Mejora la selección del personal con la grafología y morfopsicología

¿Haz escuchado sobre la grafología y la morfopsicología? Son herramientas para mejorar la selección y el reclutamiento del personal. El plus que te hacía falta está aquí, entérate de qué se trata.

Estos estudios te pueden ayudar a reducir de siete a tres entrevistas, explicó Rosalinda García, especialista en personalidad, en entrevista para Mejores Empleos.

El rostro es una proyección del interior, de esta manera sabes cuáles son los indicios que se deben esperar de una persona y lo que es de cuidado.

Rosalinda García, especialista en personalidad.

Por otro lado, la grafología es una prueba proyectiva, gracias a esta se puede interpretar la psique de una persona, mediante firmas, textos e incluso dibujos o garabatos, explicó la especialista.

¿Por qué ayuda a la selección y reclutamiento de personal?

Las empresas con regularidad tienen niveles de rotación altos, sobre todo en puestos operativos, también es cierto que algunas buscan un alto grado de confiabilidad en sus colaboradores, por ejemplo el sector de seguridad privada.

Es importante tener un análisis más allá del consciente de la persona en la entrevista, reforzado con el de su rostro, su voz o un dibujo.

Con la morfopsicología puedes evaluar al candidato y saber qué proceso neurológico (mente, emoción o acción) tiene más desarrollado desde el primer momento, con solo observar su rostro, explicó.

¿Grafología o estudios psicométricos?

Los estudios psicométricos están basados en pruebas hechas anteriormente y son totalmente generalizados. Sin embargo, la grafología analiza a la persona de manera individual y en tiempo real.

No digo que no existan buenas pruebas psicométricas pero fueron creadas años antes, para grupos poblacionales diferentes y muchas veces no se actualizan.

La grafología te dice cómo es la persona en vivo, es decir, el inconsciente en tiempo real.

Tal vez te interese leer La digitalización del área de Recursos Humanos y Reclutamiento sostenible e inteligente.

Por: Brenda Martínez

shares