Garantizan derecho de sindicación y negociación colectiva

Anteriormente, el hecho de que un empleado se uniera a un sindicato, se organice para la creación de uno que defienda y promueva sus derechos laborales, era un motivo para generar controversia con la industria privada aunque no fuera ilegal tener esta actividad. Se le dio una mayor relevancia a la protección patronal, por lo cual los trabajadores quedaron en una posición desfavorable.

Por otro lado, desde el sindicalismo, estas organizaciones se gestaron como otro instrumento del poder, muchos dirigentes y exdirigentes no poseen credibilidad, entre ellos podría resonar Elba Esther Gordillo, ocupó la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, o Carlos Romero Deschamps, líder sindical de Pemex; sólo por mencionar algunos que han superpuesto los intereses propios y políticos, antes que el de los trabajadores, por lo cual toma relevancia la prohibición de que el patrón o el Gobierno puedan tener injerencia en su organización.

La falta de representación de los empleados se refleja en el mundo laboral con puestos de baja calidad, orientados a la informalidad y donde, en pocos casos, se logra un balance de vida, ya que se nos ha calificado como uno de los países que más horas trabajan (2,255 horas) con retribuciones monetarias y prestaciones asimétricas, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La posibilidad de poder tener libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, como lo dice en el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva, aprobado en el Convenio 98 de la OIT, podría ser la puerta para acabar con la falta representación en los sindicatos, que sean realmente los empleados los que estén en las negociaciones que podrían mejorar su vida laboral.

“Dicho instrumento fortalecerá el marco de protección a los derechos de sindicación, libertad sindical y negociación colectiva, que resultan imprescindibles para que las y los trabajadores y quienes los emplean, puedan establecer reglas justas respecto de las condiciones de trabajo, con el fin de encontrar equilibrio entre sus intereses, en un marco de respeto a los derechos humanos laborales y la dignidad de las personas.” Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)

Para garantizar el cumplimiento del convenio, firmado por la mayoría en el Senado en septiembre de 2018, la OIT aceptará la recepción de las quejas en caso de despidos o perjuicios en cualquier forma a causa de su afiliación a un sindicato o por la participación en actividades sindicales, u obligarlo a no integrarse a ningún sindicado. Además de que se demanda la creación de organismos que garanticen este derecho.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha externado su inconformidad por la aprobación de este convenio, argumentando que se contrapone con los anteriores que habían negociado con la OIT y la falta de consenso con el sector privado. Anteriormente, ya habían solicitado un análisis y debate amplio sobre la implementación de estos artículos.

TW: @Parendone

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales