Libera las toxinas de la oficina

¿Trabajas más de 8 horas en oficina? ¿Te quedas sentado hasta la hora de la comida o salida? ¿Te consideras una persona sedentaria?

Si has respondido que sí a la mayoría de estas preguntas, tienes una mayor probabilidad de padecer enfermedades no transmisibles (ENT), como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero no te alarmes: te presentamos una solución simple y preventiva para que no te conviertas en una estadística.

En el año 2018, la OMS detectó que la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad, situación que viven más de 21 millones de personas en México, según la encuesta realizada en 2017 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Fomentar la práctica regular de la actividad física ayuda a mantener un nivel de bienestar físico y mental, mejora la salud cardiorrespiratoria, fortalece el sistema óseo y disminuye el estrés y la depresión, de acuerdo al Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (Oment).

En un trabajo de oficina las jornadas son de 8 a 10 horas, aproximadamente, con un receso para comer. Lamentablemente, este sistema no es saludable para nuestro cuerpo, asegura José Mársico, fundador de Body Systems, quienes por más de 15 años se han especializado en wellness para empresas.

En 2018, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dio a conocer que los mexicanos son los que más horas trabajan al año, 2,255 horas, y nos registran dentro de los países con porcentaje de productividad más bajo. Si lo comparamos con Alemania, que registró la menor cantidad de horas anuales, 1,363 horas, tiene una mayor productividad, situándose como el 5to país más productivo a nivel mundial.

Investigaciones realizadas por la OMS han demostrado que las iniciativas en el lugar de trabajo pueden contribuir a reducir el absentismo por enfermedad en un 27% y los costos de atención sanitaria para las empresas en un 26%, por eso implementar medidas para mejorar la salud de sus colaboradores es un tema de negocio.

¿QUÉ ES UNA PAUSA ACTIVA?
Una pausa activa es una práctica implementada para el bienestar de los colaboradores, la cual permite que se dispersen, estiren y/o relajen durante los horarios de trabajo. Estas actividades se deben de realizar al menos 1 o 3 veces al día, mínimo 2 veces por semana, lo cual ayudará a prevenir problemas en la salud física y mental de quienes se desarrollan dentro de las empresas.

PAUSA ERGONÓMICA O POSTURAL
Este tipo de actividad ha tomado relevancia debido a que los riesgos ergonómicos representan una parte considerable de la carga de morbilidad derivada de enfermedades crónicas: 37% de todos los casos de dorsalgia o dolor de espalda originado en la zona de las vértebras son causados por riesgos ocupacionales, reportó en el 2017 la OMS.

El objetivo de este tipo de pausa activa es lograr una mejor calidad de vida a través del buen uso de las herramientas de trabajo, pues un manejo incorrecto del mobiliario podría causar daños irreversibles en la salud de los colaboradores.

¿Cómo deben ser? Con ejercicios de flexibilidad, que producen un cambio de posición y mejoran el proceso de los músculos que están involucrados en la actividad laboral, a manera de descanso activo con movimientos de bajo impacto que ayudan a tener movilidad en las diferentes partes del cuerpo.

PAUSAS DE RELAJACIÓN
El año pasado la UNAM dio a conocer que 8 de cada 10 organizaciones en México son tóxicas, debido a las prácticas internas. La mayoría de ellas no tiene las condiciones adecuadas para sus colaboradores y generan diferentes trastornos mentales como: estrés, síndrome burnout, entre otros.

Por Pamela Rendón Echeverría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close