Niños reclutados por el crimen organizado

Niño con pistola, niño con arma

El trabajo infantil se puede clasificar en tres actividades económicas, una de ellas es la correspondiente a las delictivas, es decir, 22 millones de la población en pobreza corresponde a niños, reclutados por el crimen organizado, debido a las condiciones en las que viven y se desenvuelven.

Entre 2010 y 2015 se dieron a conocer 3 mil 48 casos de menores de edad detenidos, quienes dijeron trabajar para el crimen organizado, mayormente vinculados con Los Zetas y el Cártel del Golfo.

Suelen ser reclutados al tener entre los 10 y 11 años o menos, de estos, las mujeres representan 10% de los casos de niños sicarios.

Niños reclutados por el crimen organizado

Edgar Jiménez Lugo, «El Ponchis», de 14 años, fue detenido en 2010, tras haber hecho públicos vídeos, en donde se mostraba gran parte de su labor, torturar y degollar a los rivales del Cartel del Pacífico Sur (CPS).

Durante una entrevista, el día de su captura, narró que fue «levantado» en Tejalpa, Morelos a los 12 años, por Julio de Jesús Hernández Radilla «El negro». Quien lo «drogaba con marihuana», para que pudiera ejecutar a por lo menos cuatro personas, hasta su detención, por 2 mil 500 dólares o pesos a la semana.

Juana, «La Peque», fue detenido a los 28 años, sin embargo, explicó, al momento de su detención, que desde los 15 años decidió prostituirse para solventar los gastos de su hijo. Para posteriormente, unirse como «halcón» de diversos grupos criminales y finalmente, sicaria de Los Zetas.

Señaló que le pagaban 8 mil pesos al mes, además de formar parte de ejecuciones y desmembramientos.

«La Perla», capturada en 2015 cuando tenía 13 años, formaba parte de Los Zetas, quiénes le pagaban 8 mil pesos al mes por hacer labores de «halconaje».

La infancia robada por el crimen organizado

Recientemente se dio a conocer que en 12 años se han detenido 4 mil 350 menores de edad en operativos contra el crimen organizado, Secretaría de Marina (Semar), Policía Federal (PF) y Fiscalía General de la República (FGR).

En entrevista con Mejores Empleos, Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) indicó que

El 53% de lo población infantil está en situación de pobreza, es decir, 22 millones, lo que los vuelve vulnerables a recurrir a estas alternativas.

Asimismo, se dio a conocer el desglose de los detenidos por estados:

Pérez García, señaló que el trabajo infantil se puede clasificar en tres tipos de actividades económicas.

La tercera, que es la más brutal, es aquella que es claramente delictiva, y no se puede considerar -bajo ninguna circunstancia- trabajo: adolescentes reclutados por el crimen organizado para ser «halcones»

Sin embargo, datos del 2015 proporcionados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indicaron que existen cerca de 30 mil menores de edad que forman parte del crimen organizado en México.

En contraste, en 2018, Alfonso Durazo titular de la Secretaría de Seguridad, argumentó que «Diversas organizaciones sociales estiman que existen alrededor de 460 mil niños halcones. No podemos dejarlos como horizonte de vida una vida de criminalidad».

Los niños sicarios son considerados desechables, porque el crimen organizado no busca nuevos líderes ni crear una escuela para que cuando sean mayores sean mejores. Los usa y se deshace de ellos.

Juan Martín Pérez García, en entrevista con el Heraldo de México.

Migrantes: un grupo vulnerable para el halconeo y sicariato

La actual crisis humanitaria de movimientos migrantes es aprovechada por grupos criminales para tener a más víctimas de Trata, sin que el Estado Mexicano tenga la medida para evitarlo.

Por ello, estos niños; reclutados por el crimen organizado, son ideales, debido a que representan el grupo más vulnerable, al ser utilizados por los grupos delictivos para cometer conductas ilícitas, informó Redim.

  • Explotación sexual.
  • Sicariato.
  • Halconeo.
  • Producción, transporte y venta de drogas.

Puntos frágiles del gobierno en materia

Peréz García comentó a Mejores Empleos, que el problema de México es que no tiene políticas de Estado, sino programas; es decir, ocurrencias de un líder Municipal, un Gobernador o un Presidente.

Asimismo, la CIDH informó que los Estados siguen priorizando la respuesta de castigo a través del sistema penal y de la privación de la libertad, en vez de los programas de rehabilitación y reinserción social.

Encerrándolos en condiciones muy precarias, exponiéndolos a situaciones de abuso y violencia en las prisiones, sin ofrecer los apoyos necesarios para su efectiva re-vinculación.

Por: Brenda Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares