMundial

3. Desconfiar del dinero fácil: Las ofertas publicadas tienen información poco confiable, cuando tienen descripciones como: experiencia no necesaria, contratamos hoy mismo o está publicado el salario y es alto. Así como descripciones genéricas de las actividades a realizar.

«Revisar ofertas similares en otras empresas para darte cuenta del salario aproximado que se está ofreciendo».

Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas en OCCMundial

4. Nunca pagues nada: Ninguna empresa real solicita un pago dentro de un proceso de reclutamiento y selección.

«En estas empresas te suelen pedir que compres un producto, cubrir el costo de un examen o evaluación. Esto no es real, es una señal de alarma. Normalmente las empresas pagan por el reclutamiento».

Alejandra Vera, gerente senior de Relaciones Públicas en OCCMundial

Otras de las características que se repiten en estas ofertas falsas es postear la oferta para trabajo de medio tiempo con tres horarios a elegir, especifícan que la persona debe ser mayor de edad y presentar INE, filtran en medio de la postulación el número telefónico para que los contactes por vía WhatsApp, normalmente el número está separado por guiones, asteriscos o puntos, para que la bolsa de trabajo no los identifique y los oculte.

¿Cómo es el proceso de reclutamiento en estas empresas?
Nos dimos a la tarea de buscar una vacante falsa con el objetivo de relatar, a manera de crónica, el proceso al que se expone un candidato que aplica a estas opciones.

Al ver la vacante en la bolsa de trabajo Indeed, mandé inmediatamente un mensaje al número que aparecía publicado, la vacante decía que le escribiera al Lic. Torres.


Mensaje instantáneo enviado al reclutador Lic. Torres

Él me contestó con todos los requisitos específicos que requerían. Respondí con los datos que me solicitaba. Elegí el horario de las 3 pm y pregunté si debía llevar algún documento.

Lo más importante que detecté, en este momento, fue la clave que pidió que anotar en mi CV: ADM-ELP-86, esto lo repitió dos veces en el mismo mensaje y dijo que no olvidara colocarla como lo indicó.


Características de la vacante de trabajo enviada por Lic.Torres

¿Qué pasó el día de la entrevista?

Con dificultad encontré “las oficinas”, el mapa señalaba que estaban a un costado de una tienda de conveniencia. En el lugar había una plaza en la que vendían vestidos para fiesta de noche, accesorios para celular y demás.

Ubicación de la empresa fraudulenta en Av. 20 de noviembre #126, Centro Histórico de la Cdmx.

Subí por las escaleras eléctricas, me encontré con un piso, regresé a la planta baja y pregunté a un empleado del lugar por el piso dos o las escaleras a un costado del elevador.

Las escaleras se encontraban en el primer pasillo, el elevador estaba fuera de servicio. Subí, el lugar no tenía una buena presentación para ser de una empresa, el edificio se percibía viejo y deteriorado.

No sabía a qué me dirigía o con qué me iba a enfrentar, me encontré con cuartos amplios y bodegas desacomodadas y con aspecto poco confiable. Sobre las puertas se mostraban números con poca visibilidad, me percaté del número del local. Del lado derecho un cuarto con al menos 25 sillas viejas en su interior, totalmente vacío.

Fue raro escuchar música en altos decibeles y ver reunidas a cuatro chicas con vestimenta informal y maquillaje exagerado, recargadas en un escritorio junto a un bafle que retumbaba como si me encontrara en medio de una tardeada de jóvenes de preparatoria.

Habían montones de carpetas y CVs sobre el mueble de la recepción con leyendas hechas con marcadores negros y gruesos.

En el “lobby” cinco sillas de alquiler, en donde dos jóvenes llenaban solicitudes de empleo.

Hola vengo a una entrevista- dije al entrar en la recepción.

Una de las chicas me pidió los documentos y mi identificación original, mientras las demás platicaban casualmente, como si no les importara la impresión que se fuera a llevar una «futura colaboradora».

Me indicó que pasara a la sala del fondo, ahí iban a ir a buscarme.

Me senté en una de las, al menos, 21 sillas sucias, que dejaban ver el relleno del asiento. En la última fila, un chico no dejaba de mirarme, quizá también desconfiaba del lugar en el que nos habían citado.

Llamó mi atención un pizarrón con la siguiente frase -Si la empresa te da desconfianza, retirate :), para entrar a la entrevista…. se paciente, sonríe. Atentamente gerencia-.

Junto al pizarrón había una puerta con una ventana de cristal templado que no me permitía ver quién estaba en su interior.

Mientras veía a jóvenes de veintitantos años deambulando con papeles, llamaron a la persona que podría ser mi competencia, unos segundos después sale un joven de unos 30 años y de al menos 1.80 metros de altura, vestía un chaleco negro, camisa a cuadros, un collar negro con un dije de alacrán encapsulado en resina y tenía en su mano mi INE. Dijo mi nombre completo.

Con amabilidad, me indicó la oficina, era un cuarto en donde apenas cabía una silla para el entrevistador, un escritorio angosto y dos sillas en el lado del futuro colaborador.

Me pide disculpas por la tardanza, a pesar de apenas haber estado cinco minutos ahí, me pide que tome asiento y me regresa de inmediato la INE. Sobre el escritorio se encuentra solo mi solicitud de empleo.

-Mi nombre es Manuel González, soy coordinador de Recursos Humanos. ¿Cómo se encuentra hoy usted señorita? – se presenta.

Contesto afirmativamente. Se alegra de mi estado actual y confirma mis datos escritos en la solicitud.

Vuelve a mencionar mi nombre, dirección y pregunta sobre el tiempo de traslado en llegar a la “oficina”, lo anota en la parte superior de la hoja amarillenta. Con expresiones exageradas y dificultad al hablar, menciona que él vive por el bordo de Santa Fe de donde se traslada en un espacio de hora a hora y media. –¡Ay dios mío!, muy bueno para las fiestas, pero muy malo para la puntualidad- menciona.

De inmediato puedo percibir que es evasivo, sus ojos jamás me ven directo a la cara, su mirada está clavada en un punto fijo entre mi pecho y mi cuello.

Pregunta sobre mi número telefónico, lo encierra y pone “casa”.

¿Y cómo se enteró de nuestra vacante señorita? – me interroga, y anota “internet”.

Después de preguntar por mis empleos anteriores, me explica el giro de la empresa.

-Nosotros somos un corporativo de planeación laboral, lo que nosotros hacemos es el «couch»… la capacitación en masa para el personal de empresas grandes, medianas y pequeñas. Lo hacemos de dos maneras, la empresa envía a su personal a las oficinas para que nosotros los capacitemos o nosotros vamos a capacitar a las oficinas que ellos tienen para tales propósitos.

Toma una bocanada de aire y sigue…

-Pero usted ahorita no se está postulando para trabajar en una empresa, se está postulando para trabajar dentro de este corporativo. Me explica mientras anota al reverso de mi solicitud de empleo los 8 mil pesos que me darían al mes. Somos interrumpidos por un joven de unos 21 años…

–Señor, me permite por favor. Una disculpa señorita- Salen ambos del cuarto.

Por la ventana pasa un hombre robusto que llama mi atención, se ve de edad más avanzada que el promedio de los empleados que trabajan ahí. Puedo calcularle cuarenta y tantos años, lleva saco y playera negros, y le pregunta a la chica en tacones que camina a un lado de él: ¿Quién te entregó el contrato?

Regresa el reclutador y le pregunto cuánta gente trabaja en el lugar.

-En esta sección unas 50 personas.

El tono de su voz cambia drásticamente al agudo:

Mire, como le iba diciendo, le vamos a ofrecer también dos mil pesos semanales. Menciona que voy a tener -prestaciones ley- más comisiones, exalta su agudeza y levanta sus cejas en esta última prestación.

-Estamos ofreciendo un medio tiempo de 9 a 2 de la tarde y de 3 a 8, igual tenemos un tercer tiempo que es de 12 a 5. No me vaya a decir que 12 de la noche a 5 de la mañana, porque ya me lo han dicho. Ríe y corta su expresión de inmediato.

Me pregunta sobre el horario que más me conviene y lo encierra, me dice de manera seria.

-El modelo de contratación es un poco diferente, le vamos a ofrecer primero un contrato de prueba para que se aclimate y se adapte para trabajar en estas instalaciones, posteriormente a eso, se le va a ofrecer un horario de 8 horas con un aumento de mil 800 pesos, este es opcional, señorita.

Me explica que si en el momento en que me lo ofrecen yo no lo quiero, me puedo quedar con mi horario corto.

-Nuestro proceso de contratación consta de dos filtros, el primer filtro es esta entrevista, usted me agrada mucho ¡felicidades! lo ha logrado.

Me dice de manera robotizada y sin expresión alguna.

Ya el segundo filtro depende de un examen psicométrico, se enviaría a su cuenta de internet, hoy de 6 a 7. Usted va a resolver el examen y lo reenviaría, y de 2 a 3 horas posteriores se le da el resultado y una nueva fecha para otra entrevista. ¿Tendría alguna duda al respecto?

– ¿Cuáles son las prestaciones de ley? – le cuestiono.

Me comenta de manera dudosa y evasiva, -“Seguro social, aguinaldo, etc, etc. Todas las que están previstas en la ley-.

– ¿Cómo es el trabajo por comisión?-

Duda antes de contestarme…

-A usted se le va a pagar una comisión dependiendo del trabajo que se le asigne. Es administrativo, no se preocupe de ninguna forma.

– Pero, ¿Cómo cuales me pueden asignar?

-Sería de seguimiento de archivos, captura de datos o recepción de documentos. Mucho depende ya de a quien se le asigne en el momento en que esté contratada”.

Confirma mi correo electrónico escrito en la solicitud. Al tiempo que le cuestiono sobre el primer contrato que otorgan y el lapso que lo tendré.

-Es un contrato de prueba, únicamente es para que usted se adapte y se acostumbre a… –Pero ¿No tiene tiempo? – interrumpo.

-No, es de tiempo indefi… de tres meses, se le va a dar el segundo contrato que es de tiempo indefinido. Una vez que recibe el contrato, usted está oficialmente contratada-, detalla que el primer contrato solo es una mera formalidad.

– ¿Tengo tiempo para contestar el examen? –, le pregunto

Es de tiempo señorita, las spoilers, la preguntas, están cronometradas es todo lo que yo sé de ese examen-, responde evasivo y molesto a mi cuestionamiento.

Después de 10 minutos de entrevista y sin más dudas que le pudiera externar, sin percibir que le cuestionaba todo sobre la empresa, me retiré en espera de la llegada del examen psicométrico. Pero…

Lic. Torres no respondió mis mensajes y ya no hubo prueba psicométrica.

¿Qué pasó después de la entrevista?

La forma en que operan estas empresas con ofertas de trabajo falsas, según los testimonios publicados en Denuncia Fraude Empleos México en donde a primera vista hay un listado de 32 direcciones que publican vacantes falsas en internet, las cuales cambian de nombre constantemente.

Entre ellas está a la que acudí.


Lista de direcciones de las empresas que han sido denunciadas a la página.

Algunos testimonios de la misma dirección a la que acudí, publicados en la página.

Testimonio uno, aquí el link directo a la publicación


Testimonio anónimo sobre la capacitación de la empresa fraude

Testimonio dos, aquí el link directo a la publicación


Testimonio anónimo de la capacitación de la empresa fraude

Testimonio tres, aquí el link directo a la publicación


Testimonio anónimo de la capacitación en la empresa fraude

Al buscar la página oficial de la empresa Sistemas Marmotas, que seña la vacante a la que me postulé, me encontré con que dicha razón social está enterada de que usan su nombre para ofertar puestos de trabajo que son ajenos a ellos.

Comunicado de la página web oficial de Sistemas Marmotas

Las mismas empresas publican diversas vacantes de trabajos accesibles y bien remuneradas. Lo único que cambia es el nombre del corporativo que postea, pero la dirección se repite.


Empresa postea una vacante falsa con las mismas características del puesto

¿Cómo puedo proceder legalmente?

Alejandra Vera señala que las vacantes falsas se pueden denunciar ante el Ministerio Público (MP) y a delitocibernetico_pf@ssp.gob.mx

Además OCCMundial, también cuenta con el correo:atencion_fraude@occ.com.mx en donde los usuarios de la bolsa de trabajo que detecten alguna anomalía pueden reportar el caso.

Asimismo, de acuerdo con Germán de la Garza, abogado laboral y socio del despacho Mowat, sugiere asesorarse con un abogado privado o el que otorgue la Procuraduría de la Defensa del Trabajo, con la posibilidad de presentar una demanda, dependiendo del caso.

Sin embargo, Fernando Senties director de AMITAI y Fundación de la Asociación Mexicana de Programas de Ética y Cumplimiento (AMPEC), indicó que en el caso de querer hacer una demanda se debe contar con las evidencias suficientes para probarlo y demandar por la vía civil por daños , «Pero difícilmente valdría la pena», asegura.

Por lo que sugiere hacerlo por medio de las redes sociales, para causar reproche social o daño a su reputación, ante estas prácticas deshonestas.

Además, asegura, que cualquier persona que se encuentre en una empresa, aún tratándose de un periodo de prueba, tienen derecho a un salario. De esta manera sí se puede demandar por la vía laboral.

Por: Brenda Martínez @Brendaluma96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares