Migración laboral: discriminación y empleo en México

trabajo-migrante

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la migración laboral se define como el desplazamiento de las personas desde su país de origen hacia otro, con el objetivo de trabajar.

En los países de origen

Puede resolver los problemas que ocasiona el desempleo, además de contribuir al desarrollo por medio de remesas, trasferencia de conocimientos, surgimiento de empleos y redes de comercio.

En los países destino

Aquellos que no cuentan con mano de obra, encuentran en la migración laboral ordenada el abasto de capital humano. Así tienen la capacidad de cubrir la demanda y competitividad en el mercado de la economía mundial.

La migración actual

Según datos de la segunda edición del informe Estimaciones mundiales sobre los trabajadores migrantes internacionales, en 2017 había 258 millones de migrantes internacionales, 234 millones en edad de trabajar (de 15 años o más) y 164 millones de trabajadores migrantes. Se registró un aumento de 11%, 13% y 9% de 2013 a 2017, respectivamente.

Respecto con los trabajadores migrantes, se conoce que 58.4% corresponde a hombres y 41.6% a mujeres. Según el informe, la mayor proporción de varones se puede relacionar con la discriminación de género, estigmatización social, violencia y acoso.

Los Estados Árabes contienen la mayor proporción de trabajadores migrantes (40.8%), seguido de América del Norte (20.6%). Conforme a la actividad económica de 2013, el 11% se dedicó a la agricultura, 17.8% a la industria, 7.7% al trabajo doméstico y 63.4% a diferentes servicios.

La OIM señala que para proteger a los trabajadores migrantes y optimizar los beneficios laborales se necesitan políticas, legislaciones y estrategias efectivas formuladas con claridad. Por eso, el 8 de diciembre de 1990 se generó la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares con el objetivo de respetar y hacer cumplir el derecho de los mismos.

México y la migración laboral

México se ha convertido en un país de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes. Sin embargo, también de discriminación, sobre todo hacia las personas que pasan por el país sin los documentos que les solicitan para llegar a su lugar de destino, que en el mayor número de los casos es Estados Unidos.

México es un país que discrimina, pero también es un país migrante.

Alberto Nájar

El artículo 1 de la Constitución Política De Los Estados Unidos Mexicanos estipula que todas las personas gozarán de los derechos humanos y  las garantías para su protección. Además, queda prohibida la discriminación.

No obstante, en la Encuesta Nacional de Migración de la UNAM se dio a conocer que los extranjeros son, junto con “las personas más ricas”, el grupo al que más desconfianza se tiene. Una quinta parte de la población considera que los extranjeros son “demasiados”, aunque México tiene una de las proporciones poblacionales extranjeras más bajas de América.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en la propia Ley de Migración y su reglamento, existen contenidos discriminatorios, al igual en materia laboral.

Los migrantes no cuentan con derechos específicos por ser tales, solo los refugiados cuentan con ciertas distinciones. A los primeros se les reconoce más como trabajadores que como migrantes, por eso solo cuentan con los derechos humanos por ley.

Francesco Carella, Especialista Migración Laboral, OIT

En México y en el Caribe existen tasas altas de empleo informal, los trabajadores migrantes irregulares y algunos regulares ven en ella una oportunidad para reinsertarse económicamente.

El papel de los migrantes

Francesco Carella, especialista en Migración Laboral en la OIT argumentó que los migrantes se desempeñan principalmente en sectores de la economía en donde es difícil garantizar sus derechos, sitios en los cuales las inspecciones laborales no llegan. De esta manera, se convierten en un blanco fácil para el abuso, la explotación y la trata de personas.

El 23% del trabajo forzoso es realizado por migrantes, mientras que el 74% de explotación sexual o comercial también se relaciona con los mismos.

A pesar de que existen buenos empleadores, no se garantiza que sea posible disfrutar de los derechos que incluso en la contratación se manifiestan. Los fraudes laborales, los cambios en el contrato en términos de condiciones, la retención de papeles, deducciones ilegales como cuotas, servidumbres forzadas y amenazas son solo algunos ejemplos.

Dulio Rodríguez, colaborador de Pie de Página, señaló que la vulnerabilidad de los migrantes es muy alta, incluso el crimen organizado los obliga a que sean invisibles para que no sean extorsionados ni cazados.

Las caravanas migrantes han ayudado a que las personas eviten pagarle a aquellos que prometen ayudarlos a llegar al país que tienen como destino. Por eso, prefieren viajar en grupos, para cuidarse entre sí y protegerse. La colectividad los hace menos vulnerables y les otorga mayores posibilidades de llegar a donde quieren.

¿Quiénes emplean a los migrantes?

De acuerdo con el artículo 7 de la Ley Federal del Trabajo, 90% de los empleados que compone una empresa deben ser mexicanos, es decir; solo el 10% de los trabajadores puede provenir de otro país. No obstante, algunas empresas se dedican a apoyar a este sector vulnerable por medio del reclutamiento.

Existen organizaciones que se encargan de proporcionar ayuda primaria a los retornados, migrantes y refugiados. Acnur es un portal de reclutamiento digital que no solo busca emplear a migrantes y refugiados sino también trabaja para proteger y salvaguardar a las personas.

Fundación ManpowerGroup realiza asistencia en cuanto a cursos de capacitación para ayudarles a crear un curriculum, les indica en dónde pueden buscar empleo, cómo pueden hacer su marca personal, entre otros temas.

Esta Fundación comparte con organizaciones y casas de refugiados -con las que tienen alianza- todas las vacantes con las que cuentan. Ellos tienen los perfiles de las personas que llegan o que les refieren. Se les solicitan ciertos perfiles. Hacemos esa convergencia en donde se junta la necesidad de los clientes con la oferta de talentos, argumentó Gabriela Medina, Directora de Fundación ManpowerGroup.

Hace medio año lograron la contratación de 22 migrantes en Tijuana, gracias al fenómeno de las caravanas. De acuerdo con Gabriela Medina, se instaló una Feria de Empleo junto a los campamentos. Los interesados no tuvieron la necesidad de trasladarse.

Se busca que cuenten con las habilidades requeridas por las empresas, si las personas tienen el talento y cumplen con los requisitos, el orgien no es lo importante. Que vengan de otro país no les da ventaja ni desventaja. El empleo es un tema de oferta y demanda.

Gabriela Medina

Por: Alma Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares