¿Qué tal va México en el mercado laboral?

El pasado 31 de enero, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dio a conocer el estudio Panorama Laboral América Latina y Caribe 2018, en este se exponen las principales vértices pendientes y alternativas al campo laboral.

Para explicar los resultados del estudio, estuvieron los especialistas Gerardina González Marroquín, Directora de la OIT para México y Cuba, Hugo Ñopo, especialista regional en Economía del Trabajo de la OIT y Noémie Feix, oficial nacional de Empleo de la OIT México.

En 2018 México logró crecer más rápido que el promedio de la región con 2.2%, fenómeno que no se había presentado desde 2014. Por lo tanto se espera que para este año, la tendencia sea de 2.5% en el Producto Interno Bruto (PIB).

Nuestro país logró destacar por su baja desocupación, la cual apenas toca el 3.3% para ambos géneros, por lo que obtuvo un decrecimiento en contraste al 2017 donde obtuvo 3.5%.

Sin embargo, la informalidad sigue siendo superior a los 51 puntos en sectores no agrícolas. A pesar de ello, debido al crecimiento que se presentó en 2018, de 4.2% en el empleo asalariado, se prevé una mejora.

En esta materia se obtienen dos brechas importantes que se deben priorizar, según argumentos de los especialistas, la empleabilidad femenina y los jóvenes. A pesar de que la tasa de participación de la mujer aumentó a 43.4%, existe una gran brecha en comparación con la oportunidad de los hombres en el ámbito laboral (77.4%).

Además, la participación del género femenino, sigue por debajo del promedio de América Latina y el Caribe, la cual alcanza los 50 puntos.

Noémie Feix, asegura que a pesar de que se presentó un aumento en 2018, aún se tiene un reto importante para dar oportunidades a las mujeres en el mercado laboral y lograr localizarse con el promedio regional.

Sobre el tema de los jóvenes entre 15 y 24 años, como los clasifica la OIT, 1 de cada 5 busca trabajo y no lo encuentra, así mismo señala Feix, que a pesar de tener una de las tasas de desocupación más baja de la región (7%), la informalidad laboral puede aumentar por la poca inserción que existe y el rezago en la calidad de los empleos.

Gerardina González, argumentó “Si el primer trabajo del joven es informal, tiene altas probabilidades, a pesar de tener una carrera profesional, de seguir en este sector”. Además aseguró, que la brecha de género, los factores sociales, culturales y estructurales, son un índice de la discriminación que existe.

A pesar de las muestras que tiene el panorama laboral en México, no se obtuvieron números positivos en el empleo asalariado, racha que no se ha fracturado desde 2012.

Hay más gente inscrita en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en comparación de 2016 a 2018, aunque el mercado aún presenta números altos de informalidad.

En México aumentó el salario mínimo 5.2%, sin embargo, continúa como uno de los más bajos de la región. El salario promedio real no obtuvo un incremento conciso desde 2012, de hecho, ha bajado.

Finalmente, Hugo Ñopo subrayó la importancia de alcanzar el nivel regional del salario, pues 4 de cada 5 pesos que obtiene una familia es del trabajo, de ahí la importancia de fortalecer las instituciones a las que le compete.

Gerardina González concluyó, “Tenemos esperanza de que haya un crecimiento, tenemos que hacer mucho por la incorporación de las mujeres en el mercado, así como el salario e integrar a los jóvenes”.

Por: Brenda Martínez @Brendaluma96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
shares