Licencias parentales, una apuesta por la equidad

Las empresas que otorgan licencias de paternidad extendidas son escasas en nuestro país. No obstante, 54% de los mexicanos está de acuerdo en que la licencia de paternidad se aplique, de forma similar, al periodo por maternidad, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Género 2015, elaborada por la UNAM.

La crianza compartida combate los estereotipos de género, tan nocivos para el ámbito familiar como para el laboral, así que apostar por las licencias de paternidad no solo vuelve más competitiva a una empresa, sino que refleja su compromiso por un país más equitativo.

Desde hace siete años, los hombres cuentan con cinco días de licencia por paternidad, pero 7 de cada 10 hombres no goza de estas prestaciones, según reveló Early Institute en su publicación Parental Leave and Beyond. La baja participación en las licencias de paternidad puede estar ligada a que es responsabilidad del empleador, mientras que las 12 semanas de licencia materna son pagadas por el Seguro Social.


A nivel mundial, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es una tendencia que las licencias paternas se asemejen a las que ofrecen por maternidad. Actualmente, los países donde otorgan los permisos de hasta 52 semanas, incluso en periodos más largos a las licencias de maternidad, son Corea del Sur y Japón. En promedio el período de licencias de paternidad en los países afiliados a la organización es de 8. 2 semanas.

TESTIMONIOS

Recientemente, en la presentación del Estudio Económico de México 2019 de la OCDE, José Ángel Gurría, secretario general de dicha organización, puntualizó algunos factores de riesgo para el desarrollo de nuestro país, entre los que estaban la baja participación de las mujeres en el sector laboral.

En el informe de La Lucha por la Igualdad de Género: Una Batalla Cuesta Arriba de 2017, la OCDE aseguró que la participación de los padres en la prestación de cuidados también es crucial para garantizar que las madres puedan permanecer y progresar en sus trabajos remunerados.

El 97.9% de hombres de 25 a 49 años de edad que tienen hijos menores de 3 años desempeñan una actividad económica en el mercado laboral, mientras que tan solo el 40.9% de mujeres logra hacerlo en las mismas condiciones, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017.

Miguel Canul Sánchez, gerente de estadística en AT&T, tiene una hija de dos años y no cuenta con parientes cercanos en la CDMX, pues proviene de Yucatán. Su esposa también trabaja. Él siempre opta por el bienestar de su familia, incluso en el trabajo, ya que le dio el sí a AT&T porque los beneficios le permiten atender cualquier urgencia familiar.

“A la hora de elegir el lugar en el que quiero trabajar valoro mucho que se me permita equilibrar mis responsabilidades con el tiempo que paso con mi familia. No eligiría un lugar que no me permitiera pasar tiempo con mi hija, a quien incluso -antes de entrar a AT&T- llevé a entrevistas, para reflejar que mi familia es lo más valioso para mí”, comparte Canul Sanchéz. Le parece injusto, opina, que las mujeres tengan que renunciar a su carrera cuando deciden ser madres.

Luis de la Parra, director comercial de Natura México, tiene dos hijos. Tuvo a su primera hija en un trabajo anterior, en donde le otorgaban cinco días. No obstante, no pudo tomar la licencia, pues surgió un viaje de negocios. Confiesa que eso, la ausencia, fue algo duro para él, pues se perdió de mucho.

Con su segundo hijo, la experiencia fue totalmente diferente, ya que no tuvo que preocuparse por la parte económica, debido al seguro de gastos médicos mayores. Estuvo en el parto y se pudo desconectar por completo con los 40 días de licencia que tuvo.“No imaginaba que pudiera disfrutar así de la paternidad, al principio cuando nos dieron la noticia de esta prestación, pensé que era broma”, agregó De la Parra.

CRIANZA COMPARTIDA
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) aseguró que la situación de los niños en América Latina en relación con su crianza es compleja porque generalmente esta queda a cargo de la madre, o alguna mujer vinculada directamente con su cuidado.

“Ambos padres tienen obligaciones comunes respecto a la crianza y desarrollo de los hijos”, se lee en el articulo 18 de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, pero la Unicef detecta ocho detractores que dificultan la paternidad activa:

  • El estrés (laboral, económico, etc.).
  • Ser workaholic.
  • Los conflictos (constantes y/o alta tensión) con la madre.
  • La violencia intrafamiliar (tanto entre la pareja como el maltrato infantil).
  • Distractores que dificultan estar presentes en la paternidad, como la TV, el computador, el teléfono celular, etc.
  • El machismo: creer que el cuidado de los hijos es tarea de las mujeres y que el rol de papá es de ayudante.
  • Creer que la presencia como padre no es tan importante o que es reemplazable.
  • No estar atento a las necesidades.

Algunos especialistas de la Unicef mencionan que compartir las responsabilidades de manutención, así como las de crianza, promueve la paternidad igualitaria, lo cual ayuda a que los niños tengan una mejor autoestima, sean más sociables, tengan un mejor desempeño escolar, inteligencia emocional y en el futuro hay una mayor probabilidad de que sean adultos comprometidos.

BENEFICIOS
Los colaboradores que han hecho válida una licencia de paternidad recomiendan a los hombres elegir una empresa que contemple este tipo de prestaciones, con el fin de balancear su vida con el trabajo.
Los especialistas en Recursos Humanos consultados afirman que, para hacer efectivas las licencias de paternidad, deben de hacerse acompañar de otra serie de beneficios:

Seguro de gastos médicos mayores: contar con esta prestación aligera la carga económica del parto, permitiéndole a los colaboradores vivir la experiencia de forma distinta, dejando atrás el estrés de la sala de espera: “El seguro de gastos médicos mayores me permitió vivir una experiencia diferente, con un parto en agua y, como papá canguro, pude sentir como, poco a poco, se sincronizaba el corazón de mi hijo con el mío”, cuenta De la Parra.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) un plan para parto normal oscila entre $4,060 y $23,100; para cesárea entre $6,490 y $34,762, estos planes incluyen hospitalización, honorarios médicos, medicamentos, servicios para la mamá y el recién nacido. Un seguro de gastos médicos mayores contratado de forma independiente, que cubre a una pareja de entre 30 y 35 años tiene un costo anual que oscila entre los $28,180 y los $46,682.

Flexibilidad: en AT&T otorgan a todos sus colaboradores 40 horas al año para que puedan ocuparlas en lo que necesiten y las administren como gusten. Por otro lado, el trabajo remoto y el viernes flex también impulsa la convivencia familiar, así lo describe Luis de la Parra, ya que no tiene que perder tiempo en trasladarse y así puede dedicar las tardes a su familia.

María Antonieta Domenzain Carmona, training & communication manager Allianz, asegura que “muchos padres solicitan sus días de trabajo remoto para poder hacerse cargo de sus hijos, de forma que con estos beneficios que ofrecemos a todos los colaboradores logren un balance de vida positivo”.

Licencia de paternidad extendida: los hombres tienen una licencia de paternidad restringida. Algunas empresas, como Natura, otorgan 40 días a sus colaboradores para que puedan apoyar y disfrutar del nuevo integrante de la familia.

Hacer actividades integradoras: Albeth Rubio, AVP de diversidad e inclusión de AT&T en México, sostiene que se deben de organizar actividades -dentro de las empresas- que permitan que los hijos acudan a las oficinas, y así fomentar la convivencia y el sentido de pertenencia.

Medio día en el cumpleaños de sus hijos: “Casi en todas las fiestas los padres no están presentes o están obligados a recorrerlas al fin de semana. Por eso, nosotros -en Natura- le otorgamos mediodía al padre del niño cumpleañero para que pueda disfrutar el día en compañía de su pequeño”, agrega De la Parra.

Los especialistas en RH concluyen que es obligación de los líderes promover el desarrollo integral de todos sus colaboradores, quienes no solo tienen responsabilidades y objetivos en los Centros de Trabajo, sino también en sus vidas diarias. Y el equilibrio entre vida personal y profesional de los colaboradores no solo tendrá beneficios en el estado de ánimo y compromiso de las personas, sino -incluso- en la rentabilidad de las empresas.

Por Pamela Rendón Echeverría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares