Las empresas necesitan de las habilidades blandas

Recientemente, LinkedIn dio a conocer el reporte Global de Tendencias de Talento, en el cual se destacan las habilidades blandas como una posibilidad para tener talento en las empresas. La evolución de estas habilidades se ha visto relegada durante mucho tiempo, pero ha retomado importancia.

Las habilidades blandas son aquellas que se conforman por las aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores adquiridos, las preguntas de comportamiento y situación pueden ser efectivas si se aplican de manera consistente, son susceptibles a sesgo y con frecuencia provocan respuestas bien ensayadas.

Las habilidades blandas que más ayudan a las empresas son: creatividad, persuasión, colaboración, adaptabilidad y gestión de tiempo, estas pueden determinar el éxito de un equipo y de una compañía entera.

En México, el 96% de los encuestados considera que es más importante ser contratado por poseer habilidades blandas. Por otro lado, el 80% considera que las habilidades blandas están creciendo en importancia para que una compañía sea exitosa, y el 92% cree que las habilidades blandas son tanto o más importantes que las habilidades duras al momento de ser contratado.

Algunos profesionales del reclutamiento utilizan diferentes formas para poder conocer estas habilidades, 75% realiza preguntas de comportamiento, 70% lee el lenguaje corporal, 58% realiza preguntas situacionales, 31% hace preguntas sobre proyectos y el resto se basa en evaluaciones basadas en tecnología.

Para comenzar a conocer las habilidades blandas de los candidatos puedes seguir estos 6 consejos que da la red social para profesionales:

  1. Determina las habilidades blandas que más valor dan a tu empresa: habla con los líderes de tu empresa para conocer cuáles son las habilidades blandas que necesitan para lograr las actuales y cuáles deben desarrollar para los retos del futuro.
  2. Identifica y define cuáles son las habilidades que necesitan para el puesto: verifica que los gerentes y reclutadores estén de acuerdo con las que han destacado como importantes. Asegúrate que todos estén alineados con las habilidades a evaluar.
  3. Haz una preselección de candidatos: Existen muchas herramientas que te pueden ayudar para hacer este primer filtro con un menor sesgo. En esta evolución puedes implementar juegos y preguntas para conocer las fortalezas y habilidades de tus candidatos.
  4. Considera que puedes tener sesgo: cuando realizas este proceso de forma desordenada y sin estructura, te vuelves más susceptible al sesgo inconsciente, por ejemplo: puede ser que uno de los candidatos te resulte más o menos amigable o que te recuerde a alguien.
  5. Estandariza las preguntas de entrevista: no es malo hacer preguntas sobre comportamiento o situaciones, siempre y cuando las uses de forma constante y responda a las habilidades deseadas. Todos los reclutadores deben de aplicarlas de la misma forma para poder establecer comparativos, aunque el entrevistador sea diferente.
  6.  Pregunta sobre soluciones para conocerlas en acción: primero solicita una solución en la cual el candidato utilice sus habilidades duras (técnicas) y después, introduce nuevas restricciones y condiciones a la misma situación (por ejemplo, el doble de su presupuesto). De ese modo, podrás ver cómo se adaptan al cambio, su visión y la forma en que comunica su enfoque.

*Este reporte recopila encuestas y entrevistas de más de 5,100 profesionales, en 35 países, incluyendo México, con características de comportamiento y consejos acerca de qué acciones pueden poner en marcha las compañías para mejorar el entorno laboral.

Por Pamela Rendón Echeverría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
shares