Recesión de la construcción; un golpe al empleo

El retroceso en la actividad productiva de la industria de la construcción que se presentó durante los primeros meses de 2019, impactó al empleo en México con una caída de 35 mil 248 trabajadores.

El plazo entre enero y mayo de 2019, presentó para la industria de la construcción una caída de -3.2% contra el mismo periodo del año anterior. Dicho fenómeno no se había presentado desde 2009, según la información del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO)

Con esta recesión a la industria de la construcción, los trabajos especializados resintieron una caída de 8.2%.

Un golpe al empleo en México

Los datos de la fuente, señalan que en 2017 se generó un total de 6 millones 111 mil 114 puestos de trabajo, lo que significó que el sector de la construcción aportó el 12% de los empleos totales generados.

De manera indirecta, se obtuvieron 3 millones 55 mil 557 empleos.

Sin embargo, para el lapso de este año el número de afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) registró una reducción de -0.7% con relación a los mismos meses pero de 2017.

El signo negativo registrado por la actividad productiva durante los primeros cinco meses de 2019, confirma el ciclo recesivo en el que la industria de la construcción se encuentra inmerso.

Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO)

Solo durante el mes de mayo, en total se inscribieron como trabajadores formales un millón 650 mil 181 personas, lo que se traduce en una baja de 35 mil 248 trabajadores.

En comparación con el mismo mes pero del 2018, la cifra es inferior en -2.1%, es decir un millón 685 mil 429 trabajadores.

Zonas en donde se registraron los empleos

  • 32.3% centro (Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Cdmx, Toluca, etc)
  • 22.4% centro-occidente (Michoacán, Colima, Jalisco, Guanajuato Aguascalientes, etc)
  • 18.1% noreste (Tamaulipas, N.L, Coahuila y Chihuahua)
  • 15.2% sur-sureste (Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Quintana Roo, etc)
  • 12.1% noroeste (Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Durango)

Lo que manifesta un escenario poco alentador, dejando ver que la política pública para el impulso de la construcción ha sido poco efectiva al registrarse una contracción de la inversión física presupuestaria de -16.4%.

Así como la suspensión y cancelación de obras de carácter privado ha sido otro factor que ha agudizado la pérdida de empleos en el sector.

De continuar esta tendencia, la caída en el empleo podría ser mayor, afectando principalmente a las pequeñas y medianas empresas constructoras.

Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO)

Por: Brenda Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares