El home office y el futuro de la oficina: retos y oportunidades del modelo híbrido

El trabajo remoto llegó para quedarse. No obstante, a un año del inicio de la pandemia, de acuerdo a un informe elaborado por el Tec de Monterrey, el 69% de los mexicanos está dispuesto a trabajar en un esquema híbrido; es decir, alternar el trabajo presencial, en oficinas, con el home office. Un año después, con una economía que registró una caída del 8.5%, con la expectativa de recuperarse a un ritmo de entre 2.5% y 4.6% para este 2021, ¿estamos preparados para el reto del modelo híbrido?, ¿qué enseñanzas organizacionales nos dejó el 2020?

Por Erick Baena Crespo

El pasado 28 de febrero se cumplió un año de que se registrara el primer caso positivo de coronavirus en México. A partir de entonces las autoridades sanitarias iniciaron el monitoreo de casos e implementaron medidas sanitarias de contención.

El 16 de marzo de 2020, la Secretaría de Salud anunció la Jornada Nacional de Sana Distancia, lo que derivó en el cierre de actividades no esenciales y la suspensión de eventos masivos. En ese momento nadie habría imaginado que, un año después, millones de trabajadores mexicanos continuarían en sus hogares.

home-office
Foto de Victor He en Unsplash

A partir de ese 16 de marzo, de forma abrupta, algunas empresas enviaron a sus colaboradores a trabajar desde casa, sin importar el puesto o nivel de responsabilidad.

De acuerdo con la Encuesta sobre el Impacto Generado por Covid–19 en las Empresas (ECOVID–IE), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), solo 12 de cada 100 empresas implementaron el trabajo remoto como una medida de respuesta ante la pandemia, principalmente corporativos. Lo que significa que la posibilidad de hacer home office, ese sueño dorado para muchos, es también un privilegio. ¿Por qué sólo 12 de cada 100 empresas apostaron por esta modalidad.

Regulación del trabajo remoto

De acuerdo a cifras de la STPS, el 70% de las actividades administrativas, previo a la pandemia, podrían realizarse bajo el esquema del home office.
No obstante, a pesar de que los especialistas consideran el trabajo remoto como una estrategia de motivación y eficiencia, los empleadores –en el mundo corporativo prepandemia– no estaban convencidos, del todo, de las virtudes de esta modalidad.

home-office
Foto de Yasmina H en Unsplash

Pero llegó la Covid–19 y obligó a las empresas a adoptar dicho esquema de un día para otro, de manera forzada. ¿Eso en que derivó? Alberto Hernández Reyes, académico de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey, especialista en materia fiscal, impuestos y estrategia de negocios, elaboró un estudio, basado en encuestas, que detalla que en México el home office, en el contexto de la emergencia sanitaria, pasó del 39 al 68%.


“Eso demuestra que nos adaptamos rápido. Pero eso no quiere decir que estemos listos”.

Alberto Hernández Reyes, académico de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey.

Conoce los descubrimientos de la investigación del catedrático del Tec de Monterrey:

La reforma a la Ley Federal del Trabajo

En 12 de enero pasado se promulgó la reforma al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) en materia de Teletrabajo. La reforma contempla que los patrones deberán proporcionar, instalar y dar mantenimiento a las computadoras, impresoras, así como otorgar sillas ergonómicas. También están obligados a asumir una parte proporcional del costo del servicio de internet, telefonía y luz.

–En un contexto en el que, tanto las pequeñas y medianas empresas como los corporativos, dan una batalla por no ir a la quiebra, ¿es viable, financieramente, el cumplimiento de esta ley? –le pregunto a Hernández Reyes.

–Si bien muchos, antes de la pandemia, hacíamos trabajo en casa, la ley no estaba lista. Así que los legisladores se vieron obligados a regular este tipo de relación laboral. Debemos sincronizar otras leyes, para hacerlo viable. El IMSS no tiene, todavía, como forma de alta el teletrabajo, o el trabajo en casa. En la ley se establece que, para el pago de los servicios, empleador y empleado tienen que llegar a un acuerdo para determinar qué porcentaje pagará el patrón de la factura de internet. No obstante, la ley fiscal todavía no contempla de qué forma los patrones podrán hacer deducible el pago de esos servicios que están a nombre del trabajador. ¿Es viable? Será complicado –responde.

Un año después, con una economía que registró una caída del 8.5%, con la expectativa de recuperarse a un ritmo de entre 2.5% y 4.6% para este 2021, ¿estamos preparados para el reto del modelo híbrido; es decir, alternar el trabajo presencial, en oficinas, con el home office?, ¿qué enseñanzas organizacionales nos dejó el 2020?

El año de la reinvención

PM Steele es una empresa dedicada al diseño, fabricación y comercialización de mobiliario de oficinas y sistemas de almacenamiento. Se fundó en 1950 y la pandemia les llegó en plena celebración de su 70 aniversario. Y los obligó a reinventarse, a innovar.

“Hace un año nos dimos cuenta que teníamos, frente a nosotros, una gran área de oportunidad. Y esta área era innovando el mobiliario de oficina. PM Steele creó una línea que se llama ‘Steele Cov’, que incluye soluciones en mamparas y biombos, para que los colaboradores se sientan seguros y protegidos”, explica Fernando Núñez Colín, subdirector de recursos humanos de PM Steele.

Nuñez sostiene que todas las empresas, sin importar el sector, deberían de tener la siguiente premisa dentro de su estrategia: renovarse o morir. Y en este contexto de emergencia sanitaria las organizaciones están obligadas a innovar.

“A nosotros la crisis nos golpeó, debido a que las empresas apostaron por el home office –confiesa Núñez Colín–, así que pocas han invertido en el mobiliario de oficina. No obstante, nosotros no nos quedamos pasmados y buscamos, también, ofrecer soluciones para hacer el trabajo remoto”.

A la par de dichas soluciones, también brindan asesoría a empleadores para la reconfiguración de sus espacios de trabajo, “pues sabemos que muchas empresas, de los sectores esenciales, estarán abiertas y requieren espacios cómodos, seguros y eficientes”. Esas fueron algunas de las estrategias que implementó PM Steele para adaptarse a la nueva realidad.

La empresa farmacéutica que se adaptó al teletrabajo

Boehringer Ingelheim es una compañia farmacéutica global. En su página web se lee: “Con sede en Ingelheim, Alemania, la empresa opera globalmente en 145 afiliadas y cuenta con un total de 47 mil 500 empleados.

El foco de la compañía fundada en 1885, es la investigación, el desarrollo, la fabricación y la comercialización de nuevos medicamentos de alto valor terapéutico para la medicina humana y veterinaria”. ¿Cómo se adaptó una empresa esencial, que fabrica medicinas, a una emergencia sanitaria?

Fernando Zallocco, director regional de recursos humanos de la compañía para Sudamérica, México, Centroamérica y El Caribe, confiesa que, al arrancar la pandemia, tuvieron que tomar decisiones drásticas de un día al otro.

Conoce qué hizo esta empresa farmacéutica para resistir los cambios que trajo consigo la pandemia en el reportaje completo:

El modelo híbrito: retos y oportunidades

“Las oficinas no desaparecen, sino que se se reinventan. Un año después nos damos cuenta de todo el potencial que tiene el home office. Algunas empresas lo verán como un ahorro; otras lo verán como un sacrificio a su productividad. No obstante, el esquema híbrido será la opción al futuro porque las personas, a pesar del distanciamiento social, necesitamos el contacto”, sostiene Núñez Colín.

home-office
Foto de airfocus en Unsplash

A eso habría que añadirle que la posibilidad de trabajar desde casa es un privilegio: según las cifras Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del Inegi, difundida en abril de 2020, 31.3 millones de personas ocupadas de 15 y más años se encuentran en el empleo informal, lo que representa el 56.2% de la población económicamente activa en México.

Boehringer Ingelheim, por su parte, está transitando hacia el modelo híbrido. Conoce las razones y la manera en la que lo hacen aquí:

¿Las oficinas desaparecerán?

Los especialistas coinciden en dos puntos: el esquema híbrido de colaboración será el dominante en el futuro y las oficinas no se extinguirán, sino que se convertirán en espacios flexibles. En dichos espacios físicos se desempeñarán actividades esenciales, como juntas programadas, reuniones con clientes, cierres de mes, entre otras.

En ese sentido, el profesor Hernández Reyes también reveló que al 85% de mexicanos les gusta el trabajo remoto. No obstante, dice, el 69% está dispuesto a trabajar en un esquema híbrido.

“Hay ganadores y perdedores en esta etapa. Las empresas que se dedican a los servicios de internet, el mobiliario y las empresas de paquetería han ganado. Las familias han perdido, porque han aumentado los divorcios y la violencia intrafamiliar”. Y le añade una cifra oscura a su comentario: “Con el home office, desafortunadamente, la violencia intrafamiliar aumentó en un 71%, pues la convivencia ha estresado a las familias”.

home-office
Foto de Joshua Rawson-Harris en Unsplash

Su investigación también arrojó otros datos asociados a los riesgos de trabajo: “Descubrimos que aumentaron, asociados al home office, los transtornos musculoesqueléticos y la fatiga visual”.

Por otro lado, agrega Hernández Reyes, hace falta sensibilizar a los empresarios sobre las necesidades de sus colaboradores. Antes de la pandemia, en el mundo de RH, se hablaba que el capital humano era el recursos más importante de las organizaciones, pero ahora hemos retrocedido, al grado que se escucha a muchos líderes de RH decir: “Agradece que tienes trabajo”.

Te invitamos a conocer cuál ha sido el retroceso que tuvieron las áreas de Recursos Humanos y las empresas:


Hernández Reyes concluye:


“Tendremos que estar preparados para un regreso híbrido al trabajo. Eso será parte de la nueva normalidad”.

shares