La Estrategia Nacional para el futuro del trabajo en México

futuro-trabajo

El futuro del trabajo viene de la mano con la revolución digital y ya se manifiesta en México, por eso es necesario transformar las relaciones laborales, las formas de producción, la cultura empresarial y laboral, por eso es necesario trabajar en la Estrategia Nacional que resuelva todas las necesidades, enfatizó Alejandro Salafranca Vázquez, titular de la Unidad de Trabajo Digno de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

La titular de la STPS Luisa María Alcalde Luján destacó durante su participación en la “Declaración del Centenario de la Organización Internacional del Trabajo para el Futuro del Trabajo” que se convocarán a todos las inteligencias de la nación para trabajar en el diseño de un México productivo.

La Estrategia Nacional

La Estrategia Nacional que concierne al futuro del trabajo se basa en tres ejes:

Un diagnóstico de la vocación productiva nacional que ayude a fomentar de manera adecuada el desarrollo de cada zona,  para así mejorar las habilidades y capacidades de los trabajadores.

Diseño, ubicación y construcción de vocaciones que en un futuro sean productivas para el país, mismas que se relacionen con innovación, diversificación de sectores, perspectiva de género y soberanía del conocimiento.

Crear y cumplir con una regulación justa y apta para el emprendimiento, el desarrollo de negocios y los flujos de la inversión, todo lo anterior sustanciado sobre condiciones dignas para el trabajo.

La transformación como reto

Alejandro Salafranca destacó que las nuevas formas de trabajo no son amenazas, sino retos de liderazgo que tendrán beneficios para todos. Agregó que se generarán nuevos empleos y se renovará la distribución del trabajo, al mismo tiempo se añadirá valor y miles de puestos de trabajo se tornarán precarios.

El funcionario afirmó que la Secretaría del Trabajo diseña y genera una política pública con sentido social e inclusiva que cuenta con garantía. Agregó que la agenda de análisis también debe incluir la obligación para que toda forma de trabajo asegure: seguridad social, creación de la figura del profesional discontinuo, disminución o desaparición del régimen voluntario de incorporación al Seguro Social, mejora al salario mínimo, pensiones no contributivas y seguro del desempleo, solo por mencionar algunos ejemplos.

Por: Alma Gómez

Tal vez te interese leer:
El futuro del empleo ha llegado a la industria automotriz
El futuro del empleo: esquemas ágiles y transformación digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares